Trozos de zanahoria y pepino colocados sobre un tablero de damas.
Vía Pixabay.

El mantener una dieta balanceada es una forma comprobada por la ciencia de mantener nuestro organismo funcionando en óptimas condiciones. Esto debido a que, al ofrecerle la cantidad y variedad adecuada de nutrientes, este consigue toda la energía necesaria para mantenerse activo.

Debido a esto, se vuelve natural el querer una dieta saludable con la finalidad de mantener una buena calidad de vida. No obstante, esta idea se hace más compleja una vez intentamos comprender verdaderamente qué puede hacer a nuestra nutrición ‘sana’ o ‘balanceada’.

Con anterioridad incluso se ha llegado a sugerir la construcción de una ‘dieta sana y sustentable universal’. Sin embargo, aunque en teoría parece un buen concepto, en la práctica resulta menos posible, debido a la falta de claridad en muchos de los lineamientos que definen una nutrición “saludable”.

Para tener una dieta balanceada, la ‘variedad’ es clave

Un punto común en la gran mayoría de las recomendaciones nutricionales es que debe haber “variedad” en la alimentación. Sin embargo, lo que esta realmente implica terminar por ser un concepto lapso.

Por ejemplo, dentro de los grupos alimenticios conocidos (carbohidratos, proteínas, lácteos, frutas y vegetales) puede haber variedad, ya que cada categoría cuenta con alimentos con sus propios grupos de nutrientes. Igualmente, en un plato puede haberla si se encuentra una cantidad de cada una de las categorías. Incluso, en un día puede haber variedad al hacer que cada platillo del día tenga una categoría distinta, aunque por sí solo no sea variado.

Los investigadores Rochelle Embling, Aimee E. Pink, Michelle D. Lee, Menna Price y Laura L. Wilkinson se dedicaron entonces a averiguar qué se entendía por ‘variedad’ entre los consumidores del Reino Unido. A través de variadas encuestas, lograron determinar que estos veían la variedad como la presencia de todas las categorías alimenticias principales en un mismo platillo.

Al comparar los resultados con los lineamientos dados usualmente por la ciencia como los valores para una “dieta balanceada” se encontraron entonces con que la idea de ‘variedad’ coincidía entre los nutricionistas y los consumidores. Sin embargo, esto no implica que las instrucciones dadas en la actualidad no estén aún llenas de algunas otras lagunas.

El truco detrás de la ‘variedad’ y la ‘saciedad sensorial específica’

En estudios anteriores se han comprobado que, mientras más variedad de alimentos haya en un platillo –ya sea entre categorías o dentro de cada una de ellas– menos se activa el mecanismo que se conoce como ‘saciedad sensorial específica’. Básicamente, esta es la reacción que se dispara en nuestro organismo cuando este entiende que es momento de dejar de comer.

En los casos en los que la variedad está presente en el plato, dicha respuesta suele retrasarse y, como consecuencia, terminamos comiendo más. En respuesta a esto, se puede ver una ligera tendencia al aumento de peso en los individuos que buscan tener una “dieta balanceada” en consonancia con lo que dicta la ciencia de la nutrición.

Entonces… ¿En qué consiste una dieta verdaderamente balanceada, según la ciencia?

Los autores llegaron a notar entonces que el concepto de ‘variedad’ puede ser ambivalente, trayendo resultados negativos o positivos dependiendo de dónde se aplique. Por ejemplo, la variedad en entre los grupos de alimentos como las proteínas o los carbohidratos por lo general implicó una ingesta exagerada de estos.

Por otro lado, el aplicar la ‘variedad’ a la categoría de frutas y vegetales no dejó ese tipo de consecuencias. De hecho, la ingesta de estos no se asoció con aumentos de peso en la población.

Como consecuencia, al menos de forma observacional, los investigadores pudieron concluir que una verdadera dieta balanceada, desde el punto de vista de la ciencia, debería aplicar la ‘variedad’ en la categoría de frutas y vegetales de sus platillos, mientras se mantiene más “homogénea” en las otras para evitar el consumo excesivo de estas.

Referencias:

Consumer perception of food variety in the UK: an exploratory mixed-methods analysis (2020) BMC Public Health: https://doi.org/10.1186/s12889-020-09548-x

Understanding the Relationship Between Food Variety, Food Intake, and Energy Balance (2018) Current Obesity Reports: https://doi.org/10.1007/s13679-018-0298-7