Médico con un corazón de plástico en la mano y en primer plano, que hace referencia a las condiciones cardiovasculares y a su relación con las vacunas contra el COVID-19.

La aceptación de las vacunas candidatas contra el coronavirus ha marcado un nuevo hito en la historia de nuestra lucha contra la enfermedad pandémica. Sin embargo, aún hay mucho camino que recorrer y la confianza en ellas no está todavía en lo más alto. Por esto, si tienes una condición cardiovascular y dudas sobre si deberías o no buscar las vacunas contra el COVID-19, acá te ayudaremos.

Desde este post, compartiremos contigo la opinión de expertos como el Dr. Mitchell Elkind, quien es profesor de neurología y epidemiología en el Irving Medical Center de la Universidad de Columbia y en el Hospital Presbiteriano de Nueva York. Gracias a su perspectiva, podremos entender por qué estas vacunas son seguras y, sobre todo, los motivos por los que las personas con problemas cardiacos deberían ser de las primeras en buscarlas.

¿Es seguro recibir alguna de las vacunas contra el COVID-19 si tienes una condición cardiovascular?

Sí. Efectivamente, hasta la fecha, no ha habido evidencias que indiquen problemas cardiacos graves relacionados con las vacunas contra el coronavirus. Por este motivo, las personas que sufran de alguna condición que afecte el corazón o el sistema vascular no deberían temer a la inyección.

Como una muestra de esto, podemos mencionar que la FDA (Food and Drugs Administration) de Estados Unidos, ha dado su aprobación a vacunas como las de Pfizer-BioNTech y Moderna sin hacer comentarios especiales sobre las personas con problemas cardiacos. En consecuencia, se puede entender que la entidad no ha visto riesgos graves en su aplicación en estos grupos.

Un llamado a la vacunación

Como si esto fuera poco, la American Heart Association (AHA) de Estados Unidos, que es presidida por Elkind, también ha hecho un llamado directo a las personas con condiciones cardiacas, vasculares o con alto riesgo de sufrirlas. Dentro de su comunicado, instan a todas a movilizarse para recibir la vacuna lo más rápido posible.

Después de todo, si las personas con una condición cardiovascular reciben alguna de las vacunas actualmente disponibles contra el COVID-19, su vida estará mucho más protegida. Esto debido a que, allí donde no se ha visto riesgo en las inyecciones, sí se han encontrado peligros mortales para el contagio.

Como se sabe ya, el tener antecedentes de condiciones cardiacas o problemas circulatorios es uno de los factores de riesgo del coronavirus. En otras palabras, las personas con este tipo de comorbilidades pueden desarrollar casos más severos de COVID-19 y tienen más posibilidades de fallecer a causa de la enfermedad.

Pero, ¿y los efectos secundarios?

Pensando en todo esto, un detalle que puede llegar a precouparnos a todos son los efectos secundarios asociados con las vacunas. Como un ejemplo, podemos mencionar a la vacuna de Pfizer-BioNTech una de las primeras en ser aceptada y comercializada en el mundo.

Esta reportó desde el inicio algunos efectos secundarios esperados como: dolores en el brazo que recibió la inyección, dolor de cabeza, fiebre, fatiga, etc. Asimismo, en casos extremos, se han reportado también reacciones alérgicas graves (anafilácticas) al compuesto.

No obstante, para el primer caso, incluso organismos como la FDA no han visto riesgo en estos efectos secundarios pasajeros. Ahora, para el segundo, se han establecido periodos de seguimiento de entre 15 y 30 minutos para cada paciente que reciba la inyección. De este modo, si alguno tiene una reacción negativa, esta se puede abordar de inmediato y evitar que llegue a mayores.

En ninguno de los casos se habla de que las personas con condiciones cardiacas tengan más riesgo de ninguno de estos elementos luego de recibir las vacunas contra el COVID-19. Sin embargo, si no estás convencido aún, acá te tenemos otras nueve razones por las que no hay que temer a la vacunación contra el coronavirus.

Sumado a esto, si tienes otras condiciones que te preocupan, o dudas sobre si eres apto o no para recibir la vacuna, acá te ayudamos a determinar si eres un candidato para la inyección. En cualquier caso, si no entras en ninguno de los grupos aún no estudiados (por ejemplo niños o mujeres embarazadas) entonces lo más probable es que la mejor decisión sea colocarte la vacuna. Ya que así no solo te protegerás tú, sino a aquellos que te rodean.