Lazo rosa representativo del cáncer de mama sobre fondo rosa.

A lo largo de los años, las mujeres con cáncer de mama han encontrado en la quimioterapia, la radioterapia y las cirugías una posible cura a su padecimiento. Sin embargo, por lo general se utilizan las primeras opciones, mientras que la última se deja como un último recurso. Ahora, una reciente investigación señala que tal vez sería mejor dejarla ser parte de los tratamientos básicos desde el principio.

El estudio que da estas indicaciones se publicó recientemente en Annals of Surgical Oncology. Los autores Kelly Stahl, Daleela Dodge y Chan Shen se enfocaron particularmente en las pacientes con cáncer de mama en etapa 4 o metastásica, para poder determinar qué tanta diferencia podía hacer una cirugía en su promedio de supervivencia.

Sobre el cáncer de mama, la metástasis y los tratamientos tradicionales

En la actualidad, el cáncer de mama de etapa 4 corresponde aproximadamente al 6% del los diagnósticos tardíos en mujeres. Se lo categoriza como tal cuando el cáncer de un área ha logrado hacer metástasis y extenderse hasta otra zona del cuerpo.

Por lo general, para tratarlo se suele optar por la terapia sistémica, que incluye quimioterapias, inmunoterapias y terapias hormonales. De hecho, para el cáncer de mama metastásico, las cirugías suelen ser solo un último recurso para aliviar síntomas físicos como dolor o sangrado.

Desde el punto de vista hormonal, cuando el cáncer tiene una proteína promotora del crecimiento llamada HER2 y receptores hormonales para estrógeno y progesterona, este no responde de la mejor forma a los tratamientos antes mencionados. Como consecuencia, el porcentaje de éxito y supervivencia en esta etapa baja.

Ahora, la nueva investigación plantea la posibilidad de las cirugías en conjunto con los tratamientos tradicionales o sistémicos puedan ayudar a aumentar el porcentaje y tiempo de supervivencia de las pacientes. Ya se sabe que nuestros genes juegan un papel vital en nuestra esperanza de vida luego de superar un cáncer. Sin embargo, sumar las cirugías a la ecuación podría ayudar a inclinar la balanza un poco más en nuestro favor.

Tratamientos unidos a cirugías son mejores para las mujeres con cáncer de mama metastásico

Para poder llevar a cabo su investigación, los científicos contaron con los datos de 12.838 pacientes con cáncer de mama. Estos los obtuvieron de la base de datos nacional del cáncer de Estados Unidos. Gracias a esta, consiguieron una cobertura completa del avance de la enfermedad en cada caso desde el 2010 hasta el 2015.

En su investigación determinaron que existían tres grupos de pacientes: 1) las que solo tenían terapia sistémica; 2) las que tenían terapia sistémica más cirugía y 3) las que tenían terapia sistémica, cirugía y sesiones de radio terapia.

Al final de todo, los investigadores pudieron determinar que el segundo grupo tuvo los resultados más favorables –aunque el grupo tres no estuvo muy por detrás–. De entre toda la muestra, fue notorio que las mujeres con cáncer de mama de etapa cuatro con peor recepción de la terapia sistémica mostraron el mayor aumento en la esperanza de vida una vez se sumaron las cirugías a sus tratamientos.

El orden correcto

Por si lo anterior fuera poco, otro descubrimiento importante realizado durante la investigación es que el orden en el que se vayan realizando las terapias puede hacer la diferencia.

De hecho, notando que la supervivencia en mujeres con cáncer de mama es mayor cuando se someten a cirugías, también identificaron que esta era incluso mayor cuando la precedía la quimioterapia. Cuando se invertía el orden (cirugía primero y quimioterapia después), los resultados no eran tan favorables.

Disipando las dudas

Hasta los momentos, los conocimientos sobre los efectos de las intervenciones quirúrgicas sobre el cáncer de mama eran inciertos. Con anterioridad, otros estudios habían otorgado resultados encontrados, algunos identificando a las cirugías como beneficiosas y otros calificándolas como un perjuicio.

No obstante, en ambos casos el problema era el mismo: las muestras utilizadas eran demasiado pequeñas como para poder generalizar. Ahora, la nueva investigación que se ha publicado recientemente finalmente cuenta con una muestra lo suficientemente notoria como para que sus resultados se deban tomar seriamente en cuenta por la comunidad médica.

Referencia:

ASO Author Reflections: Surgery Offers Survival Advantage in Treatment-Responsive Metastatic Breast Cancer: https://doi.org/10.1245/s10434-020-09286-9