Al mismo tiempo que cada vez pasamos más horas de nuestro día a día mirando a una pantalla, las posibilidades de ser tu propio jefe van en aumento gracias a las diferentes herramientas que permiten dar el primer paso casi sin ninguna inversión. Ahora bien, esta ventaja también tiene su contracara: ¿cómo destacarse de los cientos de miles de personas y marcas que están en tu misma situación? A continuación, algunas respuestas a esa pregunta que podrían serte más que útiles.

Alcanza con abrir los portales de noticias para encontrar casos de empresas locales o internacionales que comenzaron con un pequeño ordenador en una pieza de la casa de los padres. Lo cierto es que los grandes avances en términos de conectividad permiten que millones de personas puedan acceder a internet desde cualquier sitio, produciendo a su vez una oferta y demanda constante. Las denominadas empresas unicornios son furor en todo el mundo, ya que con inversiones mínimas o nulas alcanzaron excelentes rendimientos.

Ahora bien, no es soplar y hacer botellas. Si bien internet pone a nuestra disposición y a un puñado de clics de distancia todo lo necesario para resolver muchas cuestiones que antes podías demorarnos meses, también hay que considerar que miles de personas están en esa misma situación, aumentando la competencia drásticamente. De esta manera, comenzar un emprendimiento online puede resultar sencillo, pero resulta muy importante tener en cuenta algunas cuestiones. Vamos a echarles un vistazo.

Marketing online: la clave de todo éxito

Así como muchas de nuestras costumbres se vieron modificadas por la llegada de internet, el marketing es una de las áreas que más cambios vivió en el cambio de siglo. Hoy en día, realizar una publicidad en Facebook de manera eficaz es igual de complejo que pensar una publicidad para televisión o radio. El tema, claro, es la competencia con millones de contenidos en simultáneo en las redes sociales.

Por eso, priorizar el marketing online es una de las claves para sacarles ventaja a esos competidores. Por suerte, no hace falta gastar una gran cantidad de dinero en ello gracias a las apps y sitios web que existen.

Investigación de mercado: el primer gran paso

Un grave error antes de empezar un emprendimiento es no realizar una investigación de mercado: ¿cuántas otras marcas ofrecen lo mismo que tú? ¿Qué aportas tú de diferente? ¿Hay un público tan extenso como para que haya tanta oferta? Internet puede provocar la falsa ilusión de que todo es sencillo y que el éxito de otra marca es simplemente utilizar bien Instagram. Si bien eso es importante, no es lo único, y hay que saber bien qué y cómo ofrecer un producto o servicio. La previsión antes de comenzar evitará cualquier clase de dolor de cabeza.

Branding: la primera impresión cuenta

Otra gran equivocación de una marca en el mundo web es salir al ruedo sin tener bien definida su imagen. Nada genera más desconfianza que una marca que varía constantemente tanto en su imagen como en sus formas de comunicación. En esa misma línea, el branding es otro paso previo de vital importancia: un logo reconocible y potente, una paleta de colores sostenida, valores bien transmitidos serán lo que convertirán a un usuario en cliente. Por supuesto, también existen herramientas en línea para ayudarte con ello.

Posicionamiento SEO: cómo ser siempre visible

Por último, el posicionamiento SEO es otra cuestión a trabajar seriamente: la diferencia entre estar en la primera página (y, sobre todo, en los primeros puestos), a figurar en la segunda es radical. Que tus productos y servicios sean claros y reconocibles para aquellos que los buscan es una de las claves de los éxitos en negocios del siglo XXI.