Tres magos en camello en el desierto nocturno guiados por la Estrella de Belén.

El lunes 21 de diciembre, muchas personas tuvieron el honor de apreciar la conjunción de los gigantes de nuestro sistema solar. Para muchos, se trataba de un fenómeno astronómico prácticamente único, puesto que el último se había observado hace casi 800 años. Pero para otros tuvo un significado diferente: la ratificación de su fe, puesto que a este fenómeno también se le conoce como la estrella de Belén.

La guía de los magos hacia el lugar en que nació Jesucristo

Según la tradición cristiana, la Estrella de Belén fue la que guió a los populares magos al lugar en que yacía Jesús recién nacido. Las escrituras no especifican si se trataba de una estrella realmente, o un planeta o algún evento astronómico especial. Sin embargo, ciertas teorías apuntan a que lo que los guió en su viaje fue la conjunción de Júpiter y Saturno, tal como lo sucedió ayer.

En el año 1614, el astrónomo alemán Johannes Kepler planteó que, en lugar de una estrella, lo que vieron los reyes magos fueron dos planetas gigantescos “fundirse” desde la Tierra. El estudio de Kepler arrojó tres conjunciones de los planetas Júpiter y Saturno en el año 7 antes de Cristo, y sus cálculos lo llevaron a creer que fue esto lo que deleitó a los personajes.

No precisamente una estrella

Conjunción de Júpiter y Saturno, un fenómeno que podría dar significado a la Estrella de Belén que menciona la tradición cristiana.
Una vista de cómo aparecería la conjunción Júpiter-Saturno en un telescopio apuntado hacia el horizonte occidental el 21 de diciembre de 2020. Crédito: Patrick Hartigan.

A lo largo de la historia, muchos han explorado este misterio y creyeron que esta supuesta estrella guía era una supernova, por ejemplo. Los estudios modernos no descartan que el fenómeno tuviera lugar en aquel momento, pero muestran que, en aquel momento, los dos planetas no estaban lo suficientemente cerca como para maravillar a los pobladores de la Tierra.

Citando nuevamente a Patrick Hartigan, del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Rice, el significado astronómico de la Estrella de Belén en realidad alude a una alineación planetaria única y no en una estrella como tal.

Según los registros históricos, la conjunción de Júpiter y Saturno se observó por última vez fue el 4 de marzo del año 1226. Y de hecho, esta cercanía es particularmente rara, tanto que quienes lograron apreciarla ayer en su punto más próximo podrían sentirse honrados.

Significado astronómico de la Estrella de Belén

Asimismo, el profesor de Astrofísica Teórica y Cosmología Grant Mathews, tiene una hipótesis similar. Lo que plantean los relatos religiosos no era una estrella, sino una alineación en la que participaron el Sol, Júpiter, Saturno y nuestra luna, algo muy extravagante también.

De modo que, hasta ahora, la hipótesis más aceptada respecto al significado de la Estrella de Belén, al menos en la astronomía, hace referencia a una alineación de gigantes. Por supuesto, esto tarda mucho más tiempo del que tomaría a los humanos alinearse entre ellos; de hecho, los expertos señalan que Júpiter y Saturno se han estado acercando desde julio.

La conjunción planetaria llegará a su fin en un par de días, así que si aún no la has apreciado, busca un telescopio y ruega porque el cielo nocturno se mantenga despejado. No sabemos si te guiará a la clásica escena de Jesús en el pesebre, pero sin lugar a dudas deleitará tu vista.

Referencia:

The Star of Bethlehem can be seen in the sky after 800 years. https://alkhaleejtoday.co/international/5523850/The-Star-of-Bethlehem-can-be-seen-in-the-sky-after-800-years.html