Escena de Mank, nueva producción de David Fincher y Netflix

David Fincher convierte nuestras casas en salas de cine de los años cuarenta con su nueva producción para Netflix, ‘Mank’, pero, si bien la cinta se estrenó en diciembre del año pasado, todavía nos preguntamos: ¿Qué levó al director de ‘Social Network’ a esperar 30 años para concretar la producción de la cinta?

Para los que aún no han visto ‘Mank’, les resumimos que la producción cuenta la vida y las frustraciones del guionista de ‘Citizen Kane’, Herman J. Mankiewicz, mientras creaba el borrador de la cinta que luego dirigió Orson Welles.

‘Mank’ creció como una idea del padre de David, Jack Fincher, hace 20 años, pero, lamentablemente, este no pudo ver la creación de su hijo, ya que falleció en el 2003. Sin embargo, estamos seguros que, entendiendo que la cinta es una de las favoritas de la temporada, su padre se sentiría orgulloso de que su visión logrará su estreno y, nada más y nada menos, que protagonizado por Gary Oldman.

Es muy loco pensar que ‘Mank’, luego de tres décadas esperando por su momento, se estrenase en el 2020, sin duda alguna, uno de los años más alocados de los que hemos tenido la fortuna de vivir.

Sin embargo, debemos admitir que la pieza, por la que Fincher abandonó la tercera temporada de ‘Mindhunter’, vale completamente la pena. No es solo porque aún en blanco y negro es de las piezas actuales más icónicas, sino porque el cineasta se aseguró de que hasta las técnicas de rodaje se asemejarán a un rodaje en el set durante 1940.

Desde usar una cámara de cine digital 8K, hasta agregar motas de polvo y cambios en el tono de las líneas del guion para que todo fuese en línea con el tiempo en el transcurría la historia, Fincher lo vuelve a hacer con ‘Mank’.

Si se preguntan, como nosotros, ¿por qué le tomó 30 años a Fincher hacer esto? Pues la respuesta es clara: presupuesto y calidad. No solo pensamos que hubiera sido imposible para cualquier otro que no fuera Netflix lidiar con el presupuesto de esta cinta, sino que, creemos que la unión entre el cineasta y el gigante del streaming es simplemente exquisita.

Si se nos permite extendernos, no creemos que Fincher haya esperado 30 años “solo porque sí”, la verdad, es que el cineasta fue preciso e inteligente. Esperó a que una compañía contará con los recursos que no comprometieran la calidad de la producción y así dar en el clavo con su lanzamiento.