Cualquiera que haya visitado un área costera puede afirmar que hay algo relajante en el sonido de las olas del mar, el olor a agua salada y la sensación de arena cálida debajo de los pies. Pero, ¿qué provoca este efecto? ¿Por qué nos sentimos tan bien en la playa?

Estudios científicos han encontrado que la playa puede tener un impacto profundo en nuestra salud, evidenciando que estar en espacios marinos y costeros tiene el potencial de mejorar nuestro estado de ánimo y brindar equilibrio físico y mental.

Estimulador del estado de ánimo

Es sabido que el color azul tiene un efecto calmante en las personas y puede poner nuestra mente en un estado meditativo. El océano y sus alrededores pueden cambiar nuestras ondas cerebrales a una mentalidad más tranquila y relajada.

Existe evidencia de que estar en la playa tiene el potencial de mejorar la salud y proporcionar bienestar.

También es conocido que el agua de mar y el aire del océano calman nuestro cerebro al proporcionar iones negativos (iones de oxígeno con electrones adheridos adicionales). Del mismo modo, el repetitivo sonido de las olas rompiendo en la playa también contribuye al fortalecimiento y curación del cerebro.

La combinación de sol y el ambiente relajante de la playa puede afectar directamente nuestro estado de ánimo. Se ha demostrado que la luz del sol en sí misma nos hace más felices, mientras que la conexión con la naturaleza también tiene un efecto positivo en quienes sufren depresión y ansiedad. En general, estos aspectos se combinan para hacernos sentir bien en la playa.

Adicionalmente, en el agua de mar se encuentran altos niveles de minerales como el magnesio, el yodo y el potasio, los cuales ayudan al cuerpo a combatir las infecciones, desintoxicar y proporcionar efectos terapéuticos.

¿Qué tiene la playa que nos hace sentir tan bien?

Nadar en agua de mar destapa los poros de la piel permitiendo la expulsión de toxinas del cuerpo. Otros beneficios del agua de mar incluyen una mejor circulación, restaurar los minerales esenciales que se han agotado por la mala alimentación, las toxinas ambientales y el estrés.

La combinación de sol y el ambiente relajante de la playa tiene un impacto positivo en nuestro estado de ánimo.

La arena puede tener una variedad de efectos en nuestro cuerpo. Las plantas de nuestros pies tienen más terminaciones nerviosas y glándulas sudoríparas que cualquier otra parte del cuerpo; por lo tanto, caminar descalzo sobre la arena estimula estos nervios y nos permite conectarnos con la tierra. Esta conexión, a veces llamada “puesta a tierra”, crea un vínculo entre nuestros cuerpos y la energía de nuestro planeta.

En el año 2012, investigadores de la Universidad de Exeter encontraron que simplemente vivir cerca de una playa mejora la salud y proporciona bienestar. Aunque para algunos esto puede ser poco razonable, esta es una de las muchas investigaciones que confirman por qué nos sentimos tan bien cuando estamos en la playa. Siendo así, la próxima vez que te sientas estresado, ve a la playa para obtener un alivio rápido.

Referencias:

An Empirical Study on the Effects of the Beach on Mood and Mental Health in Japan. Journal ofCoastal Zone Management, 2015. https://bit.ly/3rv2JmY

Coastal proximity and mental health among urban adults in England: The moderating effect of household income. Health & Place, 2019. https://doi.org/10.1016/j.healthplace.2019.102200

Does living by the coast improve health and wellbeing? Health & Place, 2012. https://doi.org/10.1016/j.healthplace.2012.06.015