Primero fue la escoba, un instrumento inventado por Shakers que haría que desde el S.XIX la limpieza se convirtiera en algo más sencillo y eficaz. En el año 1901 llegaría al mundo el primer aspirador, creado por el ingeniero Hubert Cecil Booth.

Aunque el aspirador tal y como lo conocemos hoy lo inventaría Murray Spengler, que junto con W. B. Hoover en 1908 comercializará el modelo Baby Daisy. Con el paso de los años y la evolución tecnológica, se ha conseguido crear un aparato mucho más efectivo. Toda una nueva generación que ha revolucionado la limpieza del hogar para siempre. Apto para limpiar multitud de superficies y tejidos. El aspirador llegó con la intención de cambiar la rutina de cada hogar y conseguir un resultado mucho más cercano a la perfección.

Cómo ha evolucionado el aspirador

En la actualidad, el aspirador consigue limpiar mientras desinfecta con una gran eficacia. Capaz de eliminar casi el 100% de bacterias y hongos de muchas superficies. Se han convertido en máquinas inteligentes con programas. Estos se pueden elegir y activar, según las necesidades del material que se va a limpiar. Por ejemplo, se pueden limpiar tantos suelos como alfombras, garantizando en ambos casos una limpieza profunda y perfecta. También permite aspirar líquidos en caso de que se produzca algún accidente de derrame. Otra de sus grandes funciones es la posibilidad de limpiar el sofá e incluso superficies de cristal. Esto es posible gracias a sus múltiples accesorios, según lo que el usuario necesite.

El aspirador ha conseguido que sea posible limpiar todo tipo de superficies como mármol, cerámica, moquetas. La posibilidad  de incluir accesorios permite realizar limpiezas profundas en todo el hogar: superficies de cristal, zonas del baño, de la cocina e incluso tejidos como cojines y cortinas.

Permite aspirar cualquier tipo de suciedad tanto líquida como seca y limpiar todo el hogar de una forma cómoda y sencilla. La mayoría de aspiradores actuales, cuenta con una autonomía ilimitada. De esta manera, se consigue una limpieza continua y sin paradas lo que agiliza mucho todo el proceso.

Otra gran revolución ha sido la limpieza a vapor, ya que, se puede usar en los suelos más delicados y limpiar con tranquilidad. Así el aspirador respeta y cuida la superficie que se va a limpiar en todo momento.

El aspirador es parte del presente y del futuro 

La limpieza y la tecnología van de la mano, actualmente la sociedad cuenta con una tecnología muy potente para hacer esta tarea. Gracias al aspirador se puede realizar no solo de una forma sencilla, también de una manera mucho más eficaz. Con el aspirador se consigue un resultado más cercano a la perfección que permite llegar a más zonas y con más éxito.

En el futuro se espera que este tipo de máquinas sean mucho más autónomas, que quizás la limpieza de todo un hogar se pueda realizar simplemente apretando un botón. Como ya se hace, por ejemplo con el sistema de persianas, cada vez más automatizadas.  Las tareas del hogar dejarán de ocupar tanto tiempo a la sociedad y dará paso a una época en la que limpiar sea algo secundario.

Escribir un comentario