Aunque muchos tienen amigos imaginarios durante su infancia, o hacen el doblaje en directo de lo que hablan sus juguetes, crecemos con la idea de que hablar con nosotros mismos es una señal de locura. Lo curioso es que durante el confinamiento por la pandemia de COVID-19 muchos se han visto en la necesidad de hablar solos, y no, no parece ser tan malo como pensábamos.

Los expertos dicen que el diálogo interno puede ser una estrategia para sobrellevar el estrés y las emociones desbordadas en ausencia de alguien a quien expresarlas. En algunos casos, hablar a las plantas o las mascotas puede devolver la sensación de control que muchos perdieron durante la emergencia.

Hablar solo, una forma de recuperar el control perdido durante la pandemia

Los psicólogos saben bien cuán importante es para los humanos expresarse y comunicarse con otros. Por ello, no extraña que, entre las estrategias implementadas durante el confinamiento para ayudar a preservar la salud mental de las personas, figuraran las líneas de atención psicológica vía telefónica.

Mientras muchos se dieron una oportunidad, otros prescindieron de ellas, quizás porque contaban con alguien cercano con quien hablar, o simplemente porque les bastaba hablar con su mascota o con las plantas en casa. Por raro que suene, muchos se vieron en esta situación durante el confinamiento, impedidos de interactuar con otros en persona.

Los expertos definen el diálogo interno como un “monólogo interno vocalizado interna o externamente”. Algo tan simple como hablar solo en voz alta sobre una tarea pendiente en casa, o hablar con el perro, ha sido útil para muchos como una vía para recobrar el control perdido durante un año tan turbulento y tan afectado por la pandemia.

La profesora asociada de psicología en la Universidad Estatal de Morgan, Anita Wells, explica que esto puede dar a las personas una breve sensación tangible de gestión o control que, de otra forma, se les haría prácticamente imposible obtener.

“Este sentido de humanizar las cosas no humanas puede ayudar a las personas a tener una sensación de control”, dijo. De modo que, para ella, el diálogo interno es una forma de autocuidado en la que la gente “ejerce ese control sobre las cosas” donde realmente puede tenerlo.

El diálogo interno puede favorecer la concentración en ciertas tareas

De seguro alguna vez en tu vida te has pillado diciendo en voz alta las cosas que vas a hacer, por ejemplo, mientras te ocupas de las tareas del hogar. Mary Hodorowicz, profesora asistente clínica de psicología en la Universidad de Maryland, dice que hablar solo puede favorecer la concentración en la tarea que se está desempeñando.

“A veces, escucharnos a nosotros mismos decir algo es útil para elegir lo siguiente”, lo cual puede motivarnos a continuar con nuestro plan de acción. Y esto ya lo hacían muchas personas antes de la pandemia.

La pandemia ha llevado a más de uno a hablar solo para drenar, y de forma irónica, controlar las emociones bajo lo que es “realmente una respuesta natural”, no debemos desdeñar nunca de las interacciones reales con otras personas.

La cosa cambia cuando el diálogo interno involucra personas que no están allí, o tiene una perspectiva negativa. En estos casos, lo mejor es recurrir a un profesional de la salud mental. Preferir siempre el diálogo interno en lugar de la interacción humana regular puede ser señal de un problema mayor.

Referencia:

No, it’s not weird to talk to yourself. Mental health experts point to pandemic, unrest as possible reasons. https://medicalxpress.com/news/2021-01-weird-mental-health-experts-pandemic.html

Escribir un comentario