Los felinos son, junto con los canes, parte de las mascotas favoritas de la humanidad. Sin embargo, incluso dentro de estos grupos preferenciales existen jerarquías. Para el caso de los primeros, las personas parecen haber desarrollado un gusto particular por los gatos de cara plana, por considerarlos más tiernos que el resto.

Ahora, la investigación llevada a cabo por los investigadores Lauren R. Finka, Stelio P. L. Luna, Daniel S. Mills y Mark J. Farnworth revisa este punto y lo relaciona con las consecuencias comunicacionales negativas que se pueden derivar de preferir estas razas creadas por humanos.

Como sabemos, variadas razas de gatos como los “Persas” o el “Pelo corto exótico”, con caras planas, son razas que han sido específicamente criadas para exagerar facciones que nosotros encontramos “adorables”. Sabiendo esto, no es raro que este tipo de felinos sean los reyes del internet.

Sin embargo, a pesar de lo lindos que pueden verse en imágenes o en videos, esta investigación demuestra que es más que una bonita apariencia lo que está en juego con estas razas. Para contárselo al mundo, los resultados de su estudio se publicaron en Frontiers in Veterinat Science.

Gatos de cara plana: adorables pero poco sanos

Uno de los primeros puntos que cabe destacar es que, en la naturaleza, los gatos de cara plana no tienen las mejores características para sobrevivir. De hecho, esta deformación del cráneo que tanto nos gusta, conocida como “braquicéfalo” se relacionan con constantes problemas respiratorios.

En general, esta estructura ósea de hocico corto, cuencas de ojos hundidas y fosas nasales pequeñas y estrechas termina siendo una combinación incómoda para el animal. Debido a esto, todos los miembros de estas razas sufren de algún tipo de problema respiratorio y de una producción constante de un exceso de mucosa.

Favorecer la estética no siempre es la mejor opción

El estudio de los investigadores abarcó más de 2 mil caras planas de gatos que presentaban un cráneo braquicéfalo. Específicamente, ya que sus problemas respiratorios han sido anteriormente delimitados, los investigadores se encargaron de medir las habilidades de comunicación y expresión de los felinos. Al final de este, fue sorpresivo ver cómo una alteración genética y fenotípica puede afecta el desarrollo de un animal de tantas maneras.

Los gatos de clara plana tienen mayores dificultades para expresar sus emociones

Según se detectó, los gatos de cara plana presentaban con más frecuencia expresiones que podían asociarse con miedo, frustración o dolor –a pesar de no estar experimentando ninguno–. Si has tenido un gato, entonces sabes lo expresivos que estos pueden llegar a ser con tan solo su rostro y cómo este puede ayudarnos a entender si el animal está feliz, asustado, enojado o enfermo.

Ahora, con los gatos de cráneos braquicéfalos esto ya no es posible, ya que su expresión generalmente indica una emoción que no siente. Como consecuencia, nos podemos topar con dos resultados. Como dueños podemos pasar el día preocupados por la salud del animal sin motivo. O, peor, podemos ignorar un verdadero malestar por no ser capaces de identificarlo a tiempo.

Más que ternura

Los investigadores también comentaron que, en general, nuestra preferencia por caras “tiernas”, también se correspondió con aquellas que mostraban sentir más dolor. Por este motivo, los autores pudieron determinar que nuestra preferencia por los gatos de cara plana y nuestro impulso protector no solo vienen de que nos parezcan tiernos, sino que proviene de una respuesta a sus expresiones de “malestar” más constantes y notorias.

El consejo de los investigadores

El grupo detrás de la realización de este estudio concluyó sus observaciones haciendo énfasis en la situación actual. Esto ya que, sobre todo en un momento como este, en el que las adopciones de animales aumentan en medio de la pandemia, es imperante que las personas tomen consciencia de en qué lugares adquieren a sus mascotas y las razas a las que ellas pertenecen.

En la actualidad, los gatos de cara plana son constantemente reproducidos y comercializados porque la humanidad los pide. Sin embargo, si tomamos consciencia del malestar que estas modificaciones óseas producen en los animales, y dejamos de apoyarlas, estas razas condenadas a constantes malestares y problemas de comunicación con sus dueños finalmente podrían comenzar a mermar para dar paso a otros felinos más sanos.

Referencia:

The Application of Geometric Morphometrics to Explore Potential Impacts of Anthropocentric Selection on Animals’ Ability to Communicate via the Face: The Domestic Cat as a Case Study: https://doi.org/10.3389/fvets.2020.606848