Doctor sosteniendo un corazón artificial Carmat TAH que prontó estará a la venta en Europa.
Crédito: Carmat/Omicrono.

Europa pronto podría iniciar las primeras ventas de un modelo de corazón artificial totalmente funcional. Los creadores detrás de este pertenecen al grupo francés Carmat, y han llamado al producto el Carmat TAH.

En años anteriores, otras pruebas con corazones artificiales han tenido éxito. No obstante, esta es la primera vez que se habla de una comercialización masiva de un modelo de corazón artificial.

Con él, el continente europeo podría tener acceso a un elemento que lo ayudará a luchar contra la insuficiencia cardiaca terminal. Como sabemos, esta es la primera causa de mortalidad en todo el globo. Por lo que, el encontrar medios para contrarrestar sus consecuencias fatales es una prioridad para el mundo de la medicina.

Europa pronto pondrá a la venta el corazón artificial Carmat TAH

La venta del corazón artificial Carmat TAH en Europa iniciará este mismo 2021. Según parece, la fecha se dará durante el segundo trimestre de este año. Sin embargo, aún no hay más detalles sobre el día o momento exacto de su llegada al mercado.

Esto es posible gracias a que, en diciembre del 2020, el modelo finalmente obtuvo la certificación europea. Con esta, el Carmat TAH podrá ofrecerse y comercializarse en todo el continente europeo.

¿Qué diferencia hará la comercialización de este corazón artificial?

Como ya mencionamos, la insuficiencia cardiaca terminal es una de las principales causas de mortalidad en el mundo. Básicamente, esa se manifiesta cuando el corazón deja de bombear eficientemente sangre con oxígeno al resto del cuerpo. Esta falla luego causa una reacción en cadena que desata el malfuncionamiento de otros órganos y, posteriormente, la muerte.

En la actualidad, se sabe que el trasplante de corazón es la mejor manera para lidiar con las consecuencias fatales de esta condición. Sin embargo, las donaciones de este órgano vital son escasas, mientras que las listas de espera son largas.

Acá el corazón artificial Carmat TAH que pronto estará a la venta en Europa podría ser una nueva solución. Esto ya que, con él, se podrían aumentar los trasplantes realizados por año y, si todo sale bien, disminuir poco a poco las tasas de mortalidad por esta condición.

Así es el nuevo Carmat TAH

En resumen, el Carmat TAH es un corazón artificial que busca reproducir todas las funciones realizadas por el órgano original. Con esto en mente, su aplicación implica el remover los ventrículos originales para reemplazarlos con los tubos que conectan con la máquina.

Esta viene equipada con las cabinas y motores necesarios para imitar la sístole y la diástole del corazón. En otras palabras, pueden recrear los procesos de contracción y expansión, respectivamente, del corazón. Por lo que son capaces no solo de bombear la sangre oxigenada al organismo, sino también los líquidos actuantes.

Sus membranas más internas y externas están diseñadas con materiales biocompatibles –diseñados para evitar un posible rechazo al trasplante–. Asimismo, la totalidad del equipo no tiene un peso mayor a 5 kilogramos y ofrece a la persona la capacidad de llevar una vida casi normal luego de la operación.

Sin embargo, por la novedad del equipo, los doctores deberán hacer un seguimiento cercano a las personas que reciban este trasplante. Por lo que las visitas al doctor y chequeos frecuentes deberán volverse parte de su día a día.

¿Solución definitiva?

Aún no. Hasta el momento, el corazón artificial que se pondrá a la venta en Europa es apenas un pequeño paso en un largo camino. Por ahora, siguen siendo necesarias más investigaciones y seguimientos cercanos de las “prótesis” para poder determinar con claridad todos sus beneficios. Asimismo, aún es necesario aclarar qué puntos se pueden perfeccionar.

Plano que muestra el funcionamiento del corazón artificial Carmat TAH.
El Carmat TAH tendrá autonomía por al menos 4 horas, pero requerirá recargarse luego de ese tiempo. Crédito: Carmat/Omicrono.

Por los momentos, Carmart tiene el plan de producir al menos 300 unidades anualmente. Aspiran a que sus esfuerzos los lleven a completar esta meta de acá a unos tres años.

A pesar de lo prometedor del sistema, por ahora, según la propia empresa francesa, solo uno de los pacientes con trasplante de este corazón artificial ha sobrevivido por más de dos años. Por lo general, los trasplantes comunes de corazón pueden ofrecer una expectativa de vida de hasta veinte años más.

Al saber esto, vemos que aún queda mucho camino por recorrer antes de que los corazones artificiales se consideren una verdadera solución a los problemas de insuficiencia cardiaca en el mundo y a su mortalidad.

Actualmente, en países como Alemania, España y Francia, la lista de espera por una donación es de al menos 2 mil personas. Al menos por ahora, estas prótesis podrían ayudar a los pacientes en estado terminal a prolongar su tiempo de espera por un corazón.