Para mejorar el tránsito intestinal, por lo general es necesario modificar la dieta, pero el caso descubierto por los investigadores incluye un ingrediente poco común. Hace unos 1,000 y 1,400 años atrás, un hombre pudo haber muerto por un caso de estreñimiento extremo que lo llevó a alimentarse solo de saltamontes durante sus últimos meses de vida.

La historia proviene del estudio de los restos momificados de un hombre que vivió en los cañones del Bajo Pecos de Tejas en algún momento de dicho período. Y según indican los investigadores a cargo del caso, para que la causa de su estreñimiento fue la enfermedad de Chagas.

Un cuerpo momificado en Tejas

Los restos del hombre se habían momificado gracias a las condiciones áridas de la zona, y se mantuvieron preservados hasta 1937. Fue entonces cuando un hombre llamado Guy Skiles encontró el cuerpo en un refugio rocoso cerca de la unión de Río Grande y Río Pecos al sur de Tejas.

La momia se alojó en un pequeño museo hasta 1968, cuando el Instituto de Cultura de Tejas llevó a cabo una serie de estudios para conocer su historia. Pero no fue sino hasta 1986 que los científicos la describieron en la revista Plains Anthropologist.

Un caso de estreñimiento extremo y megacolon

Pero han sido los estudios más recientes los que han revelado los detalles más curiosos en torno a la momia de Tejas. En 2003, los investigadores informaron que encontraron 1,170 gramos de heces en el interior de la momia junto con una gran cantidad de comida que el cuerpo nunca procesó.

También notaron que el tamaño de su colon era desproporcionado, lo que los llevó a pensar que esta persona sufría de un estreñimiento grave en vida. Probablemente, incluso desnutrición, al no poder procesar los alimentos que aún yacían en sus entrañas.

En una nueva oportunidad, los investigadores analizaron los restos del hombre con estreñimiento y descubrieron que dichos alimentos eran principalmente saltamontes.

Megacolon causado por la enfermedad de Chagas

Al parecer, la causa de su malestar intestinal era la enfermedad de Chagas, causada por un parásito llamado Trypanosoma cruzi. En el transcurso de la misma, puede que se haya bloqueado el sistema gastrointestinal del hombre haciendo que se hinchara unas seis veces su tamaño normal. Esto dio lugar a una condición conocida como “megacolon”.

La inflamación impidió que los órganos procesaran bien los alimentos que ingería, al punto de llevarlo a la desnutrición. Los científicos dicen que en sus últimos días, el hombre quizás no era capaz ni de caminar ni de comer por sí solo.

Saltamontes contra el estreñimiento

Dicho esto, es probable que algunas personas lo acompañaran, ayudándolo a comer. Lo curioso es que su cuadro de estreñimiento fue tratado por sus allegados con saltamontes sin patas.

“Así que le estaban dando principalmente el cuerpo rico en fluidos, la parte aplastable del saltamontes”, dijo Karl Reinhard, profesor de la Escuela de Recursos Naturales de la Universidad de Nebraska-Lincoln, en un comunicado de la universidad. “Además de tener un alto contenido de proteínas, tenía bastante humedad. Por lo tanto, le habría resultado más fácil comer en las primeras etapas de su experiencia con el megacolon”.

Fitolitos aplastados en el colon del hombre

Otro de los hallazgos reciente lo constituyeron los fitolitos en el colon del hombre, tejidos vegetales muy delicados que, por lo general, sobreviven ilesos en su paso por el sistema digestivo humano. Sin embargo, la historia fue diferente para este hombre, cuyo colon inflamado parecía haberlos aplastado.

“Los fitolitos se abrieron, se aplastaron. Y eso significa que se ejerció una presión increíble a nivel microscópico en el sistema intestinal de este tipo, lo que resalta aún más la patología que se exhibió aquí. Creo que esto es único en los anales de la patología: este nivel de bloqueo intestinal y la presión que se asocia con él”.

Así culmina esta historia sobre un hombre de la antigüedad que tuvo el infortunio de sufrir de estreñimiento grave, pero que al menos fue alimentado con saltamontes. Detalles adicionales se publicarán en la próxima edición de The Handbook of Mummy Studies.

Referencia:

Mummy GI tracts yield evidence of early hospice care. https://news.unl.edu/newsrooms/today/article/mummy-gi-tracts-yield-evidence-of-early-hospice-care/

Escribir un comentario