A veces nuestros problemas llegan a ser tan complejos que pensamos que las soluciones también lo serán; sin embargo, un nuevo estudio nos recuerda que los pequeños pasos también pueden llevarnos por buen camino. En el caso del bienestar y la salud mental, algo tan simple como dormir bien, hacer ejercicio y comer más frutas y verduras crudas son tres pilares fundamentales que no debemos omitir.

Los investigadores de la Universidad de Otago llegaron a dicha conclusión tras encuestar a más de 1,100 adultos jóvenes ubicados en Nueva Zelanda y Estados Unidos. Sus resultados se detalla en la revista Frontiers in Psychology.

Una encuesta dirigida a adultos jóvenes

Un total de 1,111 adultos jóvenes entre 18 y 25 años de edad respondió una encuesta en línea dirigida a examinar diferentes aspectos de su vida diaria. Entre ellos, la cantidad y calidad típicas de sueño; nivel de actividad física; consumo de frutas y verduras crudas y procesadas, así como de comida rápida, dulces y refrescos.

También tomaron en cuenta otros factores demográficos y socioeconómicos; índice de masa corporal; consumo de alcohol; tabaquismo y condiciones de salud en general. Además, examinaron la prevalencia de síntomas depresivos a través de Escala del Centro de Depresión Epidemiológica (CES-D); y el bienestar a través de la Escala Floreciente.

Descubrieron que, entre todos estos factores, había tres que funcionaban muy bien como predictores de la salud mental y bienestar de los adultos jóvenes. Estos fueron la calidad del sueño, el ejercicio físico y la alimentación basada en alimentos naturales, no procesados.

La calidad del sueño como el predictor más fuerte de la salud mental en los adultos jóvenes

Mujer joven durmiendo con una sonrisa en su rostro.

Los investigadores notaron que los síntomas depresivos fueron significativamente más bajos para los adultos jóvenes que durmieron 9,7 horas cada noche. Pero los dormían unas 8 horas por noche, informaron más sentimientos de bienestar. Esto sugiere que el efecto positivo del descanso no solo se debe únicamente a la cantidad, sino también a la calidad.

“Esto es sorprendente porque las recomendaciones de sueño se centran predominantemente en la cantidad en lugar de en la calidad”, dice la autora principal, Shay-Ruby Wickham.

“Si bien vimos que tanto dormir muy poco (menos de ocho horas) como demasiado dormir (más de 12 horas) se asociaron con síntomas depresivos más altos y menos bienestar Es decir, la calidad del sueño superó significativamente a la cantidad de sueño en la predicción de la salud mental y el bienestar”.

De hecho, fue la calidad del sueño en lugar de la cantidad de sueño lo que destacó como el predictor más fuerte de la salud mental y el bienestar entre los adultos jóvenes. “Esto sugiere que la calidad del sueño debe promoverse junto con la cantidad de sueño como herramientas para mejorar la salud mental y el bienestar de los adultos jóvenes”, dijo Wickham.

Pasos simples pueden mejorar nuestro bienestar general

Mujer joven con brazos extendidos hacia arriba en señal de plenitud en lo que parece un parque con muchos árboles.

También descubrieron que los adultos jóvenes que consumieron 4.8 porciones de frutas y verduras crudas cada día tenían niveles de bienestar más elevados. En cambio, los que comieron menos de dos porciones, y también más e ocho porciones, mostraron menor bienestar. Es decir, los alimentos no procesados no deben omitirse; deberían consumirse con frecuencia, pero no con exceso.

El 2020 alteró totalmente los planes que teníamos este año; varios estudios han corroborado que trastornos como la depresión y la ansiedad se han extendido mucho con el confinamiento para contener los contagios. Pero la crisis también nos ha ayudado a percatarnos de cuán importantes son ciertas cosas a las que antes no prestábamos tanta atención.

Este estudio nos demuestra que cosas tan simples como dormir bien, hacer ejercicio y comer frutas y verduras naturales pueden mantener nuestro bienestar incluso en la adversidad.

Referencia:

The Big Three Health Behaviors and Mental Health and Well-Being Among Young Adults: A Cross-Sectional Investigation of Sleep, Exercise, and Diet. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpsyg.2020.579205/full

Escribir un comentario