Mujer con ropa de hacer ejercicio sentada sobre una bicicleta estática con cara de malestar y tocándose la frente con la mano.

Sabemos que hacer ejercicio puede traer muchos beneficios a nuestro organismo, pero, si este está enfermo, las dudas comienzan a surgir. En general, se duda sobre si el entregar mientras estamos enfermos puede ser beneficioso o contraproducente para nuestro cuerpo.

Como consecuencia, actualmente aún existen muchas opiniones encontradas sobre el tema. Ahora, según los expertos contactados por Medicalxpress, esto ocurre ya que no existe solo una solución a esta duda.

De hecho, la respuesta más acertada la guardamos todos dentro de nuestro propio organismo. Esto ya que será él mismo el que nos diga si es adecuado o no hacer ejercicio cuando este está enfermo.

Estar enfermo no indica que no puedas hacer ejercicio

Lo primero que hay que dejar claro es que esta imposibilidad depende principalmente del tipo de enfermedad. Por ejemplo, si es una condición que te puede dejar en cama, tal vez el ejercicio no sea la mejor alternativa en el momento.

Ahora, por otra parte, si hablamos de una gripe leve o un resfriado común, entonces sí hay más posibilidades de que puedas hacer ejercicio aún estando enfermo. Básicamente, todo dependerá de la ubicación de los síntomas.

Tal como lo comenta la doctora Amanda Paluch, de la escuela de salud pública y ciencias de la salud de la Universidad Amherst de Massachusetts, si la sintomatología de la enfermedad está “sobre el cuello” entonces es posible salir a entrenar.

Por ejemplo, una nariz tapada o un dolor de cabeza leve pueden ser un poco incómodos, pero no impedirán que hagamos ejercicio aunque estemos enfermos. Lo que sí se recomendaría en estos casos es que al menos se baje la intensidad de la rutina para tener el beneficio de la actividad física, sin desgastar de más al organismo.

Lo que no hay que hacer

Ahora, si estás enfermo del pecho o tienes problemas en el estómago, entonces hacer ejercicio no es lo más recomendable. De hecho, rápidamente se podrá ver cómo el movimiento aumenta la sensación de malestar y empeora los síntomas.

Por este motivo, para estos casos lo más recomendable es reposar hasta que la condición haya cedido. Igualmente, el doctor Felipe Lobelo, el Emory University’s Rollins School of Public Health, agrega a esta lista el nunca ejercitar si se tiene fiebre, aunque sea leve, ya que este síntoma también empeorará rápidamente con el esfuerzo físico.

¿Y en el caso del COVID-19?

En la actualidad, se recomienda, según lo dicho por los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) que las personas que han dado positivo al SARS-CoV-2, causante del COVOD-19 permanezcan en reposo en sus casas por al menos 10 días.

Asimismo, durante este tiempo, los individuos enfermos no deberán tampoco hacer ejercicio ni otras actividades físicas. Esto se aplica tanto para las personas sintomáticas como asintomáticas.

Ahora, si ya la enfermedad ha cedido, Lobelo añade que el regreso a la actividad física deberá ser paulatino. Un consejo que se puede extender al periodo de recuperación tras cualquier enfermedad que nos obligó a dejar de ejercitar por un tiempo.

Para mantenerte activo en medio de la pandemia

Ahora, si no estás enfermo y quieres hacer ejercicio durante la pandemia, lo primero que recomiendan los expertos es que tengas muchas precauciones. Por ejemplo, una de las primeras de ellas es priorizar el entrenamiento al aire libre y utilizar siempre una mascarilla.

En caso de que debas entrenar en interiores, lo más recomendado es limpiar frecuentemente tus manos, higienizar constantemente las superficies que tocas y evitar a toda costa tocar tu rostro con tus manos. De este modo, se podrá restringir aunque sea un poco el riesgo de contagio (en estos casos también es imperante el uso de tapabocas).

Igualmente, si se requiere de un poco de motivación grupal –que ha estado muy ausente durante la pandemia– Lobelo recomienda el uso de tecnologías como los ‘health trackers’. Así, las familias y los amigos podrán hacerse “compañeros de ejercicio” incluso desde la distancia.