El estudio de los trastornos depresivos nos ha dejado conocer cada vez un poco más sobre ellos. Sin embargo, incluso ahora quedan muchos detalles sobre su funcionamiento y tratamiento que no conocemos. Como otro ejemplo de esto, ahora ha surgido una nueva investigación que sugiere al conocido fármaco ketamina como una alternativa para tratar la depresión.

Como sabemos, esta droga inicialmente se probó como anestesia y  también como medicamento de alivio del dolor general. Incluso, este año se llegaron a estudiar sus capacidades de “apagar” nuestro cerebro.

Sin embargo, ninguna de estas funciones parece venirle tan bien como el funcionar como fármaco contra la depresión. Específicamente, según la investigación realizada por las universidades canadienses McGil, Montreal y Carleton, la ketamina actúa por procesos específicos en las proteínas del cerebro que le permiten activar sus capacidades antidepresivas.

El desafío de los antidepresivos

La investigación que se publicó recientemente en la revista Nature nació debido a la falta de alcance de los antidepresivos actuales. A pesar de que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son efectivos, no tienen el tiempo de reacción más favorable. De hecho, se necesitan semanas para que los pacientes sientan sus efectos.

Además, por si fuera poco, estos en realidad no funcionan en todo el mundo. De hecho, el 30% de los pacientes con trastornos depresivos no responden a estos medicamentos en absoluto. Claramente aún hay carencias en esta área que se deben resolver.

La ketamina como una nueva solución para tratar la depresión

Por su parte, la investigación probada en un modelo de ratones, confirmó que la ketamina podría ser ese medicamento que necesitamos para poder tratar la depresión. Según se sabe, esta droga tiene la capacidad de mostrar sus efectos sobre el organismo en horas. Por lo que puede resultar mucho más atractiva que sus contrapartes más tradicionales.

Gracia a esto, desde el 2019 el fármaco se aceptó oficialmente como medicamento antidepresivo. No obstante, un detalle que ha frenado su expansión a gran escala: aún no se conocen los procesos detrás de su éxito.

En otras palabras, se logró comprobar que la ketamina era efectiva para tratar la depresión. Pero, en general, no se delimitó en su momento el por qué.

Ahora, la nueva investigación se ha movido a niveles moleculares en el cerebro para poder entender los procesos detrás del éxito de la droga. Al final, todo se ha reducido a su interacción con un grupo de proteínas encargadas del desarrollo de la memoria.

El proceso detrás de la efectividad de la ketamina

Específicamente, el grupo de proteínas que interactúan con la ketamina en el cerebro se conocen como 4E-BP. Estas se involucran tanto en los procesos de las neuronas excitadoras como de las inhibidoras y, si están en gran cantidad, frenan la acción de la ketamina.

Ahora, cuando las 4E-BP se retraen, la ketamina tiene la oportunidad de actuar en el cerebro y su efecto puede ayudar a tratar la depresión. Ya que, gracias a este, pueden tomar “control” tanto de las neuronas excitadoras como inhibidoras, pudiendo entonces tener acceso a los puntos de “activación” del cerebro y modificadores del comportamiento.

¿El inicio de un cambio?

Para los investigadores, sus descubrimientos presentan un primer paso en el entendimiento de la acción de la ketamina en nuestro cerebro. Hasta ahora, el fármaco sigue siendo riesgoso, ya que su consumo puede generar adicción.

Sin embargo, al comprender exactamente qué áreas de nuestra mente afecta y con qué elementos interactúa, podremos pulir los tratamientos para hacerlos más efectivos, a la vez que se disminuyen o controlan los riesgos.

En estos momentos, como sabemos, la ketamina ya se usa para tratar la depresión. No obstante, será el estudio profundo de esta área el que verdaderamente nos permitirá sacar todo el provecho posible a las funciones de esta droga.

Referencia:

Antidepressant actions of ketamine engage cell-specific translation via eIF4E: https://doi.org/10.1038/s41586-020-03047-0

Escribir un comentario