Los avances que se han hecho en torno al COVID-19 son múltiples, pero pocos son tan notorios como este particular estudio que han juntado un test de saliva y un smartphone para crear un nuevo tipo de dispositivo de detección del coronavirus.

Según las propuestas presentadas en AAAS Science Advances este nuevo tipo de prueba podría combinar la comodidad de los muestreos de saliva con la capacidad de procesamiento de datos de los teléfonos inteligentes. Gracias a esta podría estar naciendo una forma mucho más rápida y fácil de realizar las pruebas para detectar el SARS-CoV-2.

¿Cómo funciona esta propuesta?

El estudio de los investigadores fue relativamente pequeño contando con 12 personas en total. De estas 6 eran controles sanos y el resto había sido confirmado como seropositivo para el COVID-19.

Según la investigación al crear un chip usando la herramienta CRISPR/Cas12a capaz de resaltar la carga viral de un ARN del SARS-CoV-2, los investigadores pueden igualar en gran parte los resultados datos por pruebas mucho más costosas y lentas.

Igualmente, para que todo funcione, se trabaja con un dispositivo con el estilo de un smartphone, pero unido a un microscopio de fluorescencia. A través de la cámara, este puede identificar las piezas de ARN que reaccionan con el CRISPR/Cas12a.

De este modo, de una forma fácil y rápida se puede tener una respuesta bastante acertada sobre si la persona tiene o no coronavirus.

Las posibilidades detrás de un smartphone y un test de saliva para detectar el COVID-19

Por su parte, la tecnología de los smartphones además permitiría el almacenamiento y traspaso de datos más veloz, esto mientras que los test de saliva –mucho menos invasivos y más sencillos de manejar– podrían ser hasta autoadministrados por el paciente, de forma que los hospitales quedaran libres para aquellos que realmente tuvieran COVID-19 y requirieran atención médica.

Más que un simple test

Además de todo lo anterior, la sumatoria de los teléfonos inteligentes a la mezcla también podría ser una gran herramienta para otras áreas en la lucha contra el coronavirus. Por ejemplo, se podría usar la información de estos para facilitar el rastreo de contactos y mapeo de las cadenas de contagio.

Gracias a esto, se podría tener una respuesta mucho más rápida, efectiva y clara cuando se detectara un foco de contagio. Además de esto, los investigadores consideran que el chip diseñado por ellos se puede programar y personalizar con mayor detalle para aumentar la precisión de la prueba al subir su sensibilidad.

Igualmente, esta propuesta de juntar un smartphone con un test de saliva para detectar el COVID-19 ya destaca sin hacerle ninguna mejora. Esta prueba trabaja principalmente con antígenos, en lugar de con anticuerpos, pero es mucho más veloz que las opciones tradicionales. Como consecuencia, bien utilizada, podría ser una aliada invaluable contra el COVID-19.

Referencia:

A saliva-based smartphone platform could rapidly expand COVID-19 testing – A smartphone-read ultrasensitive and quantitative saliva test for COVID-19: https://dx.doi.org/10.1126/sciadv.abe3703

Escribir un comentario