Una mujer sentada en un escritorio observa con mucha sorpresa la pantalla de su portátil

Alguna vez te has preguntado, ¿cómo logra un video de YouTube tener miles y hasta millones de visitas en un día? O en el caso de Facebook u otras plataformas sociales, publicaciones con miles de me gusta o comentarios en cuestión de horas, ¿realmente se debe a los seguidores?

La respuesta podría estar en las granjas de clics o “click farm”. Estos son centros de operaciones, cuya función principal es hacer clics sobre publicaciones, bien puede ser para obtener ganancias o para dar “mayor credibilidad” e importancia a una información que se pretende difundir.

Una publicación con muchos me gusta, comentarios o reproducciones siempre llamará más nuestra atención. ¿Cierto? Es precisamente por ello que algunas personas o empresas recurren a las “click farm”.

El descubrimiento de esta granja de clics nos muestra cómo funcionan y por qué debemos prestarles atención

Esta semana recibimos un reporte de vpnMentor sobre el descubrimiento de una granja de clics en Instagram. En el reporte, la empresa detalla que la click farm se ubica “en algún lugar de Asia Central y que opera a nivel mundial”. El equipo de investigación señala que las personas detrás de estas operaciones idearon un “proceso altamente automatizado” para administrar 10 mil perfiles de Instagram a nivel mundial. Sobre este proceso hablaremos más adelante en este artículo, pero primero debemos repasar algunos conceptos básicos para entrar en contexto.

Hoy intentaremos explicarte qué hay detrás de esas granjas, por qué debemos estar atentos con las publicaciones de las redes y por qué no debemos dejarnos llevar por la cantidad de me gusta o comentarios que puedan llegar a tener.

Redes sociales: la plataforma perfecta para difundir fake news

Las granjas de clics pueden convertirse en difusores de información falsa. Si bien es cierto que desde hace mucho tiempo han existido las fake news, hoy día las redes sociales son los principales medios para propagarlas. Un puente ideal entre los productores de información engañosa y los consumidores de contenidos.

Pero, ¿en qué formatos se presentan?

Las fake news o noticias falsas se presentan de múltiples maneras. En forma de programas automáticos conocidos como bots. Así como en deepfakes, los cuales se valen del aprendizaje profundo, rama de la inteligencia artificial, para tergiversar lo que una persona quiere transmitir.

También existe el clickbait, un formato en el que un titular plantea un hecho de manera sensacionalista para lograr que el usuario haga clic en el artículo para luego descubrir que la nota es una completa falsedad. Como ejemplo reciente tenemos cuando se hizo viral la noticia de que el coronavirus provenía de una sopa de murciélago.

Otro ejemplo que podemos mencionar es la campaña electoral de Donald Trump vs Hillary Clinton en el 2016, en la que el equipo de trabajo de Trump utilizó las redes sociales para destruir la reputación de su adversaria, a partir de información falsa.

Granjas de clics: ¿Cómo funcionan estas fábricas de producción masiva de fake news?

Retomaremos el caso descubierto por vpnMentor para aproximarnos a una explicación de cómo funcionan estas granjas de clics. De acuerdo con el informe de los investigadores, esta granja ubicada posiblemente en Kazajistán contaba con 10 mil cuentas falsas que podían publicar e interactuar con usuarios de manera normal. Pero, ¿cómo pudieron hacerlo sin ser detectados como spam?

En este caso particular, la granja utilizaba servidores proxy y direcciones IP falsas para ocultar su actividad, de no haberlo hecho, estas cuentas que se abrieron de un solo golpe en un solo lugar hubiesen levantado sospechas y hubiesen sido bloqueadas casi inmediatamente por Instagram. Para cubrirse la espalda en este aspecto cada perfil falso tenía su propia dirección IP en un país que correspondía con su “persona”.

En mayor detalle, vpnMentor determinó que además de las IPs falsas e información para las cuentas, también tenían códigos SMS de verificación y números de teléfono –más de mil tarjetas SIM fueron identificadas– que se utilizaron dentro de las operaciones, las cuales estuvieron “completamente centralizadas y controladas por una sola entidad”. Esto les permitía que cualquier integrante de la granja iniciara sesión en básicamente cualquier parte del mundo.

