Vacunarse implica más que un pinchazo de una inyección. Las vacunas deben cumplir con un mantenimiento de la cadena de frio durante el traslado, conservación y manipulación para que su función sea realmente exitosa. Es aquí donde entra el Internet de las cosas y los grandes avances que se han logrado hasta ahora en esta área.

A forma de aclaratoria, se denomina cadena de frío a un “proceso organizado de distribución, transporte, manipulación, conservación y almacenamiento en condiciones óptimas de luz y temperatura, garantizando en todo momento la inmunogenicidad y la eficacia protectora de las vacunas, desde que se produce la salida del laboratorio fabricante hasta el momento de la administración de la vacuna a los pacientes”, así lo define el Comité Asesor de Vacunas de España.

Una vez aclarado esto, podemos continuar. Si bien en cierto que la vacuna de Pfizer BioNTech contra el COVID-19 ha sido aprobada por los organismos de salud del Reino Unido y Estados Unidos, hacerlas llegar a las instituciones autorizadas para su aplicación no es un proceso tan fácil.

Las vacunas contra el COVID-19  deben mantenerse a 70°C bajo cero

Las vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2 deben mantenerse a una temperatura específica de menos de 70 grados Celsius. Una alteración en este patrón las dañarías. De aplicarse desconocemos las consecuencias que podría tener para nuestra salud.

En vista de ello, las soluciones IoT cobran protagonismo, ya que permiten monitorear y controlar la temperatura de las vacunas durante su traslado.

Tecnología SenseAware ayudaría en el traslado de las vacunas

SenseAware es una tecnología IoT desarrollada Fedex Corporation para monitorear envíos. A este servicio de información se le han añadido nuevas capacidades. Entre ellas, Bluetooth Low-Energy (BLE), una tecnología que envía información sobre ubicación y temperatura del paquete cada dos segundos.

Este sistema es tan efectivo que no solo monitorea la temperatura de las vacunas, sino que “puede ajustar de manera proactiva las rutas de transporte si el clima o los retrasos en el tráfico amenazan con afectar los tiempos de entrega”.

Básicamente BLE permite que las personas involucradas en el traslado de las vacunas se mantengan informadas prácticamente en tiempo real de su estado. Un proceso seguro y confiable.

Escribir un comentario