El calentamiento global es un problema que la humanidad ha traído sobre sí misma, y que ahora debe combatir. Lastimosamente, por ahora, parece que vamos perdiendo la pelea, ya que aún no hemos tomado las medidas necesarias para asegurar una victoria.

Como un reflejo de esto tenemos el estudio recientemente publicado en Nature Climate Change. Dentro de este, los investigadores Chen Zhou, Mark D. Zelinka, Andrew E. Dessler y Minghuai Wang profundizan sus proyecciones para el futuro sobre el aumento de temperatura en la Tierra si no se controlan las emisiones de dióxido de carbono.

De forma colaborativa, los investigadores de la Universidad A&M de Texas, el Lawrence Livermore National Laboratory (LLNL) y la Universidad Nanjing trabajaron en su algoritmo de proyección capaz de pronosticar el calentamiento del planeta basado en los datos de emisiones globales que ya se tienen.

Emisiones de la humanidad pronto calentarán 2°C más el planeta

Según lo que plantea el algoritmo de los investigadores, las emisiones de efecto invernadero producidas por la humanidad ya han ayudado en gran medida al calentamiento global.

Inicialmente, varias partes del mundo se habían comprometido a controlar sus emisiones para evitar generar un aumento mayor a 2°C en la temperatura del planeta. Esto mientras se trabajaba incluso para mantenerlas en un estándar de 1,5°C mientras se perseguía la emisión neta cero.

A pesar de estas intenciones, el estudio reciente ya ha proyectado que las emisiones humanas han superado lo necesario para causar un aumento de temperatura de 2,3°C. Por lo que, de forma potencial, la atmósfera ya tiene la cantidad de dióxido de carbono necesaria para aumentar notoriamente el calentamiento global.

Una proyección más acertada de nuestro futuro

Por lo general, los estimados que se han hecho hasta ahora sobre el aumento de temperaturas colocaba a la Tierra por debajo de los 2°C. Sin embargo, estas proyecciones no tomaban en cuenta las variaciones de temperatura que tendrá el planeta a medida que el calor se incremente.

Por ejemplo, mientras que algunas áreas ya han comenzado a subir grados en su escala, otras como las ubicadas en los océanos del sur aún no han iniciado estos procesos. Debido a esto, las zonas “frías” propician la formación de nubes bajas que reflejan los rayos del sol y evitan que estos se queden atrapados en la superficie, ayudando a enfriar el planeta.

Ahora, mientras más aumenten las temperaturas generales, estas “zonas frías” serán cada vez más pequeñas. Como Consecuencia, el planeta tendrá menos áreas que lo enfríen y los aumentos de temperatura serán más bruscos. Un detalle que se seguirá fomentando mientras la humanidad no se organice para accionar contra el calentamiento global.

Oportunidad para cambiar: la humanidad debe tomar acciones serias para detener el calentamiento global

A estas alturas, ya se ha anunciado que es demasiado tarde para que el mundo cumpla con lo estipulado en los Acuerdos de Paris. Sin embargo, los investigadores recalcan que no hay que perder toda la esperanza.

De hecho, ellos aseguran que el dióxido de carbono acumulado en la atmósfera aún hace referencia a un calentamiento potencial. Por lo que, si se toman las medidas para llevar las emisiones netas de gases de efecto invernadero a cero, entonces la liberación del CO2 atrapado en la atmosfera podría demorar cientos de años antes de alcanzar realmente un aumento de temperatura mayor a 2°C.

Referencia:

Greater committed warming after accounting for the pattern effect: https://doi.org/10.1038/s41558-020-00955-x