ClickCease señala que una granja de clics “funciona como una empresa que ofrece una variedad de servicios basados en interacción digital; o como empresa independiente para multiplicar los clics para diferentes propósitos”. De hecho, las Clicks Farms se pueden comercializar para que bots (programas automatizados) o trolls (personas)  interactúen en la web con el contenido deseado y en cualquier plataforma.

“Nunca me canso de mirar videos de granjas de clics chinos. Es tan surrealista ver cientos de teléfonos reproduciendo el mismo video con el propósito de engañarlo”, se lee en el tweet.

Una práctica que se implementa desde hace años

Las noticias sobre las granjas de clics no son nuevas. Es una práctica que se viene implementando desde años. Si viajamos un poco al pasado podremos encontrar que en el 2017 se descubrió a un grupo de personas chinas que operaran con 476 móviles y aproximadamente 347.000 tarjetas SIM “en un local cerca de Bangkok”. La intención de los asiáticos era aumentar la cantidad de me gustas y visitas en ciertos perfiles de la plataforma de mensajería WeChat.

Existen muchas otras granjas de clics, trolls y fake news como las señaladas anteriormente. Inclusive, la dinámica del trabajo varía dependiendo de la actividad que ejecuten. Por ejemplo, se puede dar el caso de que los trolls descarguen una y otra vez mes una misma aplicación en distintos dispositivos con el objetivo de subir el ranking y obtener las cincos estrellitas que tantos buscan los desarrolladores en sus aplicaciones.

Para aclarar un poco más sobre estas granjas, te invitamos a ver el siguiente documental titulado: Field Of Vision-Like.

“En nuestro mundo actual, donde el valor a menudo se mide por la popularidad en línea, se ha desarrollado una economía en línea para pagar por seguidores y me gusta. Con acceso único dentro de las “granjas de clics” de Bangladesh, Garrett Bradley explora esta industria multimillonaria que se ha desarrollado para aumentar el seguimiento en las redes sociales de celebridades y marcas por igual”, se lee en el sitio oficial de Field Of Vision.

¿Qué pretenden estas granjas de clics?

Como has podido notar, estas granjas tienen muchas cosas en común. La principal de ellas es obtener beneficios económicos y enmascarar la realidad que a diario vemos en las redes sociales. Para vpnMentor son dos los objetivos de estas granjas: fraude y difusión de fake news.

Es difícil determinar quién está detrás de este tipo de “empresas”, pero desde 2016 se ha venido hablando de lo rentable que resultan estas granjas. Este reportaje de The Guardian repasa cómo funcionaron las que apoyaron la campaña de Trump con noticias falsas.

En el artículo se puede leer que, para 2016, los sitios dedicados al clickbait podían generar entre 10 mil y 40 mil dólares, más que suficiente para contratar freelancers que hicieran este tipo de notas y para costear campañas publicitarias en Facebook de más de 3 mil dólares para tener más alcance.

Fraude y desinformación: ¿Cuál es el impacto de estas granjas de clics?

Últimamente hemos visto cómo se ha aprovechado una situación tan delicada como la pandemia por COVID-19, que nos ha afectado a todos por igual. La sensación de angustia e incertidumbre frente a la falta de información con respecto a la enfermedad y sus consecuencias ha sido aprovechada por estas granjas de clics para generar ganancias publicando noticias falsas y supuestas curas que no están aprobadas por la ciencia.

El impacto de las clicks farms también se nota en la política. Como ya mencionamos, en el 2016 Hillary Clinton fue víctima de una campaña de desinformación. Inclusive, muchos medios especulan que esta fue unas de las principales causas de su derrota. Si bien es cierto que la información fue desmentida, el daño ya se había hecho. La idea estaba sembrada en las mentes de las personas.

El alcance de las granjas de trolls, clics, fake news es alto, puede afectar desde nuestra salud mental hasta nuestra economía. Es por esto que te recomendamos estar atentos con la información que lees en la web y en las redes. Recuerda siempre ir más allá, buscar fuentes confiables y no guiarte por la cantidad de clics, comentarios, me gusta o reproducciones que pueda tener una publicación.

Como menciona vpnMentor en su informe: “Recuerda que mucho de lo que ves en redes sociales ha sido manipulado de alguna manera”.