Tras los numerosos sacrificios de visones cometidos en Dinamarca por temor a que propaguen una mutación detectada en la zona, ha surgido una nueva necesidad. Los científicos, y la humanidad en general, necesitan saber qué animales son más susceptibles a infectarse con coronavirus.

Por suerte, la respuesta ya parece más clara gracias a una investigación realizada por expertos del Centro de Regulación Genómica (CRG), con sede en Barcelona. Sus hallazgos, publicados en la revista PLOS Computational Biology, están basados en un análisis de diez especies diferentes.

Y la conclusión es que, después de los humanos, los hurones, seguidos en menor proporción por los gatos, las civetas y los perros, son los animales más susceptibles a infectarse con el coronavirus SARS-CoV-2.

La proteína pico del coronavirus y los receptores ACE2 en las células

El estudio incluyó diez especies de animales diferentes: humanos, gatos, hurones, civetas, perros, ratones, ratas, cerdos, pollos y patos. Los investigadores aplicaron un modelo informático para examinar cómo la proteína pico en la superficie del coronavirus se infiltraría en las células de cada uno de ellos.

Recordemos que esta proteína es la que usa el virus para fijarse a los receptores ACE2 presentes en las células humanas. Pero estos receptores no solo abundan en los humanos, sino también en otras especies, aunque un estudio previo mostró que los ratones no eran susceptibles a dicha infección a menos que se modificaran genéticamente.

El equipo señala que las variantes del receptor ACE2 en humanos, hurones, gatos, perros y civetas son las que tienen mayor afinidad de unión hacia la proteína pico del coronavirus, convirtiendo a estos en los animales más susceptibles a su infección. En cambio, los ratones, ratas, pollos y patos tienen una afinidad menor con dicha proteína.

Infectividad asociada al índice de adaptación de codones

Pero la infectividad del virus no se mide únicamente por la susceptibilidad de una célula a la infección. Los investigadores también se valen de otros factores, como el “índice de adaptación de codones” de cada especie. Este se define como la eficacia que tiene el coronavirus para apoderarse de la maquinaria de la célula una vez que la ha infectado para usarla para replicarse.

La eficacia del proceso también dependerá del índice de adaptación de codones. Esto quiere decir que el coronavirus podrá usar la célula para producir las proteínas necesarias para replicarse dentro del organismo en cuestión.

Los seres humanos, los pollos y los patos tienen un índice de adaptación de codones más alto en comparación con las otras especies incluidas en el estudio, peor adaptadas. Pero al tomar en cuenta tanto la afinidad en la unión con la proteína espiga como el índice de adaptación de codones, los resultados variaron.

Los cinco animales más susceptibles a infectarse con coronavirus

Humana y gato con mascarilla para evitar infectarse con coronavirus.
Los gatos parecen tener cierta susceptibilidad al coronavirus, pero el riesgo de infección a través de ellos parece reducir por su forma de coexistir con los humanos.

Los humanos, seguidos por los hurones, los gatos, las civetas y los perros son los animales más susceptibles a infectarse con el coronavirus. Los gatos mostraron una cierta susceptibilidad, pero los investigadores alegan que la forma en que estos conviven con los humanos puede limitar su capacidad de transmitirles el virus.

Las ratas, los ratones, los cerdos y los pollos mostraron una menor susceptibilidad, casi nula, a la infección en comparación con los humanos. Y cabe destacar que estos resultados coinciden con los casos documentados de infección en animales hasta ahora.

Tal como indica el autor principal y director del CRG, Luis Serrano, saber qué animales son susceptibles a infectarse con el coronavirus puede mejorar las estrategias preventivas. Por ejemplo, podría ayudar a “prevenir la acumulación de reservorios animales de los que el coronavirus puede volver a emerger en una fecha posterior”.

“Nuestros hallazgos ofrecen una pista de por qué los visones, que están estrechamente relacionados con el hurón, están siendo infectados por la enfermedad, que probablemente empeore por sus condiciones de vida abarrotadas y el contacto cercano con los trabajadores humanos”.

Los investigadores también hallaron variantes del receptor ACE2 entre los humanos, con diferencias en estabilidad y afinidad por la proteína pico. Sobre ello, creen que podrían ser dos puntos claves que expliquen por qué algunas personas sufren síntomas más intensos que otras.

Referencia:

In silico mutagenesis of human ACE2 with S protein and translational efficiency explain SARS-CoV-2 infectivity in different species. https://journals.plos.org/ploscompbiol/article?id=10.1371/journal.pcbi.1008450

Escribir un comentario