Aunque de seguro quienes trabajan se las han visto muy mal con el confinamiento y la pandemia en general, los estudiantes también vieron su salud mental deteriorada en los últimos meses.

Una encuesta realizada en siete univerisdades públicas de Estados Unidos ha arrojado fuerte evidencia de ello. Los investigadores a cargo informan en un un artículo en la revista PLOS ONE que ser mujer, tener entre 18 y 24 años, y pasar mucho tiempo en pantalla eran los factores de riesgo más asociados a un mayor impacto psicológico.

Estudiantes universitarios de EE.UU. encuestados 

Sabemos que la pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto negativo y acentuado sobre las economías del mundo, pero podemos decir que, en general, ha supuesto un malestar muy grande para los humanos. Incluso los estudiantes universitarios han experimentado situaciones difíciles debido al confinamiento, el cambio radical de la dinámica de estudio y la incertidumbre.

Los estudiantes universitarios de Estados Unidos son un claro ejemplo de ello. Los investigadores aplicaron una encuesta a más de 2,100 estudiantes de pregrado y posgrado en la primavera de 2020, en pleno desarrollo de los estudios de forma remota.

La encuesta indagaba en la presencia e intensidad de emociones negativas como miedo, culpa, irritabilidad, estrés y preocupación asociada al COVID-19 en los estudiantes. También les hicieron una pregunta abierta sobre los cambios que han experimentado sus sentimientos desde el inicio de la pandemia.

Estudiantes experimentaron desmotivación durante la pandemia

Más del 21 por ciento de los estudiantes afirmó haber experimentado sentimientos relacionados con la falta de motivación. Entre ellos, algunos experimentaron dificultades para concentrarse, mientras que otros sentía que eran improductivos o que estaban procrastinando.

Muchas de las respuestas a las preguntas abiertas aludían a sentimientos como desmotivación, ansiedad, estrés y aislamiento. Pero al explorar la intensidad con la que las sentían, los investigadores descubrieron que el 45 por ciento de los estudiantes de las siete universidades tenían un alto riesgo de impacto psicológico.

Apenas el 14 por ciento de los estudiantes estaba en la categoría de bajo riesgo, mientras que 40 por ciento de los estudiantes tenían un riesgo de impacto psicológico moderado.

El autor principal Matthew Browning, asistente profesor de la Universidad de Clemson, destaca que casi la mitad de los estudiantes universitarios tenían una discapacidad grave en lo que respecta a calidad de vida, educación y relaciones sociales como consecuencia del impacto que tuvo la pandemia sobre su salud mental.

Los factores asociados a un mayor impacto de la pandemia sobre la salud mental de los estudiantes

El estudio también se enfocó en determinar los factores relacionados con un mayor impacto sobre la salud mental de los estudiantes durante la pandemia dado el alto riesgo observado. Así descubrieron que el género, la edad, el tiempo frente a las pantallas y el contacto con alguien con COVID-19 eran los grupos más vulnerables.

En su artículo explican que las estudiantes, los estudiantes con edades que iban entre 18 y 24 años, los que pasaban más de ocho horas diarias frente a la pantalla y los que conocían a alguien que se había infectado con el coronavirus tenían más probabilidades de experimentar impactos psicológicos negativos de la pandemia.

Estudiantes con mascarillas por la pandemia revisando sus teléfonos.
Pasar mucho tiempo frente a las pantallas fue uno de los factores que aumentó el riesgo de impacto psicológico entre los estudiantes encuestados.

Aunque dichos factores fueron los más predominantes, hubo casos en los que la raza o la etnia y el estatus socioeconómico se asociaron con un alto riesgo de impacto psicológico. En este sentido, aquellos que se identificaban como asiáticos parecían ser más vulnerables, así como los que tenían salud regular o mala. Los investigadores los identificaron al estudiar los factores de manera más independiente.

Pero entre todo lo malo, el estudio reveló algo que podría explotarse dentro de una estrategia bien elaborada contra el impacto negativo de la pandemia sobre la salud mental de los estudiantes. Pasar dos o más horas diarias al aire libre se relacionó con un impacto psicológico menor, lo cual coincide con estudios previos a la pandemia que informaban sus beneficios.

Referencia:

Psychological impacts from COVID-19 among university students: Risk factors across seven states in the United States. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0245327

Escribir un comentario