Para este momento, los casos de coronavirus en el mundo han superado los 80 millones. Con el cierre del año, parece iniciar una nueva ola de contagio que está subiendo de nuevo los números en variados países. Sin embargo, una investigación reciente parece indicar que una particular población de pacientes, aquellos que recibían terapia antitumoral, no se ha visto tan afectada por el COVID-19.

Los investigadores Carlo Aschele,  Maria Emanuela Negru, Alessandro Pastorino, Luigi Cavanna, Vittorina Zagonel, Francesco Barone-Adesi y Livio Blasi fueron las mentes detrás de este descubrimiento. Para darlo a conocer, su investigación se publicó el 17 de diciembre en la revista científica JAMA Oncology.

El COVID-19 no fue tan frecuente en quienes recibían terapia antitumoral

Los investigadores pertenecen todos al Ospedale Sant’Andrea en La Spezia, Italia, pero su investigación abarcó un total de 118 unidades de oncología médica, todas afiliadas al Collegio Italiano dei Primari Oncologi Medici Ospedalieri. En total, se analizaron los datos de 59.989 pacientes cuyo tratamiento antitumoral inició el 15 de enero y culminó el 4 de mayo de este año.

Según los datos obtenidos, la cantidad de personas de este grupo que se contagiaron con el SARS-CoV-2 fue menor al 1%. Específicamente, 406 de los pacientes con terapia antitumoral (el 0,68% del total de la muestra) presentaron casos de COVID-19 dentro del periodo estudiado.

Según lo escrito por los investigadores, este porcentaje fue mucho menor que el presentado en general por la población italiana en ese mismo lapso temporal. Al parecer, según las regiones de la nación, la brecha que los dividía se engrosaba o achicaba, pero nunca llegó a cerrarse.

La mayoría de los casos de COVID-19 fueron sintomáticos

De los 407 que de pacientes con terapia antitumoral que sí dieron positivo al COVID-19, 339 fueron sintomáticos. Es decir que, el 83% de los casos mostraron síntomas dentro de este grupo.

Igualmente, el 77% del grupo también tuvo que ingresar al hospital para recibir atención especial. En otras palabras, de los 407 casos comprobados, 317 tuvieron que ser hospitalizados.

Según identificaron los investigadores, en su estudio (que cubría a personas entre los 28 y 89 años) la mediana de edad de los pacientes que terminaron infectados con SARS-CoV-2 fue de 68 años. Igualmente, pudieron identificar que 91 pacientes (22% de los infectados) tenían cáncer de pulmón, siendo este el más común de la muestra.

Asimismo, se analizaron variados tipos de tratamientos antitumorales utilizados en la muestra de pacients contagiados. Dentro de estos la quimioterapia dominó el conteo al representar el 62% de la muestra, con 252 pacientes.

¿Qué implica esto?

Los casos de pacientes con terapia antitumoral que contrajeron COVID-19 no llegaron siquiera al 1% de la muestra total. Con esto en mente, a pesar de que más del 80% de ese pequeño grupo fue sintomático, ninguno tuvo una enfermedad lo suficientemente severa como para ingresar a cuidados intensivos.

Entonces, sabiendo que más del 99% de los pacientes con esta terapia no se vieron afectos con el virus, los autores concluyeron que:

“Con base en los datos actuales, no se debe recomendar de forma rutinaria retrasar el tratamiento antitumoral activo para evitar la transmisión del SARS-CoV-2”.

Referencia:

Incidence of SARS-CoV-2 Infection Among Patients Undergoing Active Antitumor Treatment in Italy: doi:10.1001/jamaoncol.2020.6778

Escribir un comentario