Ojo de una mujer que no parece tener enfermedad óptica alguna.

Un equipo de científicos ha logrado restaurar la visión de la mayoría de los pacientes diagnosticados con una enfermedad hereditaria denominada neuropatía óptica hereditaria de Leber (LHON) usando una terapia génica novedosa.

En un artículo en la revista Science Translational Medicine, informan los resultados del ensayo de fase III en el que probaron la efectividad y seguridad del tratamiento en los humanos.

Para sorpresa de los investigadores, este resultó efectivo para ambos ojos incluso aunque solo se aplicara en un solo ojo en cada participante. Dicho esto, aunque el método aún se encuentra en fase experimental, promete restaurar la vista de las miles de personas que padecen dicha condición.

Neuropatía óptica hereditaria de Leber (LHON)

Por lo general, asociamos la pérdida de la visión como un sintoma de envejecimiento; sin embargo, existe una enfermedad genética que da lugar a la ceguera incluso entre las personas más jóvenes.

LHON destaca como la forma más común de ceguera mitocondrial, la cual ataca a las células ganglionares de la retina dejando severos daños en los nervios ópticos. Las estimaciones sugieren que alrededor de 1 de cada 30,000 personas llegan a padecerla, siendo más común en los hombres de entre 20 y 30 años.

Como explica el oftalmólogo José-Alain Sahel, de la Universidad de Pittsburgh, los pacientes pierden rápidamente la visión, en un período que puede tomar de semanas a días. Y dado que las causas son meramente genéticas, los médicos tienen muchas dificultades en el manejo de la enfermedad.

Una terapia génica capaz de detener el progreso de la enfermedad óptica

Los investigadores han estado probando una terapia génica para tratar esta enfermedad óptica, y lograron avanzar con éxito hasta la fase 3. El tratamiento consiste en inyectar material genético personalizado en el ojo para contrarrestar los genes que funcionan mal y que producen la afección. En este, el objetivo es una mutación m.11778G> A en el gen MT-ND4.

Durante los ensayos de fase III, los investigadores administraron un vector viral modificado rAAV2/2-ND4 a 37 pacientes, cada uno en un solo ojo. En el otro ojo, en lugar de la terapia génica, recibieron una especie de placebo.

Después del tratamiento, estos mostraron una mejora significativa en su visión de más de 15 letras en la clasificación propuesta por el Early Treatment Diabetic Retinopathy Study (ETDRS). Aquellos pacientes en los que la enfermedad aún estaba en etapas tempranas vieron una mejora mayor.

Tratamiento efectivo para ambos ojos aunque solo se aplique en uno

Pero además de resultar efectivo para mejorar la visión en el ojo que recibió el tratamiento, los investigadores también notaron algo que no figuraba entre sus expectativas iniciales. La terapia génica logró solventar la enfermedad óptica en ambos ojos, y no solo en el que la recibió.

“Esperábamos que la visión mejorara en los ojos tratados únicamente con el vector de terapia génica”, dijo el neuro-oftalmólogo Patrick Yu-Wai-Man , de la Universidad de Cambridge. “De manera bastante inesperada, ambos ojos mejoraron para el 78 por ciento de los pacientes en el ensayo siguiendo la misma trayectoria durante dos años de seguimiento”.

Una terapia génica que puede salvar a los pacientes con esta enfermedad de la ceguera

Los investigadores creen que la terapia de reemplazo del gen MT-ND4 rescata a las células ganglionares de la retinas afectadas, impidiendo que la enfermedad progrese al punto de causar ceguera.

Por ello se refieren a ella como una opción que puede “cambiar la vida” de los pacientes, considerando que, en la actualidad, menos del 20 por ciento de los pacientes logra recuperar su vista.

“Como alguien que trata a estos pacientes jóvenes, me frustra mucho la falta de terapias efectivas. Estos pacientes pierden rápidamente la visión en el transcurso de unas pocas semanas a un par de meses”, comenta Sahel. “Nuestro estudio ofrece una gran esperanza para tratar esta enfermedad cegadora en adultos jóvenes”.

A pesar de ello, aún no está claro cómo es que la terapia llega a ser efectiva no solo en uno de los ojos, sino en ambos. Entre las teorías figura que el vector viral que se inyecta se replique y propague a otros tejidos tal como lo haría un patógeno en una infección a través de algunos medios de difusión interocular.

Pero tampoco podemos pasar por alto la versatilidad de la terapia génica en cuestión, pues no solo podría ser útil para la enfermedad óptica. También promete sentar las bases para tratamientos para otras enfermedades mitocondriales.

Referencia:

Bilateral visual improvement with unilateral gene therapy injection for Leber hereditary optic neuropathy. https://stm.sciencemag.org/content/12/573/eaaz7423

Gene therapy injection in one eye surprises scientists by improving vision in both. https://www.cam.ac.uk/research/news/gene-therapy-injection-in-one-eye-surprises-scientists-by-improving-vision-in-both