Hoy en día, ideas como antisemitismo, racismo u homofobia son absurdas en nuestra sociedad, la cual es cada vez más receptiva y amigable con el prójimo. Sin embargo, esto no era igual a mediados del siglo XIX, cuando se creó en Estados Unidos una de las peores organizaciones del mundo: el Ku Klux Klan.

Cuando finalizó la guerra de Secesión, con la cual comenzó el procedimiento de abolición de la esclavitud en Estados Unidos, un grupo de seis veteranos de guerra de Pulanski, Tennessee, decidió oponerse a los cambios que venían con el proceso de recostrucción. Así, el 24 de diciembre de 1865 crearon el Ku Klux Klan (KKK), una organización que inmediatamente comenzó a utilizar métodos violentos para lograr sus objetivos.

El nombre proviene de la palabra griega “kuklos”, que se traduce como círculo, pero que fue modificada a “Ku Klux” para darle un mejor ritmo al nombre, y la palabra “Klan” se decidió que se escribiría con K para darle notoriedad a la organización.

Inicialmente, el objetivo del KKK era “humorístico”. La idea era asustar y humillar a las víctimas mientras se vestían de fantasmas y caminaban por Pulanski para hacer reír a las personas de la ciudad. Sin embargo, rápidamente el tono burlón del clan se transformó en violencia contra los esclavos liberados, los norteños que se mudaban a los estados del sur (conocidos como carpetbagger de forma peyorativa) y a los blancos sureños que se unieron al Partido Republicano (a los cuales llamaban scalawag).

El KKK se expandió rápidamente por los estados sureños de Estados Unidos mientras sembraban terror a donde quiera que iban. La violencia escaló y pronto el klan ya estaba cometiendo asesinatos, como el del alcalde de Arkansas James M. Hinds, e incluso otros miembros de la legislatura de Carolina del Sur. A partir de 1866, los miembros del klan comenzaron a asaltar los hogares y las sesiones religiosas de personas negras con el objetivo de “desarmar a los negros veteranos de la guerra civil”.

Un año después, se comenzaron a organizar a los distintos grupos afines al klan que estaban esparcidos por el país. Así, el veterano George Gordon propuso que se le hicieran una serie de preguntas a todos aquellos aspirantes a participar en el KKK, las cuales incluían su tendencia política, si estaba de acuerdo con la igualdad entre blancos y negros, y si estaba a favor de un Gobierno de “hombres blancos”.

El KKK buscó socavar los derechos de las personas afroamericanas. Trataron de prohibirles la educación, controlarlos social y políticamente, frenar sus derechos electorales y evitar que estos tuvieran derecho a portar armas. Así mismo, también aterrorizaban a los republicanos para evitar que los mismos votaran por candidatos republicanos, tal como sucedió con el caso de Ulysses S. Grant, quien obtuvo solo un voto a favor en el condado de Columbia el mismo año que el gobernador republicano Rufus Bullock había obtenido 1222.

Según una proclamación de Gordon en 1868, el klan había matado a más de ciento cincuenta negros en un solo condado de Florida. Alegaron, además, que estos habían estado armados porque eran veteranos del Ejército de la Unión, y que muchas veces otras personas se vestían con los trajes del KKK para llevar a cabo actos violentos en su nombre y perjudicar la organización.

Primera disolución

Miembros del Ku Klux Klan arrestados en en septiembre de 1871, por el intento de asesinato de una familia.
Miembros del Ku Klux Klan arrestados en en septiembre de 1871, por el intento de asesinato de una familia.

El klan se salió de control rápidamente y, en consecuencia, comenzó a decaer a los pocos años de su fundación. Dentro de los peores actos cometidos por los miembros del KKK estaban castrar a los negros, cortar sus cabezas y dejarlas clavadas en las entradas de las casas, quemarlos vivos y ahorcarlos. Cuando podían, dejaban fotografías de los asesinos con sus víctimas, práctica que fue común hasta 1940.

A pesar de que muchas veces se utilizaba el nombre del klan para cometer crímenes por parte de personas que realmente no pertenecían al mismo, la verdad es que las autoridades rara vez tomaban represiones contra los perpetradores. Los blancos que eran acusados de linchamiento eran absueltos o, si se les encontraba culpables, nunca se decretaba una condena.

Uno de los miembros fundamentales en la creación del klan, Nathan Bedford Forrest, se dio cuenta de que no había un control real sobre la organización y ordenó su disolución en 1869, diciendo que “había sido desviado de sus originales y patrióticos propósitos, convirtiéndose en un grupo injurioso y dañino para la paz pública”. Sin embargo, esto no causó su separación, sino que fue un indicio de que el mismo estaba en declive.

En 1870, el gobernador republicano de Carolina del Norte William Woods Holden hizo un llamado a la milicia del estado para utilizarla contra el klan y, finalmente, poder regularlo. Sin embargo, en lugar de tomar represalias, el gobernador terminó expulsado de su cargo.

Comenzaron a crearse organizaciones que lucharan contra las atrocidades del KKK. Por ejemplo, en el condado de Blount, Alabama, un grupo de veteranos blancos del Ejército de la Unión organizaron el “anti Ku-Klux”. Además, a pesar de que muchos demócratas incluso cuestionaban la existencia del klan y adjudicaban los crímenes a inventos de los gobernadores republicanos del sur, el senador republicano por Pennsylvania, John Scott, recogió 52 testimonios sobre las atrocidades cometidas por los miembros del KKK.

