Hombre con barba de perfil, foto en blanco y negro.
Vía Pxfuel.

La actual crisis del COVID-19 ha puesto al mundo de cabeza y en lo que ha sido ya casi un año, ha cambiado profundamente nuestra forma de vivir. Nuevos hábitos se han creado y otros viejos han tenido que quedar en el olvido. Incluso, nuestra imagen personal durante la pandemia del coronavirus ha tenido que cambiar para ajustarse a las nuevas medidas de bioseguridad, tal como le ocurrió a quienes solían usar barba.

En los principios de la pandemia, se detectó que el COVID-19 era capaz de sobrevivir hasta por nueve días en distintos tipos de superficies. Como consecuencia, se temía que el contagio de la enfermedad no solo se diera persona a persona, sino a también a través de espacios contaminados.

Con el paso del tiempo, se han ido creando diferentes pruebas de detección del SARS-CoV-2 en las superficies, aunque no todas son igual de eficientes. Igualmente, se ha aprendido un poco más sobre el comportamiento del virus sobre ellas y su capacidad de contagio. Lastimosamente, no se ha hecho lo mismo con un elemento como el vello facial, por lo que, este ámbito se mantiene bastante incierto.

¿El coronavirus puede quedar atrapado en una barba?

Esta es una de las primeras preguntas que nos podemos hacer a la hora de pensar en usar barba durante la pandemia del coronavirus. En el mundo de la ciencia, a las suferficies inanimadas se las conoce como fómites. Por esto, los contagios que ocurren a través de ella se conocen como transmisiones fómite.

Todo esto según explica el Dr. Anthony Rossi, dermatólogo experto del Memorial Sloan Kettering Cancer Center. En general, los pomos de las puertas, la superficie de una mesa, el asa de una taza y hasta la barba de una persona pueden considerarse superficies fómites.

Gracias a investigaciones posteriores sobre el COVID-19, se conoce que dependiendo de la porosidad de la superficie, el virus es capaz de adherirse más o menos a ella. Sin embargo, a pesar de que se entiende que el SARS-CoV-2 puede quedar atrapado en la barba así como en el cabello en el las cejas, no se tienen muchos más datos al respecto.

¿Cuánto tiempo puede sobrevivir el SARS-CoV-2 en el vello facial?

Otra de las preguntas que vienen de la mano una vez que queda claro que usar barba durante la pandemia sí implica tener una superficie más a la que puede adherirse el coronavirus, nos queda preguntarnos entonces… ¿cuánto tiempo puede sobrevivir ahí?

Se ha comprobado que materiales más lisos como el metal suelen mantener el virus vivo por menos tiempo. En paralelo, otros elementos como el cartón ofrecen las condiciones para permitirle subsistir durante más días. Por ahora, esta información no se tiene clara para la barba o cualquier otro tipo de vello facial.

Afortunadamente, a pesar de que no está claro cuánto puede sobrevivir el virus allí, investigaciones como la publicada por los investigadores Mario U Mondelli, Marta Colaneri, Elena M Seminari, Fausto Baldanti y Raffaele Bruno en The Lancet nos dan un rayo de esperanza.

Esto debido a que su investigación sobre la transmisión del virus a través de fómites ha mostrado que, debido a la poca carga viral de las poblaciones de SARS-CoV-2 en estas superficies, el riesgo de contagio suele ser muy bajo. Por lo que, nuevamente, sigue siendo más importante mantenerse atento a las reglas de bioseguridad, higiene y distanciamiento que ya se conocen.

Lo mejor es dejar de usar barba mientras pasa la pandemia del coronavirus

Sabiendo esto, se podría creer que usar barba durante la pandemia del coronavirus entonces no representa ningún problema. Pero, esto en realidad no es así. Es solo que el foco de la preocupación no se ha ubicado donde corresponde.

En general, si una barba es muy larga o frondosa, no permitirá que el tapabocas se ajuste herméticamente al rostro. Como consecuencia, las partículas de SARS-CoV-2 que flotan por el aire podrán colarse por allí y llegar directamente a nuestra boca y/o fosas nasales (dos puntos de contagio claves).

Por este motivo, durante la pandemia lo mejor será que mantengas un estilo de barba más comedido, que no perjudique la acción del tapabocas; o que, por mayor comodidad, solo te afeites por completo –al menos mientras la crisis pasa–.

Referencias:

Low risk of SARS-CoV-2 transmission by fomites in real-life conditions: https://doi.org/10.1016/S1473-3099(20)30678-2