Dentro de la cotidianidad y los vagos conceptos de normalidad de nuestro mundo, existen muchas peculiaridades que aún no logramos comprender. Y como ejemplo, los extraños síndromes que describimos a continuación.

¿Te imaginas que crezca cabello en toda tu cara? ¿O que continuamente sientas que tu cabeza explota mientras duermes? ¿Qué hay de poder sentir todo lo que sienten otras personas? En la siguiente recopilación encontrarás estas y muchas afecciones raras que te recordarán cuán cómodo es ser quien eres, aunque a veces te quejes.

Fibrodisplasia osificante progresiva

Hombre con fibrodisplasia osificante progresiva.
Apariencia externa y esqueleto de un hombre con fibrodisplasia osificante progresiva. Foto: Mütter Museum, College of Physicians of Philadelphia.

Tener huesos fuertes es algo muy importante para nuestra salud, pero tener demasiados huesos definitivamente no lo es. Existe una rara enfermedad genética llamada fibrodisplasia osificante progresiva que causa precisamente esto.

El cuerpo empieza a cubrirse lenta y progresivamente de tejido óseo, llegando a superponerse en los músculos, tendones y ligamentos. Las consecuencias más inmediatas son graves deformaciones, y a medida que el avanza, causa la pérdida de la movilidad normal de la persona afectada. Finalmente, puede ocurrir una muerte prematura.

La fibrodisplasia forma parte de esta lista de síndrome extraños porque, además de ser muy poco común, hasta ahora no existen medidas preventivas o tratamientos efectivos. Los científicos ya han identificado el gen responsable, pero siguen haciendo pruebas para dar con un fármaco efectivo para tratarla.

Síndrome de Ehlers-Danlos

El Sr. Fantástico del equipo ficticio de superhéroes, los 4 Fantásticos, obtuvo su poder de elasticidad luego de haberse expuesto a una llamarada de radiación cósmica. Y aunque suene como un tragedia, esto le permitió superar las barreras de movilidad del cuerpo humano, y poder tomar su taza de café en la cocina desde la oficina sin tener que levantarse.

Existe un extraño síndrome que causa un síntoma similar, pero que lastimosamente no puede clasificarse como un superpoder. El síndrome de Ehlers-Danlos altera la producción de colágeno en el cuerpo humano, y afecta todo en lo que interviene la molécula.

Las personas afectadas tienen la piel demasiado elástica y son muy susceptibles a lesiones y cicatrices. También sufren de exceso de flexibilidad de las articulaciones, vasos sanguíneos frágiles, dislocaciones, esguinces, deformación de los tejidos, entre otros síntomas graves.

Ahora bien, la presencia de dichos síntomas dependerá de la forma en que se presente la enfermedad. La evidencia sugiere que la fase severa es poco común, mientras que en la moderada los pacientes pueden disminuir el impacto recibiendo terapia, y además, su esperanza de vida no se ve afectada.

Argiria

Paul Karason, un hombre apodado "papá pitufo", por haber padecido el extraño síndrome de la argiria.
Paul Karason, un hombre apodado “papá pitufo”, por haber padecido el extraño síndrome de la argiria.

En una nota previa hablamos de qué pasaría si los humanos tuvieran la piel verde y pudieran hacer la fotosíntesis. Ahora, en esta recopilación de los síndromes más extraños, hablaremos de humanos con la piel plateada o azulada.

Suena como si habláramos del villano de cómics estadounidenses Silver Surfer, pero en realidad es un tema bastante serio. La argiria surge como consecuencia de la acumulación de sedimentos de plata en el cuerpo, generalmente por el uso de muchos productos que la contienen. Es por ello que la enfermedad es común entre personas que trabajan en contacto cercano con este metal.

Hipertricosis, el síndrome del hombre lobo

Supatra "Nat" Sasuphan, un paciente diagnosticado con síndrome del hombre lobo.
Supatra “Nat” Sasuphan, un paciente diagnosticado con hipertricosis. Foto: guinnessworldrecords.com.

Los desequilibrios hormonales pueden hacer que el cabello se caiga o crezca, pero existe una condición llamada hipertricosis que lo lleva a los extremos. Consiste en el excesivo de cabello en lugares donde no se considera normal, ya sea en hombres o en mujeres.

Su raíz es genética, y actualmente no hay una cura para ella, pero por fortuna esta no genera ningún síntoma adicional ni afecta la esperanza de vida de quienes la padecen. Además, en la actualidad existen muchos métodos eficaces para retirar al vello.

Urticaria fría

En nuestros tiempos, las alergias son muy frecuentes. Hemos visto la mal llamada alergia al polvo (que en realidad es alergia a los ácaros), a los perfumes y a cierto tipo de alimentos. ¿Pero quién se imaginaría que podríamos tener alergia a algo tan común como el frío?

El siguiente síndrome extraño se llama urticaria por frío, y tal como indica su nombre, es una condición en la que el cuerpo reacciona a la exposición a bajas temperaturas con una erupción en la piel.

Los expertos dicen que ocurre por niveles anormales de histamina, una molécula que interviene en la respuesta del sistema inmunitario; aunque aún no hay consenso sobre los mecanismos que la asocian a esta afección.

El tratamiento es el más básico que pudiéramos imaginar: evitar el frío. Los médicos también recomiendan tomar antihistamínicos, y usar cremas especiales en el rostro y las manos antes de salir o ir a un sitio donde estarán expuestos.

