Ya en otras oportunidades hemos hablado de los eclipses solares y de los mitos que hay a su alrededor, pero en su momento realmente no profundizamos en el por qué detrás de la ocurrencia de estos llamativos fenómenos cósmicos.

Por este motivo, es buen momento de retomar este tema y tomar un poco más de profundidad conociendo los motivos científicos y astronómicos que sustentan este fenómeno estelar.

Para esto, tomamos la experiencia de las entidades conocidas como American Astronomical Society y National Science Foundation. Gracias a las explicaciones dadas por ellas, se puede tener una idea mucho más clara de lo que son los eclipses solares y sus orígenes.

A continuación, compartiremos contigo los datos más relevantes sobre este tema. De este modo, podrás conocer todo lo que necesitas saber al respecto.

Los eclipses solares totales son una ocurrencia cósmica casi única

Un detalle que vale la pena aclarar es lo particular que resulta este tipo de eclipse solar. Después de todo, estos eclipses solares totales, que por unos minutos dejan a una parte de la Tierra en penumbras, son una curiosidad no solo de nuestro planeta, sino de todo el sistema solar.

Hasta la fecha, se han confirmado más de 200 lunas repartidas en casi todos los planetas de nuestro sistema solar –aún no se ha identificado ninguna ni en Venus ni en Mercurio–. Pero, de todas estas, solo nuestra Luna, nuestro satélite natural, parece tener las condiciones adecuadas para producir los eclipses solares totales que conocemos.

Pero… ¿por qué ocurren los eclipses solares en primer lugar?

Una vez dejado esto claro, podemos pasar a entender los motivos por los que los eclipses solares ocurren. Básicamente esto se debe a una intercepción de la órbita de la Luna con la “trayectoria” que vemos recorrer al Sol sobre nuestro cielo.

Claramente, el Sol no se mueve de su lugar, pero nuestra Tierra sí y, si se le suma a esto también el movimiento de la Luna, entonces nos encontramos con la posibilidad de que esta se “atraviese” en el camino del Sol de vez en cuando al bloquear la llegada de sus rayos a nuestro planeta.

Ahora, ¿por qué nuestra luna es capaz de propiciar estos eclipses lunares cuando otras no? Acá es donde entra un delicado equilibrio de proporciones que hacen a este fenómeno tan único.

Hablando de tamaño y diámetro, el Sol es al menos unas 400 veces mayor que la Luna. Sin embargo, nosotros no vemos estas diferencias de tamaño sobre la Tierra ya que nuestra estrella gigante se encuentra también al menos unas 400 veces más lejos de nuestro planeta que el satélite natural.

En consecuencia, las diferencias de tamaño y distancia de la Luna y el Sol con respecto a la Tierra hacen que, visualmente, ambos cuerpos celestes se “igualen”. Como consecuencia, desde acá podríamos percibir que ambos son “del mismo tamaño”. Siendo el Sol siempre solo un poco más grande.

Es justo debido a esta “igualación” que cuando la Luna se le atraviesa a Sol, esta puede cubrirlo casi por completo y dejar en sus bordes solo el delicado halo de luz que nos encanta observar –si llegamos a tener el privilegio–. Si esta proporción fuera diferente, los eclipses lunares totales no serían posibles, solo tendríamos los parciales y los anulares.

¿Cada cuánto tiempo pueden ocurrir los eclipses solares?

Eclipse anular
Los eclipses anulares dejan un “anillo” de luz alrededor del cuerpo de la Luna más grande que los eclipses totales, en los que la Luna cubre casi toda la superficie del Sol.

En general, debido a la trayectoria de la Luna y al camino que percibimos del Sol sobre nuestro cielo, sus caminos no siembre se juntan. Por ejemplo, si la Tierra hiciera un círculo perfecto alrededor del Sol y la Luna alrededor de esta, los caminos de los dos astros podrían cruzarse al menos una vez al mes.

Sin embargo, debido a las variaciones en las órbitas esto no ocurre de forma exacta y la mayoría de las veces sus siluetas ni siquiera se rozan o solo coinciden parcialmente. Debido a esto, solo existen dos nodos específicos (puntos de cruce) en los que la Luna y el Sol pueden encontrarse.

Por lo general suele tomar un aproximado de 173 días, más o menos 6 meses, para que se llegue a alguno de ellos. Sin embargo, esto solo aplica para los posibles eclipses solares totales o anulares. Por su lado, los parciales suelen ser mucho más frecuentes y menos notorios.

¿Por qué los eclipses solares no tienen fechas fijas?

Si existen estos nodos específicos y tanto la Tierra como la Luna tienen una trayectoria específica, ¿por qué los eclipses solares no tienen una fecha específica? Esto se debe básicamente a que, a pesar de que el camino que ambos astros recorren es básicamente el mismo de siempre, no es necesariamente exactamente igual.

De hecho, por un fenómeno conocido como precesión, ambos tienden a inclinar su ruta cada vez un poco más hacia el oeste. Como consecuencia, los días y épocas de convergencia en los nodos no son fijos, sino que responden a los cambios de la Tierra y la Luna.

Sobre el ciclo de Saros

Ahora, cabe destacar que esto no implica que los eclipses solares ocurran de forma totalmente errática. De hecho, estos forman parte de un enorme ciclo al que se denomina “de Saros”.

Este dura 6.585,32 días, es decir, unos 18 años, 11 días y 8 horas exactamente. Cada vez que este tiempo pasa, la Luna y la Tierra vuelven a estar en una posición “similar” a la que tuvieron al inicio del ciclo. Como consecuencia, se “repite” el eclipse ocurrido hace casi dos décadas más o menos en las mismas condiciones y en un punto de intercepción similar ante el Sol.

¿Se acabarán los eclipses totales?

Aunque esta no es una pregunta que muchos nos hagamos, la verdad es que tiene una respuesta que tal vez no nos guste tanto escuchar. Debido a que la Luna se aleja cada año unos 3,8 cm de la Tierra, podría llegar un punto en el que sus proporciones ya no sean las adecuadas para generar los eclipses solares totales.

Afortunadamente, a pesar de que los cálculos no son exactos, se plantea que este día podría estar miles o cientos de miles de años en el futuro. Por lo que, al menos durante un tiempo, la Tierra podrá seguir deleitándose con uno de los fenómenos más curiosos de nuestro sistema solar.

Si quieres disfrutar del más reciente de estos, acá de dejamos compartimos el video del recién ocurrido eclipse solar total en Argentina:

Escribir un comentario