Fachada de Xiaomi, la empresa china que pasa a la lista negra de EE.UU.

El Departamento de Defensa de EE.UU. ha incluido a Xiaomi a su lista negra por considerarla una compañía militar comunista. Tras el señalamiento, el fabricante de teléfonos se suma a Huawei, ZTE, TikTok, y otras organizaciones señaladas de atentar contra la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Esta orden está sustentada en el “requisito legal de la Sección 1237 de la Ley de Autorización de Defensa Nacional para el año fiscal 1999”. Para algunas empresas estar en la lista negra de Estados Unidos significa que firmas estadounidenses “tienen prohibido invertir” en ellas. De hecho, en caso de que mantengan negociaciones con estas compañías deberán disolver las alianzas antes del 11 de noviembre de este año.

No obstante, esta situación no aplica para Xioami, ya que a diferencia de Huawei no produce equipos de telecomunicaciones y tampoco está en la lista de entidades de EE. UU. que impone restricciones a las empresas que cotizan en la bolsa. Pero bien puede afectar su reputación y afectar el puesto que alcanzó en el 2020 en la venta de dispositivos móviles. En el comunicado de DOD se lee lo siguiente:

“El Departamento está decidido a resaltar y contrarrestar la estrategia de desarrollo de la Fusión Civil-Militar de la República Popular de China (RPC), que apoya los objetivos de modernización del Ejército Popular de Liberación (EPL) al garantizar su acceso a tecnologías avanzadas y experiencia adquirida y desarrollada por incluso aquellas empresas, universidades y programas de investigación de la República Popular China que parecen ser entidades civiles”.

Xioami “no está controlada” por el ejército chino

Tras la inclusión de Xiaomi a la lista negra de Estados Unidos, la compañía asiática ha respondido y ha dicho que “no es propiedad, ni está controlada ni afiliada al ejército chino”, ni mucho menos es una Compañía Militar Comunista China como indica la DOD.

Agrega que “ha cumplido con la ley y ha operado de conformidad con las leyes y reglamentaciones pertinentes de las jurisdicciones donde realiza sus negocios”. De igual forma, destaca que su propósito siempre ha sido proveer “productos y servicios para uso civil y comercial”.

Tras el señalamiento a Xiaomi, la gran interrogante que nos queda es, ¿es este el principio de futuros actos en contra del fabricante chino?