El lunes anterior la noticia de una nueva cepa de coronavirus ubicada en Reino Unido puso al mundo en alerta. Ahora, una semana más tarde, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha abordado el posible problema de la nueva variante del COVID-19 para calmar las preocupaciones de la sociedad.

En general, desde que se ha hablado de las propiedades altamente contagiosas del linaje B.1.1.7 relacionado con la mutación de la proteína espiga del SARS-CoV-2 la principal preocupación es que la pandemia del 2020 se repita, pero con más fuerza, durante el 2021.

Ahora, las palabras de los representantes de la OMS se dirigieron al mundo justamente para recalcar lo que realmente sabemos sobre el virus. Además, dieron unos primeros indicios de lo que deberemos hacer para poder mantener esta amenaza a raya.

La situación actual

En estos momentos, más de 60 diferentes áreas del sur de Inglaterra ya han reportado casos de la nueva variante del COVID-19. Asimismo, al menos se ha confirmado que mil de los nuevos casos de coronavirus reportados provienen del linaje B.1.1.7.

Mientras tanto, se han reportado otros pocos casos en otras naciones como los Países Bajos, Australia y Dinamarca. Asimismo, al menos otros 30 países han cerrado de inmediato sus fronteras y suspendido los vuelos al Reino Unido, con la esperanza de confinar el virus dentro de su territorio.

OMS asegura que la nueva variante del COVID-19 no está fuera de control

Durante la conferencia de prensa, el quien trató el tema de la variante del COVID-19 fue Michael Ryan, jefe de emergencias de la OMS. Entre sus declaraciones, comentó que, aunque se han visto porcentajes de contagios más altos con esta cepa, aún no se encuentra a niveles que no se puedan controlar.

De hecho, mencionó que las medidas que se han aplicado hasta ahora podrían ser suficientes para mantener a raya al SARS-CoV-2 mutante. “Así que esta situación no está fuera de control en ese sentido. Pero no se puede dejar a su suerte”, continúo Ryan.

Para hacer más énfasis en este tema, comentó que las medidas “en vigor” actualmente son las adecuadas. Por lo que, desde su perspectiva, solo habría que aumentar de nuevo lo estricto de estas, para que se puedan cumplir al pie de la letra –como pasó en varias naciones al inicio de la pandemia–.

¿Controversia?

En contraste con lo comentado este lunes por Ray, el secretario de Salud británico, Matt Hancock, comentó la semana pasada que ya la situación se había salido de las manos. De hecho, llegó a mencionar que el virus podía ser desde un 40% a 70% más contagioso que el SARS-CoV-2 original.

En consecuencia, el que circule libremente aumenta exponencialmente el riesgo de contagio y la posibilidad de que el sector de la salud colapse de nuevo ante una ola incontrolable de nuevos casos.

Para responder a la posible crisis

Hasta el momento, la nueva variante del COVID-19 es un tema poco conocido, incluso para la OMS. Sin embargo, no ha perdido tiempo a la hora de dar instrucciones sobre cómo lidiar con esta nueva e inesperada amenaza.

 “Necesitamos hacer lo que hemos estado haciendo, es posible que tengamos que hacerlo con un poco más de intensidad y durante un poco más de tiempo para asegurarnos de que podemos controlar este virus”, explicó Ryan.

En pocas palabras, la OMS ha llamado al mundo a retomar las medidas utilizadas contra el COVID-19 a inicios de año. Pero, en esta ocasión, se deberán redoblar los esfuerzos y las restricciones de forma que se pueda estar a la par con la rapidez a la que el nuevo SARS-CoV-2 puede transmitirse.

 

Escribir un comentario