Ante una amenaza de peligro, podemos experimentar afloramientos de creatividad y practicidad que literalmente podrían salvarnos la vida. Las abejas asiáticas no son la excepción, y según los científicos de Wellesley College en Massachusetts, son capaces de usar estiércol de otros animales para defenderse de los agresivos avispones gigantes.

El estudio, publicado en la revista PLOS One, no solo nos presenta un nuevo mecanismo de protección frente a los feroces depredadores; también arroja la primera evidencia de uso de herramientas en las abejas, lo cual marca un nuevo hito en la comprensión de su comportamiento.

Abejas se enfrentan con frecuencia contra avispones gigantes

Foto de un avispón gigante, la especie invasora que suele atacar a las abejas asiáticas.
Vespa mandarinia, los avispones gigantes que suelen atacar las colmenas de las abejas. Foto: Thomas H. Brown/Flickr.

Aunque parezca que las abejas solo se limitan a cumplir con su trabajo dentro de las colmenas, en realidad están al tanto de los peligros a su alrededor. En el este de Asia, por ejemplo, viven en una lucha continua contra un enemigo feroz y formidable: los avispones gigantes (Vespa mandarinia).

Estos depredadores pueden llegar a ser muy independientes y llevar a cabo de sus ataques cuerpo a cuerpo, de manera individual. Pero también son capaces de organizar invasiones grupales a las colmenas de las abejas, donde decapitan primero a las adultas y luego se dan un festín con las larvas.

Estiércol de otros animales como defensa

Por supuesto, las abejas han aprendido a defenderse de los invasores, y de hecho pueden ser bastante creativas a la hora de hacerlo. Una de sus técnicas es invadir enjambres de invasores haciendo una especie de “bola de abeja” caliente que quema a los avispones gigantes hasta aniquilarlos.

Pero recientemente, los investigadores descubrieron una técnica bastante peculiar y asquerosa que parece funcionar para ahuyentar a estos temibles depredadores. Las abejas asiáticas no tienen problema alguno en manchar con estiércol de otros animales la entrada de sus colmenas ya que esto las ayuda a ahuyentar a los avispones invasores.

No se trata de algo realmente nuevo; las extrañas manchas se habían observado anteriormente en las colmenas de abejas vietnamitas y en otras partes del sudeste asiático. Sin embargo, no habían logrado descifrar qué era ni su función allí hasta que la entomóloga Heather Mattila y su equipo llevaron a cabo su investigación.

Pasaron cientos de horas observando las abejas en las colmenas de Vietnam, y tras analizar más de 300 ataques de los avispones gigantes, notaron que había un factor que incidía en la reducción de las invasiones.

Una camuflaje olfativo

En su artículo concluyen que era menos probable que los avispones se quedaran en la entrada de la colmena de las abejas, o que iniciaran una invasión dentro de ella, si esta estaba bien cubierta de estiércol.

De hecho, notaron que las abejas comenzaron a colocar heces en la entrada de sus colmenas después de los primeros ataques. Los investigadores también examinaron la materia fecal, descubriendo que era correspondía a varios animales, entre los cuales figuran los pollos y las vacas.

Aún no está claro cómo es que esta medida tan drásticas puede repeler naturalmente a los avispones de las colmenas, pero los investigadores han propuesto algunas teorías. Una de ellas plantea lo más básico: puede que a los insectos no les guste el olor y por eso se alejen. Otra similar sugiere que quizás tampoco les interese masticar un nido cubierto de estiércol (esto lo hacen normalmente para abrir más la entrada y facilitar su invasión).

“Las colmenas de abejas normalmente huelen a miel y cosas dulces”, dice Lars Chittka , que estudia la percepción y el comportamiento de las abejas en la Universidad Queen Mary de Londres. “Es posible que las heces tengan un olor desagradable y enmascaren este olor” que usan los avispones para motivarse a atacarlas.

Abejas usan el estiércol como una herramienta contra los avispones

Los investigadores también notaron que el estiércol recolectado por las abejas no solo repele a las Vespa mandarinia, sino también a la especie Vespa soror. Pero lo que más les llamó la atención fue su capacidad para defenderse.

El uso de estiércol como protección también deja evidencia del uso de herramientas de parte de estos insectos. Las abejas toman algo y lo manipulan con una intención en su entorno, lo cual es bastante sorprendente.

Referencia:

Honey bees (Apis cerana) use animal feces as a tool to defend colonies against group attack by giant hornets (Vespa soror). https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0242668

Escribir un comentario