Sabemos que los lunes son días pesados para muchas personas, pero parece que entre todos los que conforman el año, hay uno que lidera por ser especialmente deprimente: el lunes azul, conocido como blue monday.

Curiosamente, este el primer blue monday que vivimos desde que empezó la pandemia de COVID-19, y de seguro muchos se sentirán especialmente afectados. El confinamiento, las pérdidas humanas y económicas y el clima frío son factores que aumentan nuestra vulnerabilidad.

Lo cierto es que, aunque no hay evidencia de que en realidad se trata del lunes más triste del año, pero irónicamente se ha hecho muy popular, tanto que muchos han empezado a temerle. Veamos de qué se trata y, por supuesto, algunas formas para salir ilesos.

¿Qué es el Blue Monday y cuándo y cómo surgió?

Antes que nada, la historia del blue monday. En 2005, un equipo usó una compleja fórmula desarrollada por el psicólogo Cliff Arnall para calcular nada más y nada menos que el día más miserable del año.

Se trata de un invento publicitario solicitado por una empresa de vacaciones a un psicólogo para motivar a las personas a viajar y hacer cosas que las hagan sentir mejor. Por supuesto, esto implica también ganancias para los prestadores de servicio y vendedores de productos, tal y como ocurre con el Día de San Valentín, solo que aprovechando una vulnerabilidad más delicada de las personas.

La ecuación de Arnall y su escasa validez científica

Ahora bien, ¿qué utilidad pueden tener este tipo de cálculos? Suena como algo sumamente trivial, e incluso, como una forma de promover la tristeza pero, de hecho, tienen usos muy prácticos. Los expertos en marketing, por ejemplo, han sabido aprovecharlo en los últimos 16 años.

Partamos de la ecuación de Arnall, diseñada inicialmente para determinar qué día las personas pedirían sus vacaciones partiendo de la idea de que es más probable que lo hicieran cuando se sintieran más deprimidas. Para hacerlo, tomó en consideración factores como el clima, que se sabe que inciden en el estado de ánimo de las personas.

Al referirnos a ella como fórmula, damos certeza de que obtendremos un resultado exacto, pero ¿cuántas cosas en la vida y la ciencia son realmente así? Una exploración más minuciosa de la ecuación reveló que las variables que involucra en realidad son muy subjetivas, no científicas.

La fórmula de Arnall luce la parte: [W + (Dd)] xTQ / MxNA; donde D es deuda y d es salario mensual, mientras que T es tiempo desde Navidad y Q es el tiempo desde que renunció a su resolución de Año Nuevo. Pero, ¿el clima de enero es igual en todos los países? ¿Todas las personas renuncian a sus resoluciones de Año Nuevo?

Blue Monday y su conexión con el desorden afectivo estacional

Mano sobre un vidrio con gotas de lluvia y un rostro triste en el fondo en referencia al blue monday y el trastorno afectivo estacional.

Ahora bien, aunque la validez de la ecuación con la que se calcula cuándo será el blue monday es discutible, los científicos están de acuerdo en que el transcurso del invierno puede estimular la tristeza y la depresión en las personas. A esto se le conoce como trastorno afectivo estacional, o SAD, por sus siglas en inglés.

El trastorno afectivo estacional es una forma de depresión que algunas personas experimentan durante los meses de otoño e invierno, esa época en que hay poca luz solar. Hasta ahora, se cree que los meses más duros suelen ser enero y febrero, y que la situación mejora con la llegada de la primavera.

La investigación sugiere que se trata de un desequilibrio bioquímico provocado por la exposición a menos horas de luz solar durante el invierno. Aunque pocos sean conscientes de ello, con el cambio de las estaciones, también cambia la dinámica de nuestros ritmos circadianos, y con ello, los procesos que se llevan a cabo dentro de nuestro cuerpo.

