Procesador Intel

Intel Corporation podría pasar de convertirse en uno de los mayores fabricantes de circuitos integrados del mundo a quedarse atrás en el auge del crecimiento tecnológico de los procesadores. Pero, ¿cuáles son las razones? Probablemente, esta sea las incógnita que te estés planteando.

Como bien se sabe, Intel basa el desarrollo de sus procesadores en la arquitectura x86. Plataforma usada en los ordenadores más frecuentes del mercado. Incluso es el proveedor de principal de Microsoft, sociedad conocida como Wintel.

A medida que pasa el tiempo, la tecnología avanza, las empresas trabajan en productos innovadores para ir a la par con este crecimiento. No obstante, Intel está presentado problemas, sus tecnologías están desfasadas. Su reputación como uno de los grandes va en picada, ¿por qué?

Retraso en el proceso de fabricación de chips de 7 nm

Hace meses, Intel sorprendió con la noticia de que no sacaría al mercado el procesador de siete nanómetros que tenía fecha de salida para este año. La empresa estadounidense había revelado que el procesador de 7 nm tendría un retraso de seis a doce meses en su proceso de fabricación. Chip que ya es usado por la competencia, específicamente por TSMC.

Incluso, se ha comentado que el procesador de siete nanómetros no estará listo ni para el 2021 ni para el 2022. Es claro, que cuando Intel saque esta próxima generación de procesadores su competencia habrá tomado ventaja.

Apple lanza el chip M1

Hace poco Apple nos presentó su nuevo chip de silicio. Un dispositivo que llegó para ponerle fin a su sociedad con Intel.

Hasta ahora, se siguen vendiendo ordenadores Mac con arquitectura Intel. Sin embargo, se espera que la transición se complete para el 2022. Si bien Apple no tiene tanta participación en el mercado como Wintel, podría convertirse en una gran amenaza para esta sociedad.

La empresa de Cupertino busca más que independencia en procesadores, intenta ampliar su participación en el mercado de ordenadores. Por el momento, tiene todo para hacerlo, después de todo sus nuevos equipos con M1 superan en gran medida a la generación anterior.

Inclusive está trabajando en una nueva serie M pensada en ordenadores iMac y estaciones de trabajo que pretende acabar con Intel. ¿Lo logrará?

Intel perdió oportunidad en el mercado de los móviles

Este tercer punto se remonta a años atrás. En el2016, Intel dejó pasar una oportunidad de oro, incursionar en el mercado de los móviles.

El fabricante de procesadores intentó probar en el mercado de los móviles con el Xolo 900, impulsado por el SoC Medfield. Este móvil no se igualaba con los  teléfonos “más potentes del momento”. Sin embargo, podría haber sido el principio de futuros grandes smartphones. Tal que Intel no lo supo ver.

Xolo 900 de Intel
Xolo 900 de Intel

De hecho, la compañía llegó a invertir 10 mil millones de dólares en tecnologías para procesadores destinados a teléfonos y tablets, pero fue poco lo que ofreció. ¿Qué pasó? Es la gran interrogante que nos dejó.

De cara al futuro, todo apunta a que Intel se está enfocando en desarrollar tecnologías relacionadas con redes de quinta generación. Aun cuando tiene “módems 3G y 4G” de 28 nanómetros en el mercado, chips más grandes que los que ofrece Qualcomm (de 14 nm) para equipos similares. Otro punto en contra.

Como has podido notar, Intel se ve desfasada en comparación con la competencia, todo apunta a que va en caída libre. Será que, ¿se pierde en el abismo tecnológico o verá luz al final del túnel?