En vista de esto, en febrero de 1871, Benjamin Franklin Butler, congresista por el estado de Massachusetts, redactó el Acta de Derechos Civiles, también conocida como el Acta Ku Klux Klan, la cual fue firmada por el presidente Ulysses S. Grant. En la misma se determinó que las tropas federales debían ejercer la fuerza pública en lugar de las estatales, y que los miembros del klan debían ser procesados inmediatamente en una corte federal. Así, el klan se disolvió por primera vez de forma oficial en el país.

Renacimiento

Miembros del Ku Klux Klan quemando una cruz en 1922
Miembros del Ku Klux Klan quemando una cruz en 1922

Sin embargo, las atrocidades se siguieron cometiendo. En 1873 sucedió la masacre de Colfax, en la cual ciento cincuenta hombres negros perdieron la vida en un enfrentamiento contra supuestos miembros del klan. Además, el racismo seguía muy presente en Estados Unidos, pues en la década de 1890 el Instituto Tuskegee reportó la mayor cantidad de linchamientos en la historia del país.

Además, el auge de los medios de comunicación masivos también significó un punto a favor para el renacimiento del KKK. En el año 1915, se estrenó la película ‘The Birth of a Nation’, la cual glorificaba al primer Ku Klux Klan. También lincharon al judío Leo Frank, quien fue acusado de violar y asesinar a Mary Phagan, y todo el suceso fue televisado.

En el caso de ‘The Birth of a Nation’, la película causó un furor total en la población. En algunos casos, la audiencia disparó sus armas a la pantalla de cine, e incluso el historiador y presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson habló positivamente de la misma luego de una proyección privada de la película en la Casa Blanca. El apoyo del presidente aumentó el entusiasmo general hacia el filme.

Así, ese mismo año se inauguró por segunda vez el Ku Klux Klan. Esta vez, las premisas del mismo eran proteger al débil de los violentos y brutales proscritos de la ley, rescatar al oprimido, socorrer al que sufre, defender la Constitución y ayudar en la ejecución de todas las leyes constitucionales para evitar juicios injustos. En la década de 1920, 15% de la población estadounidense formaba parte del klan.

Esta vez, el nuevo KKK incluyó propósitos antisemitas, anticatólicos y antiinmigrantes. Con esto lograron atraer a más miembros que antes, y se encargaron de culpar a cualquier grupo social o étnico de los problemas del país. Esta vez, el segundo klan logró penetrar a las personas del Partido Republicano y convencer a muchos de que se unieran a la causa.

Además, surgió otra facción del KKK llamada La Legión negra, la cual era mucho más violenta que la original y se vestía de trajes negros en vez de blancos. Su objetivo era asesinar a socialistas y comunistas.

Segunda disolución

Miembros del Ku Klux Klan marchando en la Avenida Pensylvania en 1925
Miembros del Ku Klux Klan marchando en la Avenida Pensylvania en 1925. Cortesía de WAMU.

A pesar de haber obtenido mucho más reconocimiento, el KKK comenzó a decaer a mediados de la década de 1920, principalmente debido a que uno de los miembros del partido, David Stephenson, fuera condenado por violación y asesinato de Madge Oberholtzer.

A raíz de esto, que fue un suceso de interés nacional, muchos más escándalos salieron a la luz. Además, se descubrió que muchos de los miembros no llevaban a cabo acciones en pro de los ideales del klan, sino con el objetivo de ganar riqueza y poder personal. El historiador Leonard Moore describió la situación en su libro ‘Citizen Klansmen: The Ku Klux Klan in Indiana, 1921-1928’:

“Ellos habían llegado a la cima del poder en la encapuchada organización ya que el Klan no había necesitado un liderazgo fuerte y dedicado, hasta que se convirtió en fuerza política. Los políticos más experimentados que respaldaban al Klan, no ayudaron mucho. Las divisiones internas eran una barrera para algunos, y en otros casos su apoyo era pragmático y no por convicción. Cuando las acusaciones de crímenes y corrupción mancharon al Klan, aquellos que se preocupaban por su futuro político tenían menos motivos para actuar en nombre del Klan”.

En vista de esto, el klan se disolvió nuevamente en la década de 1930, retirándose de la actividad política estadounidense. En 1939, Hiram Evans, vendió la organización en 1939 a James Colescott y a Samuel Green, quienes no lograron frenar el éxodo de miembros del partido. Además, e descubrió que Colescott simpatizaba con organizaciones pro nazis y que el klan había participado en los disturbios raciales de Detroit en 1943. Un año después se le impuso una multa de 685 000 dólares a la organización en concepto de impuestos atrasados, lo cual causó el cierre definitivo de la misma.

Otros grupos similares

Luego de la disolución definitiva, muchos otros grupos que defendían los ideales del KKK comenzaron a utilizar su nombre, pero cada vez eran menos miembros, al punto que ya solo quedaban 3000 a principios de este siglo.

A finales de la década de 1950, muchas organizaciones se animaron a frenar al klan de forma exitosa. A mediados de los 60, incluso el FBI se infiltró en el KKK para desarticularlo desde dentro de la misma organización. Además, el esfuerzo hecho por el movimiento por los derechos civiles para los afroestadounidenses, que estaba al mando de Martin Luther King, también colaboró en la desintegración del klan.

Sin embargo, aún hoy en día hay simpatizantes que se declaran miembros del Ku Klux Klan, aunque solo quedan unos pocos miles. Aún así, se ha demostrado a lo largo de la historia del mismo que esta organización, a pesar de haber alcanzado un punto alto en la historia, está destinada a fracasar, un destino justo para toda organización que busque imponerse sobre los demás basándose en la violencia y en el terror.