Una mujer con mascarilla usando una portátil
Vía Pixabay

Durante la pandemia del COVID-19 la ciberdelincuencia ha incrementado sustancialmente los ataques en contra del sector sanitario. Una de las áreas que ha cobrado aún más importancia en el avance de esta terrible enfermedad que sigue afectando al mundo.

La empresa de ciberseguridad Check Point presentó un informe que muestra cómo se han comportado los piratas informáticos en los últimos tres meses. El documento registra un aumento del 45 por ciento desde noviembre del 2020 en contra del sector salud. Datos que revelan que este ha sido el sector más golpeado por la ciberdelincuencia.

“A medida que la atención del mundo continúa enfocándose en lidiar con la pandemia, los ciberdelincuentes también continuarán usando e intentar explotar ese enfoque para sus propios fines ilegales, por lo que es esencial que tanto las organizaciones como las personas mantengan una buena higiene cibernética para protegerse contra delitos en línea relacionados con covid”, comenta el equipo de investigadores de Check Point.

Ciberdelincuencia utiliza distintos métodos para atacar al sector sanitario

El informe detalla que los maleantes se valen de distintos métodos para golpear al sector sanitario. Entre ellos destacan los botnets, phishing, ransomware e incluso ingeniería social. Es decir, que tienen toda una gama de técnicas para engañar a las personas y vulnerar sus sistemas. Todo un negocio lucrativo.

De todos estos, el ransomware es uno de los más preocupantes. “La principal variante” de este sofware “utilizada en los ataques es Ryuk, seguida de Sodinokibi”.

Como hemos comentado anteriormente, este es uno de los softwares maliciosos más peligrosos, puesto que puede inhabilitar por completo tu sistema. De hecho, un ataque de este tipo en un hospital alemán causó la muerte de una mujer.

Europa Central ha sido la región más afectada 

Registro de ataques por región
Registro de ataques por región.
Vía: Check Point

De acuerdo al informe de Check Point, Europa Central ha sido la región más golpeada por la ciberdelincuencia. En esta zona se registró un aumento del 145 por ciento (en noviembre). Seguida por Asia Oriental con 137 por ciento, y América Latina con un 112 por ciento. Por su parte, Europa y América del Norte registraron “un aumento del 67% y 37% respectivamente”.

De estas regiones destacan las “organizaciones sanitarias de Canadá y Alemania” como los países más afectados. Estos “experimentaron el mayor aumento en las tasas de ciberataques con un 250% y un 220%, respectivamente”.

¿A qué se deben los ataques cibernéticos en contra del sector salud?

Los investigadores sustentan que “la principal motivación para los actores de amenazas con estos ataques es financiera”. Una teoría que apoyamos, puesto que estos maleantes se valen de la situación causada por el COVID-19 para arremeter en contra de uno de los sectores más esenciales para nosotros.

“Buscan grandes cantidades de dinero y rápido. Parece que estos ataques han valido la pena para los criminales detrás de ellos durante el año pasado, y este éxito les ha dado hambre de más”, agrega Check Point.

Ante esta situación la mejor medida es la prevención. Evitar a toda a costa caer en cadenas de engaños y mantener nuestros equipos seguros. ¿Cómo lo hacemos? Buscar infecciones causados por troyanos, realizar actualizaciones periódicas, respaldar información, así como estar alerta antes correos sospechosos.