Mujer embarazada con mascarilla contra el coronavirus con una mano hacia el frente y otra sobre su abdomen.

Tras la decisión del regulador sanitario estadounidense de dejar a consideración de la paciente y el médico la administración de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNtech durante el embarazo, el mundo se ha inundado de nuevas dudas.

Y es que el Reino Unido ha sido muy específico al desaconsejar a estos casos de solicitarla, incluso aunque figuren entre los grupos prioritarios como trabajadoras de la salud. De modo que la posición de ambos reguladores es contraria a efectos prácticos, pero lo cierto es que aún no hay evidencia concreta de que haya algún riesgo, pero tampoco de que no lo haya.

Pero entonces, ¿es seguro aplicar el medicamento a mujeres embarazadas? ¿Qué criterios deben aplicarse para escoger a las destinatarias del mismo? ¿Vale la pena arriesgarse para protegerse del coronavirus?

La ficha técnica para destinatarios y proveedores de la vacuna

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés), ha causado revuelo con su hoja técnica para destinatarios y cuidadores del medicamento más esperado este año.

En la ficha podemos leer que el posible receptor de la vacuna deberá informar a su proveedor si cumple con una serie de condiciones; entre ellas figura estar embarazada, tener la intención de estarlo próximamente, o estar en el período de lactancia.

Esto, por supuesto, es un paso esencial antes de que el proveedor médico decida si el individuo en cuestión cumple con el perfil para recibir el medicamento. Lo que realmente ha llamado la atención es un pequeño apartado en la página 4, donde dejan a decisión de la paciente la posibilidad de recibir la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNtech si hay un embarazo.

“Si está embarazada o amamantando, discuta sus opciones con su proveedor de salud”, escribe el regulador en su ficha técnica.

¿Por qué la FDA está dejando la opción a consideración de las embarazadas y sus médicos?

Mujer embarazada tocando con una mano su abdomen y con otra sosteniendo una jeringa que podría contener una vacuna contra el coronavirus.

Un artículo publicado recientemente en el New York Times parece tener la explicación. El comité de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) parece haber tomado dicha decisión debido a la cantidad de mujeres que figuran en el grupo prioritario actual.

La mayoría de los trabajadores de la salud son mujeres. De hecho, en un informe en STAT News, los investigadores de la Universidad Johns Hopkins estimaron que aproximadamente 330.000 de estas “estarán embarazadas o amamantando a medida que se distribuyan las dosis iniciales de vacuna”. A ello sumamos la posibilidad de que muchas otras podrían quedar embarazadas en las semanas posteriores a la administración de las dos dosis de vacuna estipuladas.

Escasa evidencia del efecto de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNtech durante el embarazo

Como muchos saben, los ensayos clínicos de fase III de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNtech excluyeron a ciertos grupos de personas, como las mujeres con embarazo confirmado y niños. Sin embargo, alrededor de dos docenas de las voluntarias que la recibieron quedaron embarazadas durante el desarrollo de dichas pruebas.

Por fortuna, ninguna de ellas informó complicación alguna asociada al medicamento. Esto pudo haber servido de motivación para el comité de los CDC para dejar a consideración de la paciente y el médico la recepción del mismo.

Siendo realistas, incluso aunque se tomen las previsiones pertinentes, la distribución masiva de las vacunas incluirá a mujeres que ni siquiera saben que está embarazadas; y cómo no, también a mujeres que quedarán embarazadas entre una dosis y la otra.

Respecto a ello, Paul Offit, uno de los expertos que recomendó la aprobación de uso de emergencia de la vacuna a la FDA la semana pasada, dijo que lo importante es monitorear. El riesgo parece ser menor de lo que se ha planteado.

No existe un riesgo real durante el embarazo debido a la tecnología usada por Pfizer-BioNtech para fabricar su vacuna contra el coronavirus

Vincenzo Berghella, médico que se especializa en embarazos de alto riesgo en el Hospital de la Universidad de Jefferson, dice que “este tipo de vacunas no contienen un coronavirus vivo, por lo que no deberían causar ningún problema al feto”.

En otras oportunidades hemos hablado de la tecnología de ARN mensajero utilizada por el dúo fabricante para diseñar su candidata contra COVID-19. A diferencia de otras, esta no se produce con virus completos debilitados o inactivados, sino con moléculas de ARN mensajero.

Mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de enfermar gravemente por COVID-19

Por lo general, los ensayos clínicos de vacunas excluyen a mujeres embarazadas, pero existen excepciones, como en la influenza, ya que estas tienen mayor riesgo de enfermar gravemente. Algo similar pasa con la COVID-19.

De hecho, los datos de los CDC revelan que, de las más de 44,000 mujeres embarazadas en Estados Unidos que dieron positivo para la enfermedad, más de 8,500 fueron hospitalizadas. Al menos 300 de ellas requirieron cuidados intensivos, y 57 han muerto.

“Si contraen la enfermedad grave, lo que significa que contraen neumonía y necesitan oxígeno, tienen un riesgo ligeramente mayor de necesitar ser intubados y terminar en la unidad de cuidados intensivos, y tal vez incluso morir”.

Dicho esto, Berghella dice considera importante incluir a las mujeres embarazadas entre las prioridades de vacunación. Pero incluso aquellas que prefieran prescindir del medicamento por su condición, podrían simplemente apegarse a las medidas preventivas habituales. Esto es, usar mascarilla, lavarse las manos y practicar la distancia social. Como vemos, la decisión parece depender de un balance riesgo-beneficio.

Referencias:

C.D.C. Panel Recommends Pfizer Vaccine for Patients as Young as 16. https://www.nytimes.com/2020/12/12/health/covid-vaccine-teens-cdc.html

FDA: Leave the door open to Covid-19 vaccination for pregnant and lactating health workers. https://www.statnews.com/2020/12/09/covid-19-vaccine-shoud-be-option-for-pregnant-lactating-health-workers/