Si bien el acetaminofén, también llamado N-acetil para-aminofenol o paracetamol, se usa ampliamente y tiene beneficios en comparación con otros analgésicos, existen posibles inconvenientes de los que debes estar al tanto, incluidos algunos que pueden ser graves. En lo sucesivo, profundizaremos en los potenciales peligros del acetaminofén en nuestra salud.

El acetaminofén, es un analgésico y antipirético no opioide que se usa para tratar el dolor y la fiebre, y es uno de los medicamentos de venta libre más utilizados en todo el mundo. Los médicos pueden recetarlo para sus pacientes como agente único para el tratamiento del dolor leve a moderado y en combinación con un analgésico opioide para el dolor intenso.

Peligros del acetaminofén para nuestra salud

La administración de acetaminofén se considera segura cuando se toma según las indicaciones, pero el margen entre una dosis segura y una que pueda ser potencialmente letal es increíblemente pequeño. Incluso cuando se toma según las recomendaciones, existen peligros del acetaminofén para nuestra salud y puede tener efectos secundarios importantes.

Cada año se consumen miles de millones de dosis de acetaminofén de manera segura; no obstante, se producen muertes por sobredosis accidentales y miles de personas terminan en la sala de emergencias. Más de 600 productos contienen acetaminofén y combinarlos inadvertidamente puede llevarte a la zona roja.

Si bien es relativamente raro, existen varios riesgos y peligros potenciales asociados con el acetaminofén para la salud.

Tomar acetaminofén en grandes dosis o combinarlo con alcohol puede causar calambres estomacales, náuseas, toxicidad hepática aguda e insuficiencia hepática. En ocasiones, puede causar reacciones cutáneas y alérgicas graves.

El daño hepático es el efecto secundario más grave del acetaminofén y puede ser severo. La hepatotoxicidad puede ocurrir cuando una persona excede la dosis diaria máxima de 4.000 miligramos, pero se sabe que ocurre en algunas personas en dosis aún más bajas.

Riesgo de daño hepático

El daño severo puede ser rápido, ocurre en tan solo 24 horas, y el problema es tan común que la intoxicación por acetaminofén es la principal causa de insuficiencia hepática aguda. La combinación de la droga con alcohol puede aumentar el riesgo de daño hepático.

Una sobredosis, ya sea intencional o accidental, es grave, causa daño hepático y puede ser fatal, siendo uno de los mayores peligros que el acetaminofén puede tener en la salud. Cualquiera que muestre signos de una sobredosis necesita atención médica inmediata.

El acetaminofén, es un analgésico y antipirético no opioide que se usa para tratar el dolor y la fiebre, y es uno de los medicamentos de venta libre más utilizados en todo el mundo.

Los signos y síntomas iniciales de una sobredosis incluyen diarrea, sudoración y pérdida de apetito. Son frecuentes los vómitos, los calambres de estómago y el dolor abdominal.

Debido a que el hígado está ubicado en el cuadrante superior derecho del abdomen, usualmente se experimenta dolor, hinchazón y sensibilidad en esa región.

Ya que el acetaminofén se metaboliza en el hígado, las personas con infecciones hepáticas, ciertas enfermedades o consumidores crónicos de alcohol pueden ser más susceptibles a los peligros del acetaminofén en la salud.

Se puede usar un medicamento llamado N-acetilcisteína para tratar la sobredosis, pero solo es efectiva si se administra dentro de las ocho horas posteriores a la sobredosificación.

En resumen, si bien es relativamente raro, existen varios riesgos y potenciales peligros para la salud asociados con el acetaminofén, por lo que es recomendable consultar con un médico o farmacéutico sobre cualquier inquietud o efecto secundario inusual.

Referencias:

Acetaminophen. StatPearls, 2020. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK482369/

Acetaminophen Toxicity. StatPearls, 2020. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK441917

Escribir un comentario