Los eventos raros fueron la norma durante el 2020 y esta regla se repitió en al área de la costa de todo el mundo. A medida que el año avanzó, encuentros tan particulares como curioso comenzaron a darse en sus orillas y cercanías.

Para cerrar entonces este ciclo con el año que se va, recordemos los avistamientos más interesantes que se han dado en las áreas costeras del mundo.

Aparición del calamar gigante en Sudáfrica

Calamar gigante tendido en la arena de la costa.
Crédito: Adéle Grosse.

Uno de los eventos más raros que definitivamente se han dado en la costa durante este 2020 fue la aparición del calamar gigante que fue arrastrado por las olas hasta la orilla. El cuerpo del científicamente conocido como Architeuthis dux, fue visto por primera vez el 7 de junio en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Claramente lo que llamó la atención sobre esta criatura de las profundidades, además de su notorio tamaño, fue una de sus características más destacadas: sus enormes ojos. Hasta la fecha, sus globos oculares de hasta 30 cm de diámetro se consideran los más grandes del reino animal. Ahora, el que lo desee, podrá apreciarlos de cerca en la colección de los Museos Iziko de Sudáfrica.

Avistamiento del pulpo de siete tentáculos

Pulpo de 7 tentáculos.
Crédito: Ron Newberry/Whidbey Camano Land Trust.

Otro de los encuentros más raros que se pudieron presenciar en la costa durante este 2020 fue el avistamiento de un pulpo de siete tentáculos. Esta especie, conocida como Haliphron atlanticus, no es en realidad parte de un grupo raro de criaturas.

De hecho, es bien sabido que el macho de esta especie solo utiliza su octavo tentáculo para fines reproductivos. Por lo que, cuando no es temporada de apareamiento, estos lo mantienen guardado en una cavidad cerca de su ojo, mientras se manejan con los otros siete.

Ahora, ¿por qué causó tanta conmoción? Debido al sitio de avistamiento. El cefalópodo apareció en una playa rocosa de una isla cercana a Seattle. Por lo general, las aguas frías aguas costeras de Washington no son su territorio de nado, por lo que los lugareños no acostumbran ver a estas criaturas ni las reconocen con facilidad.

Oh… y hay otro pulpo, pero con nueve tentáculos

Pulpo de nueve tentáculos.
Crédito: Kyodo News. Vía Getty Images.

Los encuentros raros con cefalópodos en la costa fueron algo “común” durante el 2020, como podemos ver. Para este caso, el gran avistamiento se dio cuando se ubicó un pulpo en aguas japonesas que parecía tener una extremidad de más, llevando sus tentáculos a nueve en total.

Curiosamente, este descubrimiento casi acaba en el estómago de los lugareños, ya que el cultivador de algas que lo recolectó por accidente no notó su particularidad de inmediato. Luego de su madre lo cocinara en una olla hirviendo divisaron finalmente su extremidad adicional.

Según la ciencia, este pulpo llegó a tener un noveno tentáculo debido a un proceso similar al que hace que las lagartijas regeneren sus colas. En general, este sirve para que el pulpo pueda recuperar un tentáculo si lo llega a perder. Pero en este caso, puede haber un problemas en el proceso de regeneración y terminar creándose todo un miembro adicional. A pesar de que es una ocurrencia rara, no se trata de un caso inédito.

Tiburón zorro vs pez espada

Representación de la puñalada recibida por el tiburón con la nariz del pez espada.
Crédito: The Ichthyological Society of Japan, 2020.

Al más puro estilo de las películas de Sci-Fi, los restos de una particular pelea entre un tiburón zorro y un pez espada definitivamente entran en nuestra lista de eventos más raros que se han visto en la costa durante este 2020.

En las orillas de una playa en Libia, se pudieron ubicar los restos de un tiburón que había sido “apuñalado” por un pez espada. A pesar de que no se hizo una necropsia del animal, la nariz del pez espada se quedó atrapada en el cuerpo del tiburón, por lo que a simple vista se pudo ver la puñalada que comenzaba sobre su lomo y que probablemente atravesó arterias vitales en su paso dentro del cuerpo del depredador.

Incluso ahora los científicos no tienen una idea clara de por qué el tiburón y el pez espada pudieron haber empezado a luchar en primer lugar. A pesar de que ambos tienen su fama –siendo los peces espada incluso más agresivos que los tiburones– en general estas criaturas no interactúan entre sí.

Algunas teorías indican que podrían haber estado luchando por una misma presa. Por otro lado, otras incluso proponen que pudo haber sido un accidente. Pero, la verdad es que este es un misterio que nunca podremos resolver realmente.

Un nuevo pez híbrido

Híbrido de esturión ruso y pez espátula americano, el pez sturddlefish.
Crédito: Hibridación de esturión ruso (Acipenser gueldenstaedtii, Brandt y Ratzeberg, 1833) y pez espátula americano (Polyodon spathula, Walbaum 1792) y evaluación de su progenie (2020) Genes.

