A inicios de este año la pandemia del coronavirus nos tomó por sorpresa y nos puso a correr para poder seguirle el paso. Ahora que el 2020 llega a su fin, el mundo finalmente podría estar acortando las distancias entre él y una solución o cura para el SARS-CoV-2. De entre las posibilidades actualmente existentes para luchar contra el COVID-19 la nueva combinación de Baricitinib y Remdesivir parece ser prometedora.

Por lo menos es eso lo que se ha comentado en la revista científica The New England Journal of Medicine. Allí se publicaron los resultados del estudio llevado a cabo por los Instituto Nacionales de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIH, según sus siglas en  inglés). En ellos se presenta a esta pareja de fármacos como una nueva posibilidad de tratamiento contra el COVID-19.

El dúo dinámico: Baricitinib y Remdesivir contra el COVID-19

En general, el Remdesivir ya tiene su historia con el coronavirus. Originalmente fue creado como medicamento contra el ébola. Sin embargo, nunca tuvo la oportunidad de salir al público.

Ahora, estudios de mediados de este año han señalado que el Remdesivir puede servir contra el SARS-CoV-2 al acortar el tiempo de recuperación necesario. Asimismo, las personas suelen desarrollar cuadros menos severos cuando toman el medicamento.

Por su parte, el Baricitinib es un desinflamatorio, por lo que se convierte en el complemento perfecto. Esto debido a que suele ser la inflación excesiva de los tejidos ocasionada por las tormentas de citoquinas las que desencadenan las reacciones ms graves en los pacientes. Debido a esto, un fármaco que inhiba la fuerza de esta reacción protege la salud del paciente.

En pocas palabras, unir el Remdesivir y el Baricitinib promete ofrecer un frente más unificado contra el COVID-19. Por lo que esto se traducirá en un mejor manejo de la enfermedad a través de tratamientos más rápidos y eficientes.

Baricitinib y Remdesivir disminuyen el tiempo de recuperación de los pacientes

Según los resultados de la investigación, aquellos pacientes que recibieron el tratamiento conjunto de Baricitinib y Remdesivir terminaron su recuperación a los 7 días, cuando la media suele acabar a los 8. Esto se comprobó a través de un grupo control que solo tomó Remdesivir más un placebo del Baricitinib.

Acá la diferencia entre uno y otro tratamiento no fue tan notoria, claramente. Sin embargo, este fenómeno se da solo en los casos leves o intermedios.

Por otro lado, cuando se analizan los pacientes que requirieron asistencia adicional como respiradores o permanencia en las unidades de cuidados intensivos, las diferencias entre tratamientos salen a relucir.

Básicamente, quienes solo tuvieron un medicamento se recuperaban en 15 días. Por otra parte, los que tomaban Baricitinib y Remdesivir juntos, lograban superar el COVID-19 en 10 días.

Igualmente, los pacientes con el tratamiento doble eran menos propensos a complicaciones o secuelas tardías relacionadas con el coronavirus. Por lo que no solo se observó que la mezcla de fármacos acortaba el tiempo de recuperación, sino que también disminuía el riesgo de desarrollar condiciones muy severas asociadas al COVID-19.

Vale la pena seguir investigando esta posibilidad

En estos momentos, el Remdesivir se encuentra en medio de una gran polémica. Actualmente, organismos como la FDA (Food and Drug Administration) de Estados Unidos ya han aprobado el uso y distribución del medicamento.

Sin embargo, por su lado, otras investigaciones posteriores han aclamado que el Remdesirvir no tiene efectos beneficiosos reales en el proceso de recuperación. Con este último estudio, los investigadores al menos ponen sobre la mesa que, acompañado, el fármaco sí muestra algunos efectos positivos.

Por esto, consideran que su estudio puede servir como base para incentivar investigaciones futuras. Según ellos, en estas se deberían llevar a cabo ensayos clínicos con Baricitinib y Remdesivir para poder determinar con más claridad si su efecto ante el COVID-19 realmente hace la diferencia.

Referencia:

Baricitinib plus remdesivir for the treatment of hospitalized adults with Covid-19. A randomized double-blind placebo-controlled trial: DOI: 10.1056/NEJMoa2031994

Escribir un comentario