Así pues, según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, los síntomas del trastorno son: fatiga, incluso aunque la persona afectada haya dormido lo suficiente; aumento de peso, por aumento en la ingesta de carbohidratos; sentimientos de tristeza; pérdida de interés en lo que anteriormente sí lo causaba; culpa; dificultad para concentrarse y tomar decisiones; e incluso pensamientos e intentos de suicidio.

¿Cómo luchar contra el blue monday y, en general, contra la tristeza invernal?

Una mujer vestida con ropa de invierno y apariencia de tristeza con el sol detrás de ella.
Exponerse al sol o recibir algo de fototerapia durante el invierno puede ayudar a reducir los síntomas del trastorno afectivo estacional.

Irónicamente, Arnall se ha visto en la necesidad de participar en campañas contra la popularización del blue monday, pero el fenómeno está tan extendido que ha merecido que lo reseñemos en TekCrispy.

Pero como no hay bases científicas para creer que uno de los lunes de enero será el más triste del año, nos sumaremos a la campaña para quitarnos esa idea y luchar contra ella.

Dado el papel de la luz solar en este trastorno, parece lógico que uno de los primeros pasos que tomemos sea intentar exponernos más a la luz. Por supuesto, si el clima no está de nuestro lado, podemos ingeniárnoslas; siempre que sea posible, usar una caja de fototerapia.

El Dr. Ravi Shah, psiquiatra del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, recomienda un mínimo de 20 minutos al día de fototerapia. Y aunque suene increíble, solo con hacer esto la mayoría de las personas ven mejoras dentro de una o dos semanas. Si hay disponibilidad de luz solar, serviría pasar un poco de tiempo al aire libre, o ubicarse en un lugar de la casa en la que pueda recibir la iluminación natural.

Ahora bien, algunos consejos básicos que deberíamos seguir durante todo el año también pueden ser útiles. Hacer ejercicio con regularidad, mantener una alimentación saludable, dormir lo suficiente e interactuar con amigos y familiares son aliados clásicos de la salud mental.

Por último, si hay cierta propensión a recaer en los síntomas, puede que una visita al médico o al psicólogo arroje una mejor solución. En algunos casos, la psicoterapia conjunta con antidepresivos también puede resultar eficaz.

La depresión no es un fenómeno de un solo día; debemos cuidar nuestra salud mental durante todo el año

Con todo lo dicho hasta ahora, el blue monday parece una cosa muy pequeña en comparación con el trastorno afectivo estacional. Pero la existencia de este día resulta particularmente peligrosa porque hace creer a muchos que la tristeza y la depresión son cosa de un día, cuando la ciencia ha observado lo contrario.

“La depresión no es un fenómeno de un solo día”, dijo Shah. “La depresión es un síndrome clínico que tiene que durar al menos dos semanas, la mayor parte del día, la mayoría de los días”.

“La salud mental es el mayor desafío de salud de nuestra generación”, dijo a CNN el Dr. Antonis Kousoulis, director de los esfuerzos de la Fundación de Salud Mental del Reino Unido para Inglaterra y Gales.

“Al decir que este único día es el más deprimente del año, sin ninguna evidencia, estamos trivializando lo grave que puede ser la depresión. Trivializarlo es completamente inaceptable”.

Y como indicamos al principio, el problema se ha expandido aún más con la llegada de la pandemia. La mera presencia del coronavirus y el confinamiento ordenado para protegernos ha desencadenado olas de soledad, tristeza, ansiedad y depresión en personas de todas las edades.

Hoy más que nunca es necesario derribar creencias erróneas sobre la salud mental, y empezar por hacernos conscientes de la poca validez de este invento publicitario puede ser un gran paso.

Referencias:

Today’s ‘Blue Monday’ depression peak isn’t real, but seasonal blues are. Here’s what to do about them. https://edition.cnn.com/2021/01/18/health/blue-monday-2021-debunked-wellness-scli-gbr-intl/index.html

Blue Monday: Why it’s a ‘load of rubbish’. https://www.bbc.com/news/newsbeat-51173730