A pesar de los amplios riesgos que conlleva para la salud humana y del medio ambiente, el tabaco sigue siendo un producto muy cotizado. Algunos admiten que no pueden dejarlo, mientras que otros muestran un desapego aparente que ha llamado la atención de los investigadores. ¿Realmente están lejos de la adicción los fumadores ocasionales de cigarrillo?

Esta duda fue abordada por un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de Penn State y la Universidad de Duke y la respuesta ha generado preocupación. Descubrieron que muchos de aquellos que se consideran fumadores ocasionales de cigarrillo en realidad cumplen con los criterios de adicción.

Mitos sobre fumar menos

Con frecuencia escuchamos que las personas que fuman alrededor de 10 cigarrillos o más al día han desarrollado adicción. Sin embargo, hay criterios mucho más específicos establecidos para evaluar el trastorno.

De hecho, la adicción a la nicotina, conocida en términos clínicos como “trastorno por consumo de tabaco”, se diagnostica a través de 11 criterios enumerados en la quinta edición de la publicación Diagnóstico y estadística. Manual (DSM-5). Los investigadores se basaron en ellos para explorarlo en más de 6,700 fumadores que habían sido evaluados por los Institutos Nacionales de Salud.

Muchos fumadores ocasionales también sufren adicción al cigarrillo

Mujer morena con expresión de preocupación con un cigarrillo en su mano.
Los fumadores ocasionales, aunque consuman menos cigarrillos que otros, también pueden volverse adictos.

Así descubrieron que el 85 por ciento de los fumadores diarios de cigarrillos tenían una cierta adicción; casi dos tercios de los que fumaban entre uno y cuatro cigarrillos cada día eran adictos, al igual que los que fumaban menos en la semana.

Aunque la adicción se presentaba en diferentes niveles, clasificados como leve, moderada o severa. La gravedad dependía de la frecuencia con la que fumaban los individuos, siendo de 35 por ciento entre los que usaban entre uno y cuatro cigarrillos por día; y 74 por ciento entre los que fumaban 21 o más cigarrillos por día, los cuales tenían una adicción de moderada a severa.

Es decir, aquellas personas que alegan que no sufren adicción al cigarrillo porque se consideran fumadores muy ocasionales no necesariamente estén tan “a salvo” como creen. Este estudio demuestra que muchos de ellos en realidad ya son adictos y, de hecho, candidatos para recibir tratamiento.

La importancia de detectar a tiempo la adicción

“Muchos fumadores ligeros, incluso aquellos que no fuman todos los días, pueden ser adictos a los cigarrillos”, dice Jonathan Foulds, profesor de ciencias de la salud pública y psiquiatría y salud conductual en Penn State. “También sugiere que debemos ser más precisos cuando preguntamos sobre la frecuencia de consumo de cigarrillos”.

Ahora bien, estudios previos sugieren que quienes no fuman a diario tienen más probabilidades de dejar de intentar dejar de hacerlo. Es por ello que resulta necesario que los médicos examinen incluso los hábitos de los fumadores no diarios ya que esto podría hacer la diferencia en su éxito para abandonar el hábito.

Referencia:

Association Between Cigarette Smoking Frequency and Tobacco Use Disorder in U.S. Adults. https://www.ajpmonline.org/article/S0749-3797(20)30514-6/fulltext