En las últimas semanas, el gobierno estadounidense ha dado pasos agigantados en el camino a despenalizar el uso del cannabis en su territorio. Sin embargo, es difícil que esta propuesta llegue a feliz término. En comparación, el reciente proyecto de ley propuesto en Estados Unidos. para aumentar el rango de estudios realizables sobre la marihuana sí parece tener un futuro más brillante.

Allí donde uno podría ser inmediatamente rechazado por el Senado, controlado por republicanos conservadores, el otro podría encontrar un hogar en un punto medio entre las dos facciones que históricamente se han enfrentado entre sí en Estados Unidos.

Para ambas, las investigaciones implicarán más información sobre la conocida planta y sus subproductos. Como consecuencia, podrían finalmente conseguir las evidencias necesarias para terminar de legalizarla –o… para frenar en seco este proceso–.

El punto de convergencia

Dentro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos el legislador demócrata de Oregon, Earl Blumenauer, fue uno de los principales promotores del proyecto de ley para el estudio de la marihuana.

“Es ilegal en todas partes de Estados Unidos conducir bajo la influencia del alcohol, el cannabis o cualquier otra sustancia. Pero no tenemos una buena prueba de deterioro porque no podemos estudiarla”, comentó el demócrata.

Efectivamente, en la actualidad, a pesar de que se han realizado variados estudios sobre la marihuana, aún es relativamente poco lo que se sabe sobre ella y sus efectos. Recientemente una investigación desarrolló justamente el punto de la capacidad o no de conducir luego de consumir cannabis. Sin embargo, el estudio se quedó un poco corto.

¿Por qué? Todo debido a lo limitado de los recursos a los que los científicos tienen acceso. Por este motivo, no contaban con la libertad suficiente como para hacer un análisis o una investigación más profunda.

Actualmente, al menos 36 de 50 estados han aprobado el uso de la planta para fines medicinales. Igualmente, la automedicación con ella también se convierte poco a poco en una normalidad. Pero, mientras esto pasa, en el estado actual de las leyes, la ciencia no puede seguir el paso. De allí la necesidad del nuevo proyecto de ley para estudiar la marihuana en Estados Unidos.

Por esto, incluso el ala republicana de la Cámara parece estar de acuerdo con el proyecto. De hecho, Maryland Andy Harris, republicano, también estuvo de acuerdo con la aceptación de la propuesta. Comentó que no está de acuerdo con la legalización de la marihuana pero que, como grupo, “estamos 100% de acuerdo en que necesitamos hacer esta investigación”.

El problema de la calidad y la accesibilidad

Actualmente, el consumo de cannabis está aumentando como la espuma. De allí la necesidad de crear un proyecto de ley en Estados Unidos que permita estudiar la marihuana y su consumo en profundidad

Estudios anteriores ya han demostrado que los jóvenes prefieren cada vez más la marihuana sobre el alcohol. Igualmente, otras investigaciones también indican que el uso de la planta entre estudiantes se hace cada vez más común.

Por si fuera poco, su consumo también se ha popularizado entre los adultos mayores de forma exponencial durante los últimos tres años.

Aún así, mientras esto pasa, solo la Universidad de Mississippi en Estados Unidos cuenta con la licencia federal necesaria para estudiar e investigar el compuesto.

Como consecuencia, Paul Armentano, subdirector de la organización estadounidense pro-cannabis, ha comentado que nos encontramos en una realidad en la que los estudiantes suelen tener mayor acceso a cultivos de mejor calidad que los científicos.

¿Por qué? Debido a las regulaciones existentes que limitan la capacidad de las organizaciones científicas de tener sus propios cultivos de esta planta. Ahora, esto podría estar por cambiar.

Lo que implica el nuevo proyecto de ley de Estados Unidos para el estudio de la marihuana

Este miércoles, los dos grandes partidos se han reunido en la Cámara de Representantes de Estados Unidos y han votado a favor del proyecto de ley para el estudio de la marihuana.

El nuevo proyecto propone que los investigadores finalmente tengan mayor acceso a materiales de calidad para su investigación. Asimismo, plantea la posibilidad de otorgar permisos más amplios para la realización de sus estudios.

En resumen, se espera que el proyecto de ley permita a los investigadores tener acceso a plantas de calidad cultivadas en programas estatales y que, además, cuenten con la suficiente libertad como para realizar estudios profundos sobre dichos materiales.

Para que esto se pueda llevar a cabo, el proyecto de ley para el estudio de la marihuana en Estados Unidos tendrá que pasar por las manos del Senado. Este, dominado por republicanos, podría ser un obstáculo más difícil de sortear. Sin embargo, por los motivos antes expuestos, hay razones para creer que a este grupo también le interesará permitir el estudio a profundidad de esta droga.

Escribir un comentario