El regulador del sector salud en Brasil, Anvisa, ha puesto en duda la transparencia de los pasos que han seguido los desarrolladores de la vacuna contra el coronavirus de China para obtener la aprobación de emergencia.

Y es que Joao Doria, del estado de Sao Paulo y posible candidato presidencial para las elecciones de Brasil, informó el lunes que se habían cambiado los planes planteados inicialmente en torno a la aprobación del medicamento.

En lugar de hacer una solicitud de uso de emergencia, para CoronaVac, como han hecho otras asociaciones como Pfizer-BioNtech, solicitarán la aprobación definitiva, lo cual ha generado fuertes críticas.

Anvisa cuestiona los criterios de China para solicitar la aprobación

Como indicamos en una nota previa, Brasil constituyó el escenario perfecto para llevar a cabo la fase III de los ensayos clínicos de CoronaVac, la vacuna fabricada por la farmacéutica china Sinovac Biotech.

En nuestra recopilación de vacunas contra COVID-19 más avanzadas, hablamos de los resultados publicados por el fabricante sobre las pruebas. Aunque para entonces, alrededor de 60,000 personas habían participado en los ensayos de fase III, aún no han presentado un avance preliminar de sus hallazgos.

Ahora bien, a pesar de figurar como una de las más prometedoras a mediados de año, la historia ha cambiado. Las vacunas estadounidenses y europeas, incluso con los inconvenientes que han atravesado, parecen haberla superado tanto en desarrollo como en transparencia.

Solicitud de aprobación en diciembre

Y es que el regulador sanitario de Brasil, Anvisa, acusó el lunes a China de aplicar criterios poco transparentes para obtener también la aprobación de uso de emergencia de su vacuna contra el coronavirus.

“Los criterios chinos aplicados para otorgar la autorización de uso de emergencia en China no son transparentes”, dijo Anvisa en un comunicado reciente. El regulador envió a un grupo de técnicos en el tema a inspeccionar la planta de Sinovac Biotech en Beijing a principios del mes de diciembre.

Con la declaración de Doria, las críticas se han intensificado, a pesar de que la buena nueva promete controlar el brote en el país de Suramérica más afectado hasta ahora. El gobernador también dijo la semana pasada que se espera iniciar con la vacunación masiva el 25 de enero en Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil. Pero hasta el momento, la solicitud para aprobación definitiva se presentará el 23 de diciembre.

Gobierno de Brasil desconfía de la vacuna china contra el coronavirus

Sin embargo, conviene recordar que hay intereses y desconfianza política de por medio, sobre todo de parte del actual gobierno de Brasil, liderado por el excéntrico Jair Bolsonaro.

Durante un discurso en octubre, el presidente brasileño dijo: “¡La vacuna de China no la compraremos; es decisión mía!”. La razón es que, a su parecer, China “no transmite suficiente seguridad a población porque el virus nació allí”.

Bien sabemos que las investigaciones sobre el origen del coronavirus todavía están en proceso, mientras el mundo se prepara para recibir las vacunas. Sobre esto, la Organización Mundial de la Salud no ha descartado la posibilidad de que el brote iniciara en otro lado, pero para líderes extremistas la pandemia sigue teniendo carácter conspirativo.

Pero el desagrado no viene solo por la política de Brasil, sino también por la de China. En su comunicado, Anvisa también advirtió que hay una fuerte “influencia de cuestiones relacionadas con la geopolítica” en la promoción de la vacuna China contra el coronavirus en Brasil y el resto del mundo.

Recordemos también que CoronaVac fue desarrollada por el laboratorio privado chino Sinovac en asociación con el Instituto Butantan de Sao Paulo. Bolsonaro se ha referido a dicho proyecto como una herramienta política tanto del gobernador del estado de Sao Paulo, quien figura como su principal contrincante en las próximas elecciones, y del gobierno comunista liderado Xi Jinping.

Por su parte, el gobierno central de Brasil ha dicho que garantizará el acceso a 300 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus no fabricadas por China. Estas incluyen la de la asociación de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca y el instituto brasileño de salud Fiocruz, y la iniciativa internacional Covax Facility. Mientras que también se han apartado otros 70 millones de dosis de la vacuna del dúo Pfizer-BioNtech.

Referencia:

Brazil drug agency questions ‘transparency’ of China vaccine. https://medicalxpress.com/news/2020-12-brazil-drug-agency-transparency-china.html

Escribir un comentario