Los secretos de la era de los dinosaurios llaman la atención de todos, desde los más grandes hasta los más chicos. Por este motivo, saber que animales como los cocodrilos son casi vestigios fieles de sus antepasados prehistóricos despierta el asombro y la curiosidad de muchos.

Pero, una vez pasada esta primera etapa, puede que comencemos a preguntarnos cómo es posible que los cocodrilos hayan conservado tantas características de sus antepasados de la época de los dinosaurios. Ahora, gracias a la investigación realizada por Maximilian T. Stockdale y Michael J. Benton, de la Universidad de Bristol, podemos obtener las respuestas que necesitamos.

Los resultados de su investigación se publicaron en la revista científica Nature Communications Biology. Dentro de ella, se aborda el proceso evolutivo de los cocodrilos desde el periodo Jurásico (hace aproximadamente 200 millones de años) hasta la actualidad y los motivos por que pareciera que este no ha afectado tanto a estas criaturas.

¿Cómo se realizó la investigación?

Para poder llevar a cabo el estudio, los científicos contaron con un modelos de un algoritmo de machine learning. Gracias a este, fueron capaces de analizar los fósiles de cocodrilos prehistóricos y comparar sus tendencias evolutivas con diversas características ambientales conocidas del tiempo en el que estos caminaron sobre la Tierra.

Específicamente, para la investigación se manejó la variable del tamaño. Esto debido a que, ya se trate de los cocodrilos actuales o prehistóricos, este punto se trata de un factor decisivo que determina desde qué tanta comida necesitan hasta también su posibilidad de mantenerse en grandes poblaciones o, por otro lado, su riesgo de extinguirse.

Los cocodrilos prehistóricos eran más variados

Representación de diferentes tipos de cocodrilos prehistóricos.
Crédito: Universidad de Bristol.

Uno de los primeros puntos que encontraron los investigadores es que los cocodrilos prehistóricos eran más variados que los que tenemos en la actualidad. Para la fecha, en el mundo existen tan solo 25 especies diferentes de estas criaturas.

Por su parte, otras criaturas que comenzaron a diversificarse luego de la extinción de los dinosaurios ya tienen miles de especies diferentes poblando al mundo. Como ejemplos de esto podemos nombrar a las aves, así como también a los mamíferos.

Mientras la falta de diversidad se manifiesta en la época actual, en la prehistórica esto no era un problema para los cocodrilos. De hecho, con variantes como el cocodrilo gigante, el herbívoro, el corredor y el marino (que tenía una longitud y forma más serpenteantes).

Sobre el “puntuado equilibrio” de los patrones evolutivos de los cocodrilos prehistóricos (y actuales)

Tratando de explicar esta clara diferencia entre los cocodrilos prehistóricos de entonces y los de ahora, los investigadores plantearon la existencia de los patrones evolutivos de “puntuado equilibrio”. Básicamente, estos hacen referencia a un ritmo de evolución particularmente lento que pasa por ciclos “Stop-Start” coartando su evolución y desarrollo a momentos específicos, en lugar de dejarlo ser un proceso constante.

Con este, los autores pudieron observar que los cocodrilos son particularmente más exitosos en los climas cálidos. Esto ya que allí les proporcionan una ventaja a la hora de intentar regular su temperatura corporal de forma externa.

Asimismo, también señalaron que los cocodrilos evolucionaban más rápido al exponerse a estos ambientes. Como muestra de esto, notaron que los tamaños de estas criaturas aumentaron consistentemente cuando se encontraban en espacios cálidos (o durante una época de temperaturas elevadas).

Por si lo anterior fuera poco, se vio que los cocodrilos prehistóricos vivían en un clima mucho más cálido que el actual –como producto de la caída del meteorito–. Debido a lo cual, el aumento de diversidad de especies en el Jurásico y su posterior disminución parecen ir mano a mano con la temperatura.

¿Por qué los cocodrilos no han cambiado tanto en el tiempo?

Con lo que ya hemos mencionado es posible que ya puedas forjarte una idea de por qué los cocodrilos actuales siguen pareciéndose tanto a los prehistóricos. Es acá donde nos toca de decir que, a pesar de que se trata de uno de los motivos, no es verdaderamente la única razón de esta curiosidad biológica.

Según se ha visto, el organismo de los cocodrilos, su estructura ósea, tipo de extremidades, mandíbulas y demás elementos identificadores no han cambiado significativamente con el tiempo. Por esto, no solo se maneja la teoría de los patrones de “puntuado equilibrio” sino que también se habla de la alta versatilidad de la especie.

Según comentan los investigadores, el otro motivo por el que el cocodrilo podría mantener su forma es su adaptabilidad. Todo porque justamente esta ha probado ser altamente eficiente en la naturaleza. Como consecuencia, la especie consigue pocas razonas biológicas o ambientales para evolucionar, por lo que ralentiza el proceso hasta prácticamente frenarlo.

Referencia:

Environmental Drivers of Body Size Evolution in Crocodile-Line Archosaurs: https://doi.org/10.1038/s42003-020-01561-5

Escribir un comentario