Otro de los eventos más raros que pudieron darse en el 2020 involucrando vida marina se mantuvo lejos de la costa. En este caso, hablamos de la cruza accidental del esturión ruso con el pez espátula americano.

De la mezcla surgió lo que se conoce ahora como pez sturddlefish. Tras su inesperada aparición, los 100 ejemplares de este nuevo híbrido fueron estudiados de cerca y los resultados luego se compartieron en la revista científica Genes.

“Cochinillas” marinas

"Cochinilla" marina sobre fondo negro.
Crédito: South Java Deep Sea Biodiversity Expedition, 2018.

Uno de los encuentros más inolvidables de este 2020 se dio un poco más allá de la costa de Indonesia, con los raros isópodos conocidos como Bathynomus raksasa. Por lo general, estos son como pequeñas “cochinillas” que se encuentran en el océano.

Sin embargo, B. raksasa es diferente, y llegando a ser tan grande como un cachorro de perro de 33 cm de largo, se ha convertido en el isópodo más grande ubicado en el océano. Con esto, hace honor a la inspiración de su nombre, que hace alusión a la palabra ‘rakasa’, que significa ‘gigante’ en indonesio.

¿Globo marino?

Nuevo isópodo llamado Bathynomus raksasa, parecido a un globo transparente.
Crédito: Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

Entre los eventos raros que se han visto en la costa durante el 2020 también debemos mencionar el avistamiento de la recién nombrada Duobrachium sparksae. Esta se trata de una nueva especia de ctenóforo que parece ser un familiar cercano de las medusas de peine.

Según parece, el primer avistamiento real se dio en el 2015 en las costas de Puerto Rico. Sin embargo, luego de años de seguimiento, ha sido en este 2020 que se ha revelado al mundo la existencia de esta confirmada y particular nueva especie que pareciera ser, en toda la regla, un globo transparente del tamaño de una pelota de golf que transita el océano reflectándola luz en un prisma de colores brillantes.

¿Araña pescadora?

Araña toma a pez dorado entre sus patas mientras los alza por una pared.
Crédito: Kennedy News and Media.

De entre todos los eventos raros que se dieron en la costa durante el 2020, este definitivamente es uno de los más inesperados. En general, se trató de un suceso a pequeña espala, pero que impacta a quien lo llega a conocer.

Básicamente, hablamos de la muerte de Cleo, el pequeño pez dorado que vivía felizmente en un estanque cerca de la casa de su dueño. Una mañana, cuando este fue a alimentar a su mascota, vio que este había caído en las fauces del depredador menos esperado: una araña.

Al parecer esta araña semiacuática no solo tiene la capacidad de caminar sobre la superficie del agua cuando está calma, sino que incluso puede sumergirse en ella para ocultarse de sus depredadores. Ahora, para este caso, tal parece que la araña aprovechó estas habilidades para hacer de Cleo su presa.

Muerte masiva de especies marinas en Rusia

Costa rusa de la península de Kamchatka.
Vía Pixabay.

Sin lugar a dudas, uno de los eventos más raros y preocupantes que se dio en el 2020 ocurrió en la costa de la península rusa de Kamchatka. Este remoto paraje fue el centro de un evento de muerte masiva en el que miles de especies marinas perdieron la vida.

Según se sospecha, la contaminación causada por el hombre pudo haber alterado la composición del agua y promovido la proliferación de “algas tóxicas”. Como consecuencia, los peces, pulpos y estrellas de mar de la zona sufrieron un caso de envenenamiento masivo.

De acuerdo a lo reportado por la BBC, al menos el 95% de las especies de la bahía Avacha fueron alcanzadas por la tragedia. En consecuencia, es posible que la cadena alimenticia de área y de zonas aledañas se vea perjudicada dentro de los siguientes años. Otra vez presenciamos un lamentable ejemplo de lo que la influencia humana puede causar en el planeta si no tomamos las medidas de precaución adecuadas.

Hablando de desechos…

Tortuga nadando en agua cristalina.
Vía Pixabay.

Para no salir del tema de la contaminación humana y el impacto que tenemos en el planeta, no podemos perdernos el descubrimiento que se hizo en Argentina, luego de que un grupo de científicos rescatara a una tortuga verde atrapada en una red de pesca.

En otro de esos raros eventos de la costa que nos ha traído el 2020, los investigadores se sorprendieron al notar que la tortuga estaba defecando basura. Efectivamente, entre sus desechos se encontraban variados elementos como trozos de bolsas de nailon y plásticos duros.

Tras recibir medicamentos para que liberara todos los plásticos que había en su estómago, la tortuga se pudo recuperar. Esto al menos según lo declarado por la Fundación Mundo Marino en Argentina. Nuevamente, vemos un llamado de atención que nos hace reflexionar sobre cómo tratamos al planeta y a las otras criaturas con las que lo compartimos.

Referencia:

Hybridization of Russian Sturgeon (Acipenser gueldenstaedtii, Brandt and Ratzeberg, 1833) and American Paddlefish (Polyodon spathula, Walbaum 1792) and Evaluation of Their Progeny: 10.3390/genes11070753

Escribir un comentario