Entre todas las teorías conspirativas que han surgido en los últimos meses, una en especial ha generado cierta preocupación entre los científicos. Ciertos grupos aseguran que la vacuna contra el coronavirus, tan anhelada para recuperar la normalidad perdida, vendrá con un microchip oculto que se implantará en nuestro cuerpo.

El objetivo del microchip es permitir que cierto grupo pueda rastrearnos y controlarnos una vez que nos vacunemos, tal y como zombies en una película de domingo por la noche. Lo gracioso es que este rumor no surgió de alguna producción cinematográfica; aquí te hablamos un poco sobre su origen.

Una pandemia de teorías conspirativas

Puede que en algún momento de los inicios de la expansión del Internet muchos pensaran que este ayudaría a acabar con las teorías y matrices de opinión transmitidas a través de la televisión y medios clandestinos. Sin embargo, las últimas dos décadas han demostrado que, en el pasado, el problema no era concretamente la falta de acceso a la información.

En TekCrispy hemos trabajado arduamente para desmentir esas teorías conspirativas, mitos y rumores que contribuyen con la desinformación. A principios de año, cuando apenas empezábamos a comprender al coronavirus, dedicamos una entrada a ciertos mitos que ya circulaban en torno a su propagación por el mundo.

Posteriormente, publicamos en una entrada con las fake news más extrañas y alocadas sobre la COVID-19 y su respectiva explicación lógica y científica. Entre ellas, figuraba precisamente la teoría de que la vacuna contra el coronavirus contendría un microchip que, por si fuera poco, vinculaba a Bill Gates.

¿Bill Gates detrás de los planes de causar una pandemia?

Bill Gates, un personaje asociado con la teoría conspirativa del microchip en la vacuna contra el coronavirus, sentado sobre un sillón rojo.
Bill Gates. Foto: Jeff Pachoud/Getty Image.

Como indicamos en aquella oportunidad, las teorías surgieron inicialmente de una declaración del magnate sobre el temido virus del Ébola que data de 2015. Gates dijo que era probable que se desarrollara una epidemia similar en el futuro, y según informa The New York Times, este fue el detonante de los rumores.

Un grupo de antivacunas, seguidores de la teoría conspirativa del QAnon, interpretaron sus comentarios como una “prueba” de que Gates sabía que se avecinaba esta pandemia. Teorías más locas también sugería que este estaba involucrado con la “creación” del coronavirus causante de la COVID-19 (pero como bien sabemos, ya esto fue descartado por la casi siempre útil ciencia).

Microchip en la vacuna contra el coronavirus

Pero una versión ultra mejorada de la teoría plantea algo mucho más tenebroso que, aunque suene sacado de una película de ficción, ha espantado a más de uno. Aunque las vacunación tiene carácter meramente voluntario, Gates promovería su administración obligatoria a nivel mundial.

El filántropo estadounidense no sería tan bondadoso como muchos pensaban, pues su interés por vacunar a la población no es precisamente protegerlos del coronavirus. Al contrario, el objetivo sería inyectar un microchip de seguimiento con el cual él y quién sabe quiénes más podrían controlarnos a su antojo.

Por supuesto, más temprano que tarde la teoría conspirativa llegaría a oídos de Gates, quien se vio en la necesidad de pronunciarse para calmar los ánimos caldeados. En junio dijo a los periodistas que este rumor era tan extraño que casi le causaba risa.

“Es casi difícil negar esto porque es tan estúpido o extraño que incluso repetirlo le da credibilidad”, dijo Gates a los medios. En aquel momento, su verdadero objetivo era anunciar que donaría US $ 1.6 mil millones en fondos para inmunización en países pobres.

El origen de la teoría del microchip en las vacunas

Mano con guante médico introduciendo una jeringa en una mano abierta hacia abajo sobre una superficie horizontal.

Pero las afirmaciones de que la vacuna contra el coronavirus tiene un microchip que será implantado en el cuerpo del receptor también podrían ser resultado de una interpretación errada de cierta información. De hecho, podría provenir de un método de envasado inteligente de jeringas divulgado por Jay Walker, presidente ejecutivo de Apiject, un fabricante.

En el video, que se ha compartido más de 40,000 veces desde la publicación original que data del 15 de noviembre de 2020, Walker habla de colocar un código de barras al frasco de la vacuna.

Como suele ocurrir en estos casos, difundieron solo las partes más convenientes para generar sosobra. También hay una parte editada para que parezca que Gates está diciendo “innovaciones como las vacunas, necesitamos un sistema de medición que rastree la vacuna”.

Reuters rastreó el clip en que aparece Gates y descubrieron que data de un foro de inclusión financiera celebrado en 2013. En aquel momento, el magnate de los negocios se refirió a las vacunas como una innovación revolucionaria. Y sí, hizo mención de un sistema de rastreo, pero de inclusión financiera, y no de vacunas.

Etiquetas que nunca fueron solicitadas por los fabricantes

En la entrevista original Walker dice que el chip sería diseñado para distinguir la vacuna real de las dosis falsificadas o vencidas, lo que a su vez permitiría saber cuándo se administran en las personas.

También dejó claro que la etiqueta era solo una opción y que el chip en cuestión se colocaría en el exterior de la jeringa con la que la inyectarían al paciente. De hecho, Steve Hofman, portavoz de Apiject, aclaró a la agencia de noticias Reuters que los fabricantes de vacunas no han solicitado esta etiqueta/chip hasta el momento.

Referencias:

Bill Gates shot down a conspiracy theory that he wants a global coronavirus vaccine rollout so he can implant microchips into people. https://www.businessinsider.com.au/bill-gates-spurns-conspiracy-wants-vaccine-to-give-people-microchips-2020-7

New Yahoo News/YouGov poll shows coronavirus conspiracy theories spreading on the right may hamper vaccine efforts. https://news.yahoo.com/new-yahoo-news-you-gov-poll-shows-coronavirus-conspiracy-theories-spreading-on-the-right-may-hamper-vaccine-efforts-152843610.html

Escribir un comentario