Cuchara llena con cubitos de edulcorante procesado de stevia.
Vía Pixabay.

Tener una alimentación balanceada es una forma segura de cuidar nuestro cuerpo y promover una vida más sana. Por este motivo, cada vez buscamos más alternativas para lograr esto. Entre ellas, la stevia se ha ganado un lugar protagónico, pero ahora nuevas investigaciones podrían indicar que al consumirla la salud de nuestro intestino se pone en riesgo.

El estudio publicado recientemente en Molecules ha abordado la posibilidad de que los componentes de la stevia estén afectando el desarrollo regular de la microbiota intestinal. Como consecuencia, no todas las bacterias sanas tienen la oportunidad de ejercer sus funciones. Por lo que nuestro organismo termina por debilitarse.

Quienes comprobaron esto por primera vez fueron los investigadores Victor Markus, Orr Share, Kerem Teralı, Nazmi Ozer, Robert S. Marks y Ariel Kushmaro, todos dirigidos por Karina Golberg. Gracias al estudio de este equipo ahora podríamos conocer consecuencias antes no imaginadas del consumo de stevia.

¿Qué hace a la stevia tan especial?

Un detalle que ha hecho a le stevia uno de los edulcorantes preferidos del mundo es su similitud en sabor con la glucosa del azúcar común. Como consecuencia, se puede utilizar para endulzar montones de comidas y bebidas obteniendo el sabor de siempre, pero con menos preocupaciones de salud.

Incluso, la FDA (Food and Drugs Administration) de Estados Unidos ha llegado a clasificar a los glucósidos de esteviol de alta calidad bajo el estándar GRAS (Generally Recognized as Safe) o “generalmente reconocidos como seguros”. Estos se tratan específicamente de los compuestos dulces de la planta. Ya que ella en su totalidad o solo sus hojas sin procesar no han recibido ninguna clasificación de este tipo.

En cualquier caso, es gracias a esa recién desentrañada capacidad de endulzar sin dañar que la stevia se ha vuelto tan popular. Sin embargo, la investigación del equipo de la Universidad Ben-Gurion del Negev ha llegado para indicarnos que esta última parte viene con sus propios “peros”.

La salud de nuestro intestino puede sufrir cuando consumimos stevia

Durante años la mayoría de las personas han utilizado esta alternativa al azúcar sin presentar problemas. No obstante, con el paso del tiempo se fueron acumulando algunos reportes de casos que presentaban molestias varias.

Entre ellas se encontraban elementos como fuertes palpitaciones cardiacas o varios problemas estomacales. Pero, entre todos, el factor que resultó ser más común fue el asociado específicamente con problemas intestinales.

Según lo investigado por Golberg y su equipo, este problema nace de la interacción entre la stevia y las bacterias que propician la buena salud de nuestro intestino. Al evitar que las bacterias se comuniquen, los procesos digestivos en nuestro organismo no se pueden llevar a cabo adecuadamente. Por lo que, en consecuencia, la sustituta del azúcar termina dañando la integridad del microbioma intestinal.

Apenas estamos en el inicio del camino

A pesar de que el estudio ha dado un primer vistazo a esta posibilidad, la verdad es que aún queda mucho por recorrer. La investigación hasta este punto ha sido casi únicamente anecdótica. Por lo que se requieren más pruebas y estudios para delimitar con claridad la relación causa efecto que se desarrolla entre el consumo de stevia y los daños a la salud de nuestro intestino.

Por esto, Golberg señala que su investigación solo deja muy clara una cosa: la necesidad de abrir una línea de investigación en este campo. Con sus resultados, el equipo de científicos esperan convertirse en un punto de partida para la realización de más estudios que finalmente traigan claridad a este camino inexplorado.

Referencia:

Anti-Quorum Sensing Activity of Stevia Extract, Stevioside, Rebaudioside A and Their Aglycon Steviol: https://doi.org/10.3390/molecules25225480