Los investigadores descubrieron que inhibir una proteína llamada OCA-B puede limitar la actividad de las células inmunitarias y prevenir el desarrollo de la diabetes tipo 1. Por medio de un artículo en Journal of Experimental Medicine, describen los experimentos con ratones que los llevaron al nuevo objetivo terapéutico para pacientes de riesgo.

Diabetes tipo 1 como una enfermedad autoinmune

Al hablar de diabetes, el pensamiento más inmediato es la privación de azúcar, pero pocos comprenden cómo se desarrolla de verdad la enfermedad. Para avanzar en ello, partamos del hecho de que se trata de un trastornos autoinmune, lo que quiere decir que el mismo sistema inmunitario ataca al cuerpo que debería proteger.

En la diabetes tipo 1, el sistema inmunológico considera a las células β pancreáticas como enemigas y empieza a atacarlas al punto de suprimir la producción de insulina; esto a su vez, reduce de manera peligrosa la capacidad del cuerpo de controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Actualmente no hay tratamientos que impidan que el sistema inmunológico ataque a las células β pancreáticas sin que ello implique sacrificar su capacidad para combatir las infecciones.

Por esta razón, los pacientes diagnosticados con diabetes tipo 1 deberán recibir terapia de insulina por el resto de sus vidas. Aunque con el nuevo hallazgo de los expertos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah las cosas podrían cambiar en un futuro no muy lejano.

Proteína OCA-B interviene en la regulación de las células inmunes

Pero antes de entrar en detalles, conviene examinar un poco los mecanismos involucrados. Los glóbulos blancos, también conocidos como células T, pueden detectar las moléculas que producen las bacterias y los virus que invaden el cuerpo humano. A estas moléculas se les conoce como antígenos, y constituyen la piedra angular en muchos desarrollos de vacunas.

Al encontrarse con dichos antígenos, las células T activan una variedad de genes que trabajarán para combatir al invasor. La ya mencionada proteína OCA-B, objeto del nuevo estudio, interviene en dicho proceso, y regular la activación de los genes en caso de una próxima exposición.

Este es un punto clave en la comprensión de las enfermedades autoinmunes. En estos casos, las células T empiezan a reconocer y atacar a los antígenos producidos por las células sanas del cuerpo, dando lugar a un deterioro progresivo de ciertas funciones.

“La exposición repetida al antígeno es una propiedad común de las respuestas autoinmunes”, explica Dean Tantin, profesor del Departamento de Patología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah. “Por lo tanto, planteamos la hipótesis de que dirigirse a OCA-B inhibiría las respuestas de las células T diabetogénicas autorreactivas”.

Una molécula para inhibir la reacción inmune nociva

Los investigadores estaban al tanto de que, para regular la actividad de los genes de las células T, la proteína OCA-B recluta una enzima llamada Jmjd1a que modifica el ADN cromosómico a su alrededor.

Por ello, diseñaron un péptido capaz de inhibir la asociación de OCA-B con Jmjd1a y evitar la activación de las células T a nivel de laboratorio. Entonces probaron la molécula en ratones prediabéticos y observaron que redujo la actividad de las células T objetivo. Esto desencadenó otras reacciones importantes: una reducción de la inflamación pancreática y la regreso a la normalidad de los niveles de glucosa en la sangre.

Los investigadores destacan que las células T autorreactivas capaces de dirigirse a las β pancreáticas y destruirlas permanecieron inactivas tras la inyección. Estas no se acumularon en el páncreas, y aunque las células T colaboradoras que reclutan a otras células para inducir la respuesta inmune sí lo hicieron, se mostraron apagadas.

En pocas palabras, los ratones con riesgo de diabetes tipo 1 que recibieron el péptido dirigido a inhibir la proteína y las células inmunes estaban protegidos contra la enfermedad.

Referencia:

Targeting transcriptional coregulator OCA-B/Pou2af1 blocks activated autoreactive T cells in the pancreas and type-1 diabetes. https://apps.crossref.org/pendingpub/pendingpub.html?doi=10.1084%2Fjem.20200533

Targeting T cell protein could prevent type 1 diabetes, study suggests. https://rupress.org/jem/article/218/3/e20200533/211581/Targeting-transcriptional-coregulator-OCA-B

Escribir un comentario