Enfermedad de Urbach-Wiethe; sin miedo a nada

El miedo es una de las cosas que seguramente muchos preferirían no sentir, pero esta emoción cumple una función importante en nuestra supervivencia. Gracias al miedo podemos resguardarnos o tomar decisiones más prudentes cuando las condiciones simplemente no nos favorecen.

Entonces, ¿cómo sería una vida sin ella? Muy extrema, de seguro, pero muy pocas veces ocurrirá por haber alcanzado un estado mental que lo permitiera. En ciertos casos, la falta de miedo se deberá a algo conocido como la enfermedad de de Urbach-Wiethe o lipoidoproteinosis.

En los pacientes con esta condición, la amígdala del cerebro se encoge hasta desaparecer, impidiendo así sentir cualquier emoción parecida al miedo, aunque dejando la posibilidad de experimentar muchas otras.

Las pruebas realizadas hasta ahora sugieren que las personas con este extraño síndrome no se ven inmutadas por la exposición a entes típicamente peligrosos para los humanos. Por ejemplo, arañas venenosas, serpientes, robos a mano armada, películas de terror, entre otros.

Xeroderma, el síndrome del vampiro

Muchos en algún momento de su vida jugaron a que eran un vampiro, o se disfrazaron de uno en Halloween. Durante la actuación, seguro hubo algo de ajo, salsa de tomate como sangre y, por supuesto, una expresión dramática ante el contacto con el sol. Lo curioso es que puede que alguien que haya hecho este papel quizás también haya desarrollado luego lo que se conoce como xeroderma, el síndrome del vampiro.

Como ocurre con los síndromes raros, es de origen genético, y lo que la caracteriza es que la persona que lo padece no puede exponerse a la luz del sol sin que ello le cause daños. Por supuesto, durante años nos han dicho que la exposición prolongada al sol es nociva, pero en estos casos, el efecto nocivo ocurre a la mínima exposición.

En la xeroderma, los pacientes desarrollan manchas en la piel tras la exposición a los rayos ultravioleta; pero el problema no termina allí: estas manchas empiezan a inflamarse gravemente, pudiendo incluso provocar cáncer. Para poder salir durante el día, la persona con xeroderma debe cubrir su cuerpo con cremas especiales y con un traje especial que ofrezca la máxima protección.

Sinestesia del tacto del espejo

La empatía es buena, pero en exceso puede limitarnos al punto de pensar siempre en los demás en lugar de en nosotros. A propósito de ello, incluiremos en nuestro listado de síndromes extraños una afección denominada sinestesia del tacto del espejo, que puede hacer que una persona sienta justo lo que siente otra.

Por ejemplo, en un episodio del programa de casos extraños, Invisibilia, una mujer que mantuvo su identidad anónima, afirmó que cuando ve que abrazan a las personas, ella misma siente que recibe una abrazo.

Este es un ejemplo bonito, pero la cosas puede ponerse fea porque lo mismo pasa con el dolor. Cuando ve que alguien se lastima, también puede sentir su dolor en el mismo lugar de la lesión del otro. Pero quizás resulta más curioso el hecho de no poder ver a la gente comer porque siente que también entra comida en su boca.

La sinestesia del tacto del espejo puede ser una condición de nacimiento, pero también puede surgir después de un derrame cerebral o de la amputación de alguna extremidad.

El síndrome de cabeza explosiva, uno de los más extraños

Mujer boca abajo con sus manos sobre su cabeza.

Los ataques de migraña pueden desesperarnos al punto de querer hacernos estallar para desaparecer y no sentir más dolor. Lo curioso es que algunas personas, sin padecerla, pueden llegar a sentir justo esta hipérbole sin estar exagerando.

El síndrome de cabeza explosiva es un trastorno del sueño muy poco común, y también poco comprendido, en el que las personas sienten literalmente una explosión dentro de su cráneo.

Los pacientes describen un ruido que se vuelve cada vez más fuerte, al cual sigue un sonido de explosión y un destello de luz muy brillante, como la sensación que tendríamos si alguien nos apuntara con una linterna encendida justo en la cara.

Los científicos creen que puede originarse por la actividad neuronal en las partes del cerebro que regulan el procesamiento del sonido. Otras teorías apuntan a que también sea un trastorno del oído.

Dada su baja comprensión, no existe un tratamiento fijo. Sin embargo, el estrés y las emociones negativas parecen influir en su aparición, por lo que llevar una vida más tranquila podría ayudar a evitarlo.

Trimetilaminuria, síndrome del olor a pescado

La trimetilaminuria, o síndrome del olor a pescado, hace que las personas huelan a pescado, aunque ellas mismas no sean conscientes de ello. Para la mayoría, este es un olor desagradable del cual prefieren huir, razón por la cual el principal impacto está sobre la comunicación y relaciones con otros.

Hasta ahora, no hay un medicamento o terapia capaz de revertir esta condición tan desagradable y aisladora. Sin embargo, algunos estudios sugieren que una dieta especial, carbón activado y la clorofilina pueden ayudar a disminuir el olor.

En una nota previa hablamos de un estudio que reveló que ciertas personas son portadoras de una mutación genética que las hace percibir un olor agradable cuando en realidad se trata de pescado podrido. Probablemente estas personas sean las más amigables con las que padecen este extraño síndrome.

Referencias:

10 Weird Brain Disorders That Totally Mess With Your Perception of Reality. https://www.sciencealert.com/10-brain-disorders-that-completely-change-how-people-see-the-world

12 Strange Diseases and Syndromes That Doctors Know Almost Nothing About. https://brightside.me/inspiration-health/12-strange-diseases-and-syndromes-that-doctors-know-almost-nothing-about-463660/

Escribir un comentario