Grupo de 60 satélites Starlink listos para salir a la órbita.
Primer grupo de 60 satélites Starlink listos para salir a la órbita. Crédito: Spacex/Twitter.

La reconocida SpaceX ha llegado a los titulares de nuevo al hacer “invisibles” al ojo humano sus nuevos satélites Starlink. A estas alturas, todos conocemos el proyecto que el magnate Elon Musk, la actual persona más rica del mundo, está desarrollando para ofrecer internet de alta velocidad a todo el planeta. Sin embargo, contrario a lo que se podría pensar, no todos están felices con la idea.

Cuando Musk reveló su plan de arropar la Tierra con un manto de más de 42 mil satélites, los astrónomos inmediatamente alzaron sus voces. Por un lado, la iniciativa de Musk ayudaría a mejorar la conectividad en el mundo como ninguna otra propuesta lo ha hecho nunca. No obstante, para la astronomía, su realización implicaría un cambio grave y casi irreparable del paisaje nocturno.

SpaceX hace “invisibles” sus satélites Starlink para colaborar con los astrónomos

Con la esperanza de conseguir un punto medio, SpaceX ha cambiado el diseño de sus satélites. De esta forma, los han hecho mayormente “invisibles” al ojo humano, de forma que no perturben tanto el paisaje natural del firmamento.

Ahora, los “VisorSats” son una nueva parte de los satélites Starlink de SpaceX, que ayudarán a volverlos invisibles en el cielo nocturno. Con esta nueva capa, una vez en el espacio, las estructuras más reflectantes del satélite quedarán cubiertas. Como consecuencia, los rayos solares se reflejarán con menos intensidad y no será posible ver el brillo del satélite desde la Tierra.

Según las 430 observaciones analizadas en el estudio publicado en ArXiv, los 530 nuevos satélites que han entrado en órbita solo tienen un 31% de brillo de sus antecesores. En otras palabras, casi no reflejan luz alguna, lo que evita que desde la Tierra podamos confundirlos con alguna estrella.

Pero el esfuerzo aún no es suficiente

Sin embargo, a pesar de que la iniciativa con los VisorStats es un paso al frente, aún no es suficiente para solucionar todo el problema. Esto debido a que, allí donde los satélites Starlink de SpaceX son invisibles para el ojo humano, no necesariamente lo son para los telescopios de los astrónomos.

De hecho, incluso al 31% de su brillo original, los Starlink aún pueden interferir en la observación de estrellas y asteroides desde la Tierra. Esto no solo por presentar su propio cuerpo como un nuevo elemento extraño y no identificado en el cielo nocturno, sino porque, al reflejar aunque sea un poco de luz, puede terminar por ocultar otros cuerpos naturales celestes que, de otro modo, se hubieran detectado con los telescopios.

Según se sabe, la meta de SpaceX es que sus satélites lleguen a un nivel de brillo de magnitud 7. Pero, por ahora, con sus recientes cambios solo llegan a un 5.92. Como consecuencia, serán necesarios más esfuerzos para poder llegar a la escala que desean. Una que, oficialmente, los dejaría por debajo de la capacidad visual del ojo humano, y sería un poco menos problemática para los astrónomos.

En este último punto, cabe destacar que los astrónomos han sido claros: cualquier despliegue de satélites como los de SpaceX en el cielo, serán un problema, sin importar qué tan invisibles se hagan. Pero, al menos con los esfuerzos de SpaceX, la situación podría hacerse manejable al reformar algunas áreas y técnicas actuales de la astronomía.

Colonización paulatina

La cruzada de SpaceX por llevar sus satélites al espacio inició en mayo del 2019, ahora, en enero del 2021, tienen más de 950 de estos equipos en órbita. Pero su meta final sigue estando muy lejos.

A mediados del 2020, las primeras pruebas del internet de Starlink se comenzaron a gestar en las zonas rurales de Estados Unidos, con SpaceX buscando voluntarios. Luego, para octubre de ese año estas iniciaron oficialmente. En noviembre, ya las primeras impresiones sobre el servicio beta se habían dado a conocer.

Por ahora, cuentan con el permiso de la Federal Communications Commission para lanzar al menos 12 mil satélites para mediados del 2027. Pero, a la larga, esperan poder construir una verdadera constelación de con más de 42 mil Starlinks orbitando la Tierra.

Referencia:

The Brightness of VisorSat-Design Starlink Satellites: https://arxiv.org/abs/2101.00374