Un equipo de investigación de la Escuela de Ingeniería de la USC Viterbi ha ideado un nuevo modelo inteligencia artificial que permite calificar películas en cuestión de segundos.

Lo sorprendente, es que esta herramienta realiza la calificación sin siquiera haberse filmado una escena. Es decir, que la IA solo requiere el guion de la película para realizar la evaluación.

Victor Martínez, investigador principal del estudio, expresó que el modelo analiza “sonidos como un disparo o una explosión que se producen más adelante en el proceso de producción”. Estimación que ayudaría a los “cineastas a decidir” sobre el “grado de violencia y si es necesario atenuarlo”.

Básicamente, los directores de cine usarían esta herramienta para realizar cambios en los guiones. Al respecto, Narayanan, profesor de ingeniería eléctrica, informática y lingüística, quien también es parte del equipo indicó:

“En SAIL, estamos diseñando tecnologías y herramientas, basadas en inteligencia artificial, para todas las partes interesadas en este negocio creativo (los escritores, cineastas y productores) para crear conciencia sobre los diversos detalles importantes asociados a la narración de su historia en una película”.

El equipo de USC Viterbi utilizó 992 guiones para entrenar a la IA

El equipo de investigación del Laboratorio de Análisis e Interpretación de Señales (SAIL) en la USC Viterbi utilizó 992 guiones de películas para educar a la inteligencia artificial. Estos libretos incluían contenido escenas de sexo, violencia y drogas, para que la IA aprendiera a identificar y distinguir un factor de otro.

Pero, ¿cómo funciona la IA? Esta herramienta recibe la información para posteriormente procesarla a través de una red neuronal. Durante este proceso, la inteligencia artificial analiza los datos “en busca de semántica y sentimiento expresado”. Básicamente, lo que hace es clasificar palabras y frases en categorías como “violencia, abuso de drogas y contenido sexual”.

El estudio reveló que los cineastas “correlacionan” contenido sexual y abuso de drogas

Tras realizar las pruebas con la herramienta de IA, los investigadores detectaron una “correlación” entre contenido sexual y abuso de drogas. Es decir, que “los cineastas parecen igualar el nivel de contenido” de estos dos factores.

De igual manera, descubrieron que los bajos niveles de violencia son compensados con escenas “de abuso de sustancias y contenido sexual”. Realmente, son patrones interesantes, ¿los escritores lo harán consciente o inconscientemente?

No cabe duda que la IA crece cada día. Su utilidad se está expandiendo a nuevos sectores. De implementarse esta herramienta en el cine, los escritores, productores y cineastas pueden tener una idea más clara de cómo impactará su película a los espectadores, y con base en ello realizar las modificaciones necesarias.

Escribir un comentario