La mayoría de las personas no dedican mucho tiempo a pensar en el papel del cobalto en su vida diaria. Por lo tanto, es posible que te sorprenda conocer que sin él, muchas cosas que damos por sentadas simplemente no serían posibles; y es que el cobalto es un elemento de gran importancia para la tecnología, la transición energética, el crecimiento económico mundial y el desarrollo sostenible.

Debido a sus propiedades únicas –resiliencia a altas temperaturas, dureza y eficiencia de los procesos que permiten grandes beneficios energéticos y ambientales, entre otros– el cobalto es un material crítico y es considerado un metal de importancia estratégica a nivel mundial.

Cobalto: un elemento de gran importancia para la tecnología

Ningún otro elemento es tan crucial como el cobalto para una variedad tan grande de campos y sectores industriales. El cobalto es actualmente irremplazable en la tecnología actual y desempeña un papel de gran importancia en el apoyo a una estrategia general de economía circular.

El cobalto se usa en dispositivos electrónicos y baterías que alimentan nuestro mundo digital, formando parte de los circuitos y semiconductores que hacen funcionar las computadoras, los teléfonos inteligentes y muchos otros dispositivos electrónicos.

En la actualidad, las aleaciones de cobalto se encuentran incluso en articulaciones de cadera y rodillas artificiales.

A medida que avanzamos hacia un futuro de cero emisiones de gases de efecto invernadero, las baterías a base de cobalto serán cada vez más solicitadas para ayudar a “descarbonizar” estos componentes y ayudar a integrar la energía renovable en las redes eléctricas.

Seleccionado por sus propiedades de resistencia únicas, el cobalto también es el metal preferido en muchos otros sistemas y mecanismos, desde motores a reacción hasta reemplazos de cadera.

El cobalto se obtiene en gran medida como subproducto de la producción de níquel y cobre, con una cantidad menor procedente de la minería primaria del cobalto.

Para la producción se utilizan diversas tecnologías, entre ellas la minería tanto subterránea como de superficie, y el procesamiento de diferentes minerales de níquel y cobre mediante técnicas hidrometalúrgicas y pirometalúrgicas.

Un aliado para la salud

Si bien el cobalto tiene gran importancia para la tecnología, también juega un rol destacable en otras áreas. El cobalto es esencial en la arquitectura de la vitamina B12, por lo que es fundamental para la salud de las plantas, los animales y el bienestar de los seres humanos.

El cobalto tiene efectos tanto beneficiosos como perjudiciales para la salud humana. Es beneficioso para los humanos porque es parte de la vitamina B12, que es esencial para mantener la salud humana.

Debido a que estimula la producción de glóbulos rojos, el cobalto también se ha utilizado como tratamiento para la anemia, incluso en mujeres embarazadas. El cobalto también es esencial para la salud de varios animales, como el ganado vacuno y ovino.

En exceso puede ser perjudicial

La exposición de humanos y animales a niveles de cobalto que normalmente se encuentran en el medio ambiente no es dañina. Sin embargo, cuando el cuerpo ingiere demasiado cobalto, pueden ocurrir efectos nocivos para la salud.

El cobalto se usa en dispositivos electrónicos y baterías que alimentan nuestro mundo digital.

Trabajadores que respiraron aire que contenía 0,038 mg / m3 de cobalto (unas 100.000 veces la concentración que normalmente se encuentra en el aire ambiente) durante 6 horas desarrollaron dificultad para respirar y otras afecciones respiratorias.

El cobalto-60, un isótopo radiactivo del cobalto, es una fuente importante de rayos gamma y se utiliza para tratar algunas formas de cáncer, así como para esterilizar instrumentos médicos y quirúrgicos. En estos días, las aleaciones de cobalto se encuentran incluso en articulaciones de cadera y rodillas artificiales.

Estar expuesto al cobalto radiactivo puede ser muy peligroso para la salud. Si una persona se acerca al cobalto radioactivo, las células de su cuerpo pueden resultar dañadas por los rayos gamma que pueden penetrar todo su cuerpo, incluso sin tener contacto.

La radiación de cobalto radiactivo también puede dañar las células del cuerpo si una persona come, bebe, respira o toca cualquier cosa que contenga cobalto radiactivo.

La mayor parte de la información sobre los efectos en la salud de la exposición a la radiación proviene de exposiciones durante períodos breves, por lo que se desconoce el riesgo de daños por exposición a niveles muy bajos de radiación durante períodos prolongados.

Referencia: Toxic Substances Portal – Cobalt. Agency for Toxic Substances and Disease Registry, 2015. https://bit.ly/3pnEq8O

Escribir un comentario