Las noticias sobre el COVID-19 no han dejado nuestra puerta desde que comenzaron a inicios del 2020. Ahora, casi un año más tarde, la enfermedad que ha sumido al mundo en una pandemia continúa sorprendiéndonos. Para esta oportunidad, el mérito ha sido de la reciente cepa mutante de coronavirus ubicada en el Reino Unido.

Desde su primer avistamiento, poco menos de una semana atrás, su aparición ha causado preocupaciones no solo en la isla bretona, sino también en el resto del mundo.

Justo ahora, aún no es mucho lo que se sabe de forma concreta con respecto a la cepa mutada del virus SARS-CoV-2. Sin embargo, existen algunos puntos comunes que ya podemos usar como conocimiento base sobre esta inesperada mutación de la enfermedad.

Aparece la mutación ‘N5017’

La mutación ha recibido el nombre de N5017, por los cambios que presenta específicamente en la proteína pico del SARS-CoV-2. Como sabemos, el rol de esta es permitir que el virus pueda adherirse a las células humanas, conquistarlas y, desde allí, multiplicarse para llegar a más células.

Ahora, si el organismo quiere evitar que esto pase, debe desarrollar defensas que neutralicen o eliminen dichas proteínas pico. No obstante, si estas mutan, hacen que la tarea se haga más complicada ya que: a) el organismo podría no reconocer la enfermedad y no reaccionar ante esta y b) las diferencias de estructura puedan hacer al virus más eficiente ya sea a la hora de esparcirse como a la de causar daños en el organismo.

Como ya lo mencionamos, al inicio de la semana se dieron las primeras noticias sobre la existencia de una “nueva variante de coronavirus” en el territorio del Reino Unido. Esto según la perspectiva dada por la Cámara de los Comunes (cámara baja) poco después de que se supiera de la situación.

Por su parte, desde que el secretario de salud británico, Matt Hancock, tuvo que dar esta noticia inicial, al menos 60 localidades diferentes han registrado casos de COVID-19 con la cepa mutante. Actualmente, casi se alcanzan los mil casos afectados por la cepa mutante del coronavirus. De estos, la gran mayoría se única en el sur de Inglaterra.

¿La nueva cepa mutante del coronavirus se contagia más rápido?

Una de las primeras opiniones compartidas por Patrick Vallance, científico del gobierno británico, señala que la cepa mutante del coronavirus parece estarse moviendo a una posición “dominante” entre los casos reportados de COVID-19. En otras palabras, su presencia entre los casos activos se hace poco a poco más prominente.

En general esto podría explicarse ya que, según las observaciones de Peter Openshaw, profesor e inmunólogo del Imperial College of London, el nuevo SARS-CoV-2 mutante parece ser un 40% o 70% más transmisible que su primera versión.

No es raro que, a estas alturas, nos topemos con mutaciones de coronavirus variados. De hecho, tan solo del novedoso COVID-19 ya se han encontrado 300 mil cepas mutantes en todo el mundo, según comentaba el genetista francés Axel Kahn.

Ahora, a pesar de que se han identificado algunas por su mortalidad, por su velocidad de contagio o simplemente por su existencia, casi ninguna se ha hecho tan notoria como esta. De hecho, ya existe la opinión de que, debido a su existencia, el número de personas inmunes al SARS-CoV-2 deberá ser mayor al inicialmente esperado si deseamos poner un punto final a la pandemia.

¿Debemos temer por casos más graves de COVID-19?

En general, la tendencia de esta cepa mutante del coronavirus ha sido la de trasmitirse rápido, pero no la de golpear con más fuerza. En otras palabras, a pesar de que su presencia ha implicado un aumento de casos en 60 localidades bretonas durante diciembre, el número de cuadros graves de COVID-19 no es inusualmente mayor.

Poniendo entonces atención en este punto, por ahora, se dice que “no hay nada que sugiera” que esta mutación del virus sea más letal. Esto según la perspectiva ofrecida por el profesor de la Universidad de Liverpool, Julian Hiscox.

¿Qué se ha hecho para contrarrestarla?

Desde su detección a inicios de la semana, la cepa mutante del coronavirus ha causado el cierre de los condados de Essex (este de Inglaterra) y de Kent, junto a su capital londinense. Por ahora, estos territorios se mantendrán en estado de emergencia con bares y restaurantes cerrados. Con esta medida, se involucra y protege la salud de al menos 16 millones de habitantes.

Por su parte, Inglaterra no ha sido la única en reaccionar. Desde el pasado domingo, variadas naciones han suspendido los vuelos internacionales al territorio británico. Entre dichos países nos encontramos, por ahora, con: Bélgica, Alemania, Italia y Rumania.

¿Afectará la cepa mutante del coronavirus los planes de vacunación?

Existen, en este momento, las dos posibilidades. Por un lado se plantea que si la mutación de la cepa y la proteína espiga son muy distintas, la vacuna no será capaz de “entrenar” al organismo para reconocer la amenaza y defenderse.

Sin embargo, se comenta que, con opciones de vacunas que superan el 95% de eficiencia –y  que se probaron contra distintas cepas de SARS-CoV-2–, incluso si parte de la proteína pico cambia, la eficiencia de la vacuna solo bajaría un poco pero igual debería ser capaz de contrarrestar el virus.

Esto según la opinión dada a The Guardian por el subdirector general del Laboratorio Europeo de Biología Molecular y codirector de su Instituto Europeo de Bioinformática en Cambridge, Ewan Birney.

Igualmente, estas suposiciones se dan desde un punto de vista preliminar, ya que aún no se tienen muchos datos de la estructura de la nueva cepa del COVID-19. Para cambiar esto, los científicos de Porton Down ya se encuentran investigando el patógeno recién descubierto.

La nueva cepa mutante del coronavirus y el mundo

Ya el ministro de salud bretón a dado a conocer la situación a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por ahora, esta solo ha comentado los mismos detalles que ya se conocen de la mutación; es decir que se trata de una versión más contagiosa y que, podría afectar la efectividad de algunos medicamentos y vacunas.

Probablemente, si deseamos tener más información detallada al respecto será necesario esperar a que culminen investigaciones como las realizadas en Porton Down.

Por ahora, luego de todo el revuelo que ha causado la cepa mutante del coronavirus en Inglaterra, nuevos casos de ella se ubican en otras partes del mundo. Según reportó la OMS, Dinamarca tiene el mayor número de casos fuera de Inglaterra, con nueve en total. Luego de esto, los Países Bajos y Australia han reportado un caso cada uno.

Con esto presente, la OMS instó a Europa a aumentar sus medidas de seguridad y de control para poder ofrecer un flanco de contención unido y eficiente a esta nueva cepa mutante del coronavirus.

Escribir un comentario