Las marcas de agua ha sido el mecanismo más usado por fotógrafos y diseñadores para evitar que sus fotos sean pirateadas. Se trata de imprimir una marca de cualquier tipo, a manera de firma para que nadie más pueda usarlas. Para aplicarlas podemos ir desde el método más simple que es pegarla desde un editor de imágenes, hasta otros más automatizados como el que te presentaremos a continuación.

Su nombre es ImgMark y en un par de pasos y sin necesidad de instalación, podrás aplicarles marcas de agua a tus fotos.

La forma más fácil de aplicar marcas de agua

Si estás en una situación en la que necesitas aplicar marcas de agua a una o varias fotos de inmediato, tienes varias opciones. Una puede ser descargar e instalar un editor de imágenes para pegar la marca. Otra opción es hacerlo desde el smartphone, lo que también amerita la descarga e instalación de una app. Sin embargo, resulta mucho más rápido ocupar una aplicación online y por eso recomendamos el uso de ImgMark.

Con este servicio solo necesitarás tener un navegador y una conexión a internet para aplicar marcas de agua a tus fotos. Cabe destacar además que en su versión gratuita, no necesitarás pasar por procesos de registro.

Una vez ingreses a ImgMark, lo primero que debes hacer es cargar la imagen que usarás como marca de agua. Acto seguido tendrás la posibilidad de personalizarla, definiendo su tamaño, opacidad y posición. El último paso será subir tu imagen, si estás en la versión gratuita solo podrás ser una a la vez, mientras que en la versión PRO podrás subir hasta 100.

Al finalizar la subida de las imágenes, solo tendrás que hacer click en el botón “Download watermarked images” para bajar tus fotos marcadas. ImgMark es un servicio que destaca por no ameritar registro, ser gratuito y brindar resultados rápidos y efectivos.

Para probarlo, sigue este enlace.