Neuronas, un tipo de células que mueren durante la enfermedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer tiene lugar por la pérdida de neuronas y otras células cerebrales como para parte de un proceso degenerativo imparable. Es precisamente esto lo que causa la conocida pérdida de la memoria, así como otras funciones cognitivas.

Sabiendo esto, parece sensato enfocar los estudios en los factores que propician el inicio de la enfermedad. En este sentido, la ciencia han encontrado varios agentes, pero aún es necesario aclarar el panorama respecto a los genes o proteínas que los expresan.

Pero el camino parece hacerse más corto con los hallazgos de un nuevo estudio publicado en la revista Nature. Los científicos han encontrado que ciertas neuronas tienen niveles elevados de una proteína específica que parece hacerlas más vulnerables a la enfermedad de Alzheimer.

La acumulación de la proteína tau en el cerebro es desigual

Partamos de que, en las personas con enfermedad de Alzheimer, las proteínas tau se agregan en las neuronas causando su muerte. Sin embargo, esta acumulación de tau es bastante desigual en toda la extensión del cerebro, razón por la cual algunas áreas muestran mayor grado de degeneración.

Los investigadores lo tomaron en cuenta al momento de hacer su exploración post mortem en los cerebros de personas que padecieron la enfermedad. Durante el proceso se enfocaron en buscar acumulaciones de la proteína tau en diferentes partes del cerebro a fin de tener una idea de cuánto había progresado la enfermedad.

Así dieron con dos regiones cerebrales específicas: la corteza entorrinal, que interviene en la memoria; y la circunvolución frontal superior, que participa en las funciones relacionadas con la autoconciencia.

Otra cosa que tomaron en cuenta los investigadores fueron los tiempos en los que inicia la degradación en cada región. Al inicio de la enfermedad, la proteína Tau se acumula en la corteza entorrinal; solo después inicia la acumulación en la circunvolución frontal superior.

Células excitadoras, las más vulnerables a la degeneración 

Considerar la región, el tipo de células, y los tiempos de acumulación de tau son criterios útiles para buscar diferencias entre las neuronas afectadas por la enfermedad de Alzheimer. En su exploración cerebral observaron tanto estos como las proteínas que expresaban las células afectadas con esperanza de que esto les revelara qué las hacía más vulnerables a la degradación.

Así dieron con un tipo específico de neurona que destacó por su mayor vulnerabilidad entre todas las examinadas; estas fueron las neuronas excitadoras, denominadas así porque generan señales de acción en el cerebro. Los investigadores notaron que estas se redujeron su cantidad en casi un 50 por ciento durante las primeras etapas de la enfermedad.

La proteína RORB

Pero el hallazgo más relevante fue la concentración de una proteína específica llamada receptor alfa huérfano relacionado con retinoides (RORB). Las neuronas excitadoras mostraban niveles altos de dicha proteína, mientras que estaba ausente en otras células examinadas. Esto sugirió al equipo que la vulnerabilidad frente a la degeneración parece estar asociada a los genes y sus proteínas asociadas.

La proteína RORB parece jugar un papel muy importante en la neurodegeneración. Interviene en el desarrollo de diferentes tipos de neuronas, pero también es un factor de transcripción, es decir, puede controlar la expresión de otras proteínas en las células. En resumidas cuentas, si desactiva algunas necesarias para la salud, probablemente conduzca a enfermedades.

Neuronas vulnerables sin importar la etapa de la enfermedad de Alzheimer

Los investigadores también compararon las neuronas excitadoras vulnerables a RORB con otras neuronas excitadoras en busca de diferencias. Y en efecto, estas diferían en los genes involucrados con la sinapsis y con las moléculas de señalización.

Para tener una imagen más amplia del problema, también compararon dichas neuronas con las de la circunvolución frontal superior. Así descubrieron que, en esta región, las neuronas eran igualmente vulnerables cuando contenían niveles altos de RORB.

Tomando en cuenta que en la circunvolución frontal superior la acumulación de tau es tardía, los investigadores concluyeron que las neuronas con dicha proteína son vulnerables a la degeneración independientemente de la etapa en que se encuentre la enfermedad de Alzheimer.

Y por último, entre todos los tipos de neuronas y células examinados, descubrieron que los astrocitos intervienen en la regulación de la actividad neuronal y la protección del cerebro de enfermedades e infecciones. Estos parecían estar más activados cuando hay una enfermedad o infección en la región.

Aún no está claro si estos mismos resultados aplicarán a mujeres o personas con antecedentes genéticos diferentes. Pero, por el momento, el hallazgo ha permitido comprender más cómo se desarrolla esta enfermedad, aún misteriosa e incurable.

Referencias:

Molecular characterization of selectively vulnerable neurons in Alzheimer’s disease. https://www.nature.com/articles/s41593-020-00764-7

Alzheimer’s: new research shows a leap forward in identifying neurons vulnerable to the disease. https://theconversation.com/alzheimers-new-research-shows-a-leap-forward-in-identifying-neurons-vulnerable-to-the-